El protagonista

El protagonista: ¡Va por ti, Conchi!

09.03.2020 | 01:38
Unai López celebra mirando al cielo el buen gol de falta que hizo al Valladolid, con el que el Athletic encarriló el partido.

Unai López se reivindica en Valladolid con su primer gol como león en una cita en la que fue titular y pudo dedicarle el tanto que abrió el marcador a su ama

lOS estadios de fútbol han sido históricamente un escenario acotado al hombre, no tanto en las gradas, si bien hay países en los que las mujeres tienen prohibido el acceso a las mismas, como en el terreno de juego. Hace solo unos años resultaba prácticamente imposible imaginar que se televisara un partido de fútbol femenino y hoy son varios, algunos de ellos muy cercanos, los ejemplos de campos llenos para seguir encuentros femeninos. Una reivindicación deportiva que ayer, 8 de marzo, se trasladó a todos los ámbitos de la vida en defensa de los derechos de la mujer, que salieron a la calle a exigir igualdad y respeto. El fútbol lleva varias temporadas uniéndose a la causa y ayer Athletic y Valladolid no quisieron pasar por alto la ocasión. Los futbolistas saltaron al terreno de juego con camisetas con los nombres de las mujeres de sus vidas. Y como de reivindicarse va la cosa, qué mejor manera de hacerlo que marcando un gol. Más aún si es el primero con el Athletic y la dedicatoria, además, es para tu ama, como así le sucedió a Unai López.

El centrocampista, un fijo en las alineaciones en el inicio de liga tras un año prácticamente en blanco, perdió semanas atrás su condición de titular en detrimento de Mikel Vesga, el elegido para acompañar a Dani García en la medular en el sufrido camino del Athletic hasta la final de Copa. Tras participar con bastante asiduidad en las veinte primeras jornadas ligueras, desapareció prácticamente del mapa, hasta el punto de que la de ayer fue su segunda participación en los siete últimos partidos de liga. Fue titular frente al Getafe en San Mamés en un choque muy gris en términos globales y repitió ayer en una cita mucho más amable que terminó en goleada.

Ante el Valladolid, un encuentro que quedará grabado para siempre en la memoria del donostiarra, Unai López dejó detalles de calidad, demostró su capacidad asociativa, algo de lo que adolece en numerosas ocasiones el equipo que dirige Gaizka Garitano y, aunque pudo haber aportado algo más en labores defensivas, en líneas generales ofreció un buen rendimiento, más aún teniendo en cuenta que no tiene el ritmo competitivo del que sí pueden presumir algunos de sus compañeros.

El donostiarra se encuentra cómodo jugando con un futbolista del perfil de Dani García a su lado y, aunque ayer no tuvo a Iker Muniain en la media punta, agradeció la apuesta del técnico por Oihan Sancet para dar descanso al capitán. Sin duda. A diferencia de la gran mayoría de los partidos disputados a domicilio, en los que al Athletic parecía quemarle el balón en los pies, ayer el esférico circuló con mayor ritmo y criterio. Lo que se entiende como uno de los aspectos a destacar del choque de ayer, al margen del amplio marcador final. Buena culpa de ello tuvo Unai, que encontró con quién asociarse.

Garitano, principal responsable de que el donostiarra haya perdido presencia en las últimas semanas, se mostró encantando por la aportación de su pupilo. "Ha hecho un primer tiempo magnífico", aseguró el técnico, quien no ocultó que en la decisión de sustituir a Unai López para dar entrada a Vesga a los ocho minutos de la reanudación fue la amarilla que el primero había visto instantes antes: "Últimamente está apareciendo más Vesga, que nos da más fortaleza, pero Unai tiene mucho fútbol. Ha visto la amarilla, el partido se estaba poniendo más físico ahí dentro y a balón parado ganábamos con Vesga en los córners o faltas. La amarilla me daba miedo".

CONVENCIDO Y DECIDIDO En la zona mixta de Valladolid, donde el caos de años atrás ha dado paso al orden y sosiego actual, asomó Unai López con la camiseta del partido bajo el brazo, un regalo para su ama. "Seguro que le hace mucha ilusión". No lo dudó. No quiso cambiarla ni siquiera despegarse de ella unos pocos centímetros. Con la firmeza con la que desveló la destinataria del presente cogió el balón con el que a los cuatro minutos de juego abrió el marcador del Athletic. Convencido y decidido de enviarla al fondo de la red, aprovechó la oportunidad que le deparó la falta forzada por Sancet en el borde del área.

"He ido convencido. Para mí era un día de hacer las cosas convencido, de no dudar. Y así ha sido. Ha entrado el balón y estoy muy contento por mí y por el equipo, al que el gol ha ayudado", explicó el donostiarra, que no ocultó su alegría por estrenarse como goleador con el Athletic: "Siempre es especial marcar y más con esta camiseta y en un día como hoy, en el que he podido dedicárselo a ama. En los momentos buenos todo el mundo está conmigo, pero en los malos sobre todo es ella quien lo sufre".

En una jornada de reivindicación, Unai López dio un golpe sobre la mesa. Por Conchi y las mujeres del mundo, ¡que siga la lucha!

noticias de deia