Seis asuntos pendientes del Athletic para después del coronavirus

La alerta sanitatia por la expansión del coronavirus ha dejado al Athletic con varios asuntos para resolver

26.03.2020 | 17:57

La alerta sanitaria por la expansión del coronavirus que ha obligado al confinamiento en sus casas de la población y lo ha paralizado casi todo, incluido el fútbol, ha dejado al Athletic con varios asuntos por resolver a la vuelta del parón por el coronavirus. Los más relevantes estos seis:


1. LA FINAL DE COPA


Tras el coronavirus, la histórica final de la Copa que medirá al Athletic con la Real Sociedad en un derbi vasco inédito a pesar de ser el más clásico es el tema estrella en las conversaciones, la mayoría virtuales, en Bilbao y Bizkaia. Aún en la coyuntura actual, nadie se imagina que no se vaya a disputar y nadie quiere, además, que se juegue a puerta cerrada. Todo bilbaino o vizcaino futbolero que se precie quiere estar en Sevilla, en La Cartuja, y esa posibilidad anima como pocas el confinamiento.


Iñaki Williams celebra el pase a la final de Copa. Oskar M. Bernal


2. LA COPA DE LA REINA


La atención sobre las leonas, que están semifinales de Copa, la aumenta la posibilidad de un histórico doblete masculino-femenino que, de momento, solo tiene el Barcelona en una misma temporada. Aunque las de Ángel Villacampa tienen un horizonte mucho más complicado que los de Gaizka Garitano, ya que deberán ganar al EDF Logroño a domicilio en Las Gaunas y, ya en la final, al vencedor del Barcelona-Sevilla. Y el Barça de este año, máximo favorito, parece más poderoso que nunca.


3. LA DESPEDIDA DE ADURIZ

Si algo es seguro a la vuelta del parón, pase lo que pase, es que dejará el fútbol en activo Aritz Aduriz, el león más emblemático de la última década. Incluso sin haber estado en las finales de 2012 con Marcelo Bielsa, nadie discute el enorme protagonismo del ariete internacional. Un excepcional caso de excelencia en la vejez futbolística.
Seguro que para su adiós club y afición, que le idolatran, preparan una despedida a la altura. La suya ha quedado clara liderando una de las mejores épocas de la historia de ya 122 del club rojiblanco en cuanto a continuidad en los buenos resultados. Y rebautizando a la plantilla: en Bilbao los 'leones' no van en manada, sino en cuadrilla. Término que acuño el donostiarra en la celebración de la Supercopa 2015, hito de esta época y al que contribuyó con 4 goles al Barcelona, su diana preferida.


4. LA RENOVACIÓN DE GARITANO


El propio técnico era partidario de que cuando esté la temporada ya cerrada sean "los que tienen que decidir, decidan" sobre su continuidad, en clara alusión al presidente Aitor Elizegi y el director deportivo Rafa Alkorta, pero es casi impensable que, como están las cosas, Garitano no vaya a seguir. Con una final de Copa en el horizonte -¡y qué final de Copa- y habiendo remontado en Liga tras una racha de diez partidos sin ganar, aunque el juego del equipo no sea de los que más ilusiona a San Mamés, pocos se imagina el banquillo de la próxima temporada sin el de Derio ocupándolo.


5. EL FUTURO DE BEÑAT Y SAN JOSÉ


Es difícil sustraerse al doble pivote Beñat-San José cuando se habla del medio campo bilbaino. Fue clave y causa de la feliz segunda época de Ernesto Valverde en el banquillo de San Mamés. Pero con el paso del tiempo, inexorable, ha ido perdiendo fuerza. Hasta el punto de que eran ya la cuarta y la quinta opción para esos puestos. Ambos acaban contrato y es difícil que continúen. Alguna opción más tiene Sanjo, a punto de cumplir los 31, pero su camino parece el mismo que el de Beñat, ya con 33.

Beñat y San José durante un entrenamiento en Lezama. Oskar M. Bernal


6. INVENTARIO DE DAÑOS Y RUTA A SEGUIR


Lo primero que tendrá que hacer el Athletic a la vuelta del parón, el presidente Elizegi y su Junta Directiva, será un inventario de daños y establecer una ruta a seguir en el futuro a corto, medio y largo plazo. No avecinan tiempo de despilfarro como hasta ahora en el fútbol, sino más bien de contención. Pero sea como sea, al Athletic le ha pillado con bases firmes en lo económico, ya que tiene en tesorería una provisión de fondos de 116 millones de euros de la que echar en caso de necesidad. EFE