Alemania da el penúltimo paso hacia el fin de la energía atómica

Cierra tres centrales y las tres que quedan finalizarán su vida en 2022, con lo que Berlín afronta el reto de impulsar las renovables

02.01.2022 | 00:15
Proyección de Greenpeace que pide ‘una Europa libre de energía nuclear’ en una de las centrales alemanas que cerró el 31 de diciembre. Foto: Efe

berlín – Alemania entró el viernes en una fase clave de la transición energética con el apagón de tres centrales nucleares (Grohnden, Brockdorf y Grundremmingen). Tras su desconexión quedan tres más que se cerrarán en 2022, con lo que aumenta el reto de impulsar las energías renovables.

"El abandono de la energía atómica es irreversible", dijo la ministra de Medioambiente, Steffi Lemke.

Las tres centrales cubrieron durante 2021 un 6% de las necesidades energéticas de Alemania. Sin embargo, según la Asociación de Empresas Energéticas esto no causará problemas en el suministro puesto que Alemania produce actualmente más energía de la que consume.

Lo que sí puede ocurrir es que en 2022 aumenten las importaciones de energía en algunas regiones pese a lo cual las exportaciones seguirán siendo mayores.

Un temor que existe es que parte de la energía generada por centrales nucleares termine siendo reemplazada por el carbón, lo que sería problemático para las metas de protección del clima de Alemania.

La experta en cuestiones energéticas del Instituto de Estudios Económicos de Berlín, Claudia Kemfert, recordó en declaraciones a ZDF que en el pasado la energía atómica que deja de producirse ha sido reemplazada por energías renovables.

proceso iniciado en 2001El proceso de abandono de la energía nuclear empezó en 2001, con una ley aprobada con el Gobierno rojiverde, y se reafirmó en 2011, cuando tras la catástrofe de Fukushima Angela Merkel llevó a que la CDU diera un giro radical en su posición ante el tema atómico.

En los últimos 20 años las energías renovables han pasado a representar entre el 40 y el 50% de la matriz energética, después de que al comienzo del plan para el abandono de la energía atómica tenían un papel prácticamente insignificante.

"Las renovables han compensado con creces lo que ha dejado de producirse de energía atómica", dijo Kem-fert, que sin embargo admitió que a corto plazo la desconexión de las tres centrales puede representar un revés para las metas de protección del clima, ya que en los últimos años se ha frenado el avance de las renovables.

La idea de volver a la energía atómica es rechazada por Kemfert. "La energía atómica es una tecnología del pasado, no del futuro", subrayó la experta, que recalca que el fomento de las renovables y el abandono paulatino de la energía nuclear han sido dos procesos que han estado ligados desde el comienzo.

Por otra parte, desde 2010 el crecimiento de las renovables también ha permitido que se reduzca el uso del carbón y las emisiones de CO2 relacionadas con la producción de energía han bajado en un 40%.

La ralentización del crecimiento de las renovables ha sido identificada por el Gobierno de Olaf Scholz como el principal problema, por lo que se ha propuesto revertir esa tendencia. Para 2030, según sus planes, las renovables deberán representar un 80% de la matriz energética alemana.

Para ello se requiere una ofensiva de construcción de parques eólicos y de equipos para producir energía solar.

Las encuestas dicen que casi tres cuartas partes de los alemanes apoyan el abandono de la energía nuclear. De las agrupaciones representadas en el parlamento solo la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) se mostrado partidaria de alargar la vida de las centrales atómicas.

noticias de deia