Una gestión al límite

Una gestión al límite

La queja de Garitano acentúa las incógnitas sobre la tardanza en consumar las cesiones planteadas

09.02.2020 | 11:37
Iñigo Vicente, cuando se plantó solo ante Luca Zidane, meta del Racing, y no fue capaz de batirle.

La queja del técnico acentúa las incógnitas sobre la tardanza en consumar las cesiones planteadas

bilbao - El despacho de Rafa Alkorta debe echar humo. El director deportivo del Athletic, no en vano, es consciente de que tiene que cerrar más pronto que tarde las diferentes negociaciones que mantiene abiertas con los clubes interesados en hacerse con los jugadores rojiblancos que conocen desde semanas atrás su condición de cedibles. Gaizka Garitano lo dejó claro nada más concluir el encuentro del domingo en El Sardinero y que supuso frente al Racing, un recién ascendido a la rebautizada Liga SmartBank, la primera derrota de su colectivo en esta pretemporada. El derioztarra se siente incómodo con el hecho de trabajar a estas alturas del mes de agosto con un grupo de treinta futbolistas, en lo que se entiende un llamamiento a la cúpula de Lezama a resolver de inmediato este problema que detecta con la resolución de las salidas de esos jugadores que no cuentan para el entrenador.

El momento es preocupante cuando apenas restan doce días para que LaLiga Santander levante la persiana y poco más de un mes desde que los leones arrancaran los entrenamientos. De la nómina que lo hicieron el pasado 4 de julio (Iñigo Martínez, Unai Simón y Unai Núñez se incorporaron más tarde) se mantiene el mismo número y solo los lesionados Iñigo Lekue y Gorka Guruzeta, al que aún le restan entre tres y cuatro meses de recuperación por la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla derecha, no se encuentran a disposición de Garitano, que ha sorprendido en sus decisiones en varios de los seis partidos amistosos disputados hasta la fecha y en los que ha señalado a gran parte de los descartados con un ostracismo difícil de digerir para los afectados, que han llegado incluso a sentirse una especie de apestados, lo que tampoco ayuda a su presente deportivo.

Los casos de Cristian Ganea y Andoni López son los más ilustrativos, ya que ninguno de los dos laterales izquierdos ha llegado a disfrutar de minuto alguno en los encuentros consumados y tampoco tiene pinta de que vayan a hacerlo en los dos restantes, Roma y Mirandés, en el supuesto de que continúen en Lezama hasta este jueves, cuando el Athletic cierra el calendario de pretemporada en Anduva. Asier Villalibre es otro de los damnificados, con una pobre participación en tres partidos, con un recorrido de 54 minutos, que se reduce a solo diez en la situación del guardameta Hodei Oleaga. Inigo Vicente y Peru Nolaskoain, en cambio, sí han gozado de un protagonismo razonable, ya que han jugado en cinco duelos cada uno, cifra que supera a los cuatro choques disputados por Mikel Vesga, que parecía haber llegado curtido de su cesión en el Leganés y que, sin embargo, tampoco tiene asegurada su estancia en este nuevo ejercicio.

cesiones estancadas Lo cierto es que el overbooking que asoma en el plantel no satisface ni al entrenador ni al vestuario, también ansioso de que se solucionen las situaciones de los compañeros llamados a salir en los próximos días. La política negociadora que lleva a cabo Alkorta con los clubes hipotéticamente destinatarios de los rojiblancos cedibles podría ser una de las causas que expliquen este estancamiento de las operaciones abiertas. "Rafa (Alkorta) se muestra duro", argumenta uno de los secretarios técnicos de una de las entidades interesadas en captar en Lezama y reconoce que las diferencias radican en las variables que quiere introducir el director deportivo del Athletic, decidido a que se les asegure a los futbolistas una continuidad que en algunos casos no están disponibles a aceptar. "Debemos tener en cuenta el techo salarial a la hora de depositar los contratos en la Liga. No podemos poner una cifra y después esta aumenta sensiblemente en función de esas variables", añade el mismo portavoz, que prefiere no entrar en más detalles, o sea si esa letra pequeña se refiere a una hipotética cláusula que contemple penalizaciones por incumplimiento de un determinado número de partidos o responde a otros matices meramente económicos.

La espera se está haciendo larga en la mayoría de los casos. Iñigo Vicente podría tomar rumbo al Mirandés en las próximas horas, aunque el acuerdo entre los dos clubes no se ha cerrado de forma definitiva porque los tiras y aflojas no se han desactivado. También podría salir en breve Peru Nolaskoain, al que no le faltan novias, si bien el Deportivo es el equipo mejor colocado. Las situaciones de Villalibre, Ganea, Andoni López y Hodei Oleaga no avanzan, lo que supone un lastre para los mismos a medida de que se acerca la fecha del arranque del curso oficial debido al perjuicio que puede suponer integrarse a una nueva plantilla avanzado el mes de agosto y con las ideas de los entrenadores prácticamente decididas. Sea como fuere, estos seis rojiblancos asoman como los señalados para salir a corto plazo del Athletic, aunque se puede dar alguna sorpresa en cuanto a otros nombres propios que no suenan con tanta fuerza. Lo evidente es que esta gestión al límite no satisface las peticiones de Garitano, que lo ha dejado muy claro con el rol residual que ha dado a a ciertos damnificados.

Vicente, al mirandés