Bruselas propone adoptar decisiones sobre DDHH sin unanimidad

Busca que sus decisiones sean más rápidas y eficientes para que la UE sea “estratégica y asertiva”

26.03.2020 | 00:21

bruselas – La Comisión europea propuso ayer que las decisiones que se tomen en el Consejo en materia de Derechos Humanos no necesiten de la unanimidad de los Veintisiete y pasen a adoptarse por mayoría cualificada.

Así lo planteó Bruselas como parte del nuevo Plan de Acción de Derechos Humanos y Democracia para el periodo 2020-2024, una medida con la que precisamente busca que las decisiones de la UE en este apartado sean "más rápidas y eficientes". De aprobarse este cambio en el Consejo, Bruselas considera que sería un paso adelante para lograr una UE más "estratégica y asertiva".

En el Consejo, donde se sientan los veintisiete países que forman la UE, las medidas se adoptan por unanimidad, lo que hace posible que una iniciativa sea bloqueada si hay reservas, aunque estas vengan solo de un solo Estado miembro. Por ello, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, pide que las propuestas sobre Derechos Humanos y democracia no se vean obstaculizadas y propone que se tomen por mayoría cualificada.

Esta se alcanza si se cumplen dos condiciones: que un 55% de los Estados miembro vote a favor, lo que en la práctica significa 15 de los 27 países de la UE, y que esos países representen al menos el 65% de la población total de la UE.

desafío democrático "Situaciones de crisis, como la que vivimos con la pandemia del coronavirus, representan un desafío particular para el ejercicio y la protección de los Derechos Humanos y ponen a prueba el funcionamiento de las democracias", señaló Borrell.

"Es una oportunidad para que Europa defienda sus valores e intereses. Necesitamos el coraje y la ambición para enfrentar los desafíos juntos. Hoy, proponemos un plan ambicioso para defender los derechos humanos y la democracia en todo el mundo mediante el uso de todos nuestros recursos de manera más rápida y efectiva ", añadió el jefe de la diplomacia europea.

Además, el plan identifica prioridades para los próximos cinco años, horizonte en el que plantea que la UE continúe con su papel como promotor de la defensa de la democracia.