Detenido un okupa en Sestao que robó en otros dos pisos

El último de los robos denunciados tuvo lugar el pasado 10 de mayo

03.07.2020 | 13:30

Un varón de 27 años ha sido detenido este miércoles en Sestao, acusado de cometer dos robos con fuerza en sendas viviendas de la localidad de Ezkerraldea, el último de ellos, cometido el pasado 10 de mayo. El sospechoso habría roto ese día, presuntamente, un cristal de la puerta del balcón de la vivienda para colarse en su interior, según han informado fuentes del Departamento vasco de Seguridad. Además, está acusado de ocupar otra vivienda en el mismo edificio donde había perpetrado este último robo.

El detenido, un varón de 27 años de edad con antecedentes, es sospechoso asimismo de otro robo cometido en otra vivienda de Sestao. También, las pesquisas efectuadas lo señalaban como el presunto autor de un delito de ocupación ilegal de una vivienda en el mismo edificio en el que se había perpetrado el robo ahora investigado, un inmueble de la calle Alameda de las Llanas, en Sestao.

Este asalto tuvo lugar el pasado día 10 de mayo, cuando la Ertzaintza recibió el aviso del propietario de una vivienda de la calle Alameda de las Llanas, según el cual, alguien había roto un cristal de la puerta del balcón de la misma y había accedido a su interior, probablemente con la intención de robar.

Personada una patrulla en el lugar, los agentes entraban en la vivienda con el propietario, quien aseguraba que solo echaba en falta un juego de llaves de la misma vivienda.

A partir de ahí se daba inicio a una investigación que permitió identificar al presunto autor del robo, un varón de 27 años de edad con antecedentes, que incluso ya estaba siendo investigado por la Policía Local de Sestao por un robo en otra vivienda de la localidad y por ocupar otra vivienda en el mismo edificio en el que se había perpetrado el robo ahora investigado.

Por todos estos motivos, los ertzainas se aprestaban a buscar al sospechoso con el fin de arrestarlo, lo que ocurría este pasado miércoles, cuando era localizado en un edificio abandonado de la calle Benedicta de la misma localidad de Sestao.

Tras identificarlo, los agentes lo detenían bajo la acusación de los delitos de robo en vivienda habitada y ocupación ilegal de vivienda, trasladándolo acto seguido a dependencias policiales.