Los alemanes no perdonan a la CDU su coqueteo con los ultras

Una encuesta le vaticina un hundimiento electoral si se repiten los comicios en Turingia

08.02.2020 | 11:06
Anneget Kramp-Karrembauer, cuyo liderazgo en la CDU es cada vez más cuestionado.

Berlín - La Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel, se hundiría en caso de que se celebraran nuevas elecciones en el estado federado de Turingia, tras la crisis suscitada por la elección del liberal Thomas Kemmerich con los votos de la ultraderecha como primer ministro. Según una encuesta del instituto demoscópico FORSA la CDU bajaría del 22% que obtuvo en los pasados comicios a un 12% mientras que el Partido Liberal (FDP) de Kemmerich se quedaría por debajo del umbral del 5% y fuera del parlamento regional. El sondeo ve claramente por delante a La Izquierda, que subiría del 31% obtenido en las pasadas elecciones al 37 por ciento. El Partido Socialdemócrata (SPD) tendría una ligera mejoría, del 8,2 al 9%, mientras que Los Verdes subirían del 5,2 al 7,0%.

La ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) seguiría siendo la segunda fuerza con el 24%, lo que representa un alza mínima frente al 23,4% de las elecciones. La elección de Kemmerich con los votos del FDP, la CDU y AfD, con un voto de ventaja sobre el líder de La Izquierda Bodo Ramelow, generó una crisis que sacudió a todos los partidos en Berlín. La propia canciller Angela Merkel calificó la elección de "imperdonable" y dijo que debía ser revertida.

El propio Kemmerich cedió a las presiones y dijo que su grupo parlamentario pediría la disolución del parlamento y abriría el camino para nuevas elecciones. Para ello, sin embargo, el FDP necesita una mayoría de dos tercios, y con ello los votos de la CDU cuyo líder regional Mike Mohring, pese a la presión de la cúpula federal del partido, es contrario a que se convoquen nuevas elecciones.

Mohring dijo ayer, antes de entrar a una reunión en la central del partido en Berlín, que en Turingia unas nuevas elecciones no ayudaban a nadie. Casi inmediatamente después el vicepresidente del partido y ministro de Sanidad, Jens Spahn, dijo que la mejor solución sería la convocatoria de nuevas elecciones. No obstante, la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK), propuso ayer que el Partido Socialdemócrata presente un candidato de consenso en Turingia para salir de la crisis suscitada por elección como primer ministro de un liberal con los votos de la ultraderecha y así evitar unas elecciones que podrían ser desastrosas para los cristianodemócratas.

La pelota, en el tejado del SPD AKK, interrogada sobre la reunión de las cúpulas de los partidos de la gran coalición de Gobierno que abordarán la crisis este fin de semana, dijo que ahora es responsabilidad del SPD decir si está dispuesto a presentar un candidato. La presidenta del partido de la canciller Angela Merkel dijo que toda la cúpula del partido sigue creyendo que la mejor solución sería la convocatoria de nuevas elecciones en Turingia. Sin embargo, agregó que, tras el ultimátum presentado por La Izquierda, el SPD y Los Verdes al liberal Thomas Kemmerich para que dimita a más tardar este fin de semana, hay que buscar otras salidas. Según AKK, la CDU mantiene su postura de que no puede haber colaboración directa ni indirecta con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ni coaliciones con La Izquierda. No obstante, dejó abierta la posibilidad de cooperar desde el parlamento con un Gobierno de minoría con La Izquierda en 22 proyectos concretos ya aprobados por el partido.

Confrontada con una encuesta del instituto demoscópico FORSA según la cual si hubiera elecciones este domingo en Turingia, la CDU perdería la mitad de los votos, dijo que eso era una respuesta al error de haber votado junto con la AfD en la elección de Kemmerich. Sin embargo, AKK dijo que los otros partidos también habían cometido errores, empezando por La Izquierda y su líder Bodo Ramelow que intento ser elegido, con el apoyo del SPD y Los Verdes, sin tener mayoría suficiente en el parlamento. "El primer error fue de Bodo Ramelow y sus socios al presentarse sin mayoría suficiente, el segundo del FDP al presentar un candidato sabiendo el riesgo de que la AfD lo votara y el tercero de la CDU en Turingia al votar ese candidato contra la recomendación de la cúpula del partido", dijo. - Efe