Terremoto en Nafarroa: "Ha sido un estruendo enorme, como si hubiera una bomba"

"Aún tenemos en el recuerdo el seísmo de septiembre de 2004"

30.08.2020 | 13:16

El terremoto de magnitud 4 registrado esta mañana en la zona centro de Navarra, con epicentro en la localidad de Lizoain, cercana a Iruñea, se ha sentido por los vecinos como un trueno seguido de un fuerte temblor durante unos segundos.

A las 7,55 horas, ha informado el Instituto Geográfico Nacional, se ha producido un movimiento sísmico de 3,1 grados, seguido de uno de 4 grados a las 7,57 horas.

Desde SOS Navarra han señalado que, tras el movimiento sísmico, han recibido algunas llamadas de vecinos de Pamplona y su comarca para informarse sobre lo sucedido.
 

EL TERREMOTO NO DEJA DAÑOS PERSONALES

Aunque el terremoto se ha dejado notar en toda la zona, no se han producido daños personales ni materiales y los bomberos no han realizado ninguna intervención por este motivo, tampoco la Policía Municipal, cuyo portavoz ha calificado lo sucedido como "un susto" sin mayores incidencias.

LOS VECINOS TRAS EL TERREMOTO

Una vecina de Lizoain ha señalado por su parte que el terremoto de 4 grados ha provocado un gran estruendo, "como si hubiera una bomba debajo de la casa", lo que ha provocado que muchos vecinos salieran a la calle en pijama porque "todavía tenemos en el recuerdo" el movimiento sísmico de 4,5 grados del 20 de septiembre de 2004, con epicentro en esta misma localidad.

Esta vecina de Lizoain, que ha destacado que su perra ha dado muestras de gran nerviosismo antes del terremoto, ha indicado que, durante dos o tres segundos, se ha sentido un fuerte temblor que en su casa ha hecho caer al suelo dos apliques de la pared.

"Todo el mundo se ha despertado de golpe", ha declarado esta vecina, que ha afirmado que el suceso es ahora el único tema de conversación en el grupo de Whatsapp del pueblo.

Otro vecino del pueblo ha asegurado que han oído en primer lugar un ruido, "como un trueno fuerte", seguido de un temblor intenso, que ha hecho caer algunos objetos de las estanterías, aunque no se han producido desperfectos en la casa.

Tras el terremoto, ha apuntado, todos los miembros de su familia se han agrupado en la planta baja de la casa y posteriormente han salido a la calle, donde ya había otros vecinos comentando lo ocurrido.