presunto delito de abuso sexual

Investigan a un vecino de Bizkaia por mandar mensajes y vídeos 'pornos' a una niña haciéndose pasar por un menor

09.02.2020 | 07:57
Según estudios realizados por investigadores de diversas universidades, dados a conocer por Elsevier, el uso excesivo de las redes sociales, aplicaciones de mensajería o juegos online puede traducirse en una experiencia negativa que alimente una baja auto

El autor de los mensajes pretendía embaucar a la menor para que no dijera  nada

SANTANDER. Según han informado fuentes del instituto armado, el pasado mes de  junio se denunció que la menor estaba recibiendo mensajes de índole  sexual a través de una aplicación de mensajería instantánea de  telefonía móvil, procedentes de un número de teléfono desconocido.

De los mensajes se deducía que podían ser un intento de retomar  conversaciones anteriores de tipo sexual que ya había sufrido la  menor por parte de un familiar suyo.

En este sentido, la madre de la niña informó que en el año 2018,  sobre todo en verano y hasta el mes de octubre, su hija había  recibido mensajes y mantenido conversaciones de índole sexual con un  hombre, que  llegó a enviar a su hija videos pornográficos.

El autor de los mensajes pretendía embaucar a la menor para no  decir nada e intentar el intercambio de fotos y videos de contenido  sexual, aunque todo apuntaba a que no pretendía quedar con ella, sino  mantener este tipo de conversaciones y conseguir dichas imágenes.

Cuando en octubre de 2018 la madre se enteró lo que sucedía,  averiguó que el hombre que estaba teniendo esa actitud era un  familiar suyo, consiguiendo poner fin a esa situación.

Pero el pasado mes de junio la niña comenzó a recibir nuevamente  conversaciones con contenido sexual en su teléfono procedentes de un  número desconocido, de las que informó a su madre, que denunció los  hechos.

Finalmente los especialistas de la Guardia Civil llegaron a la  conclusión que el presunto autor era el hombre que ya mantuvo el  pasado año las conversaciones con la niña y que pretendía retomar las  mismas.

'CHILD GROOMING'

Según ha explicado la Guardia Civil, con este tipo de abusos  sexuales sobre menores de 16 años, conocidos como 'child grooming'  por el uso de la tecnología, se pretende, en unos casos, concertar  encuentros con menores para realizar actos de carácter sexual, y en  otros, para obtener o enviar imágenes pornográficas de niños.

La persona que intenta establecer estos contactos por redes  sociales, internet o telefonía móvil, normalmente se hace pasar por  otro menor para ganarse la confianza de la víctima, y conseguir que  se desinhiba.

Una vez conseguido, solicita el intercambio de imágenes o incluso  encuentros en persona.
La Guardia Civil ha alertado de que, aunque no se llegue a esos  encuentros, si la víctima remite imágenes de contenido sexual, éstas  pueden difundirse por internet, perdiendo el control de las mismas.

Por esta razón se aconseja a los padres que asesoren a los menores  que no establezcan contactos por redes sociales con desconocidos,  aunque digan ser de su edad, ni envíen fotografías o vídeos de  ellos.

Recuerdan además que, en el marco del Plan Director para la  convivencia y la mejora de la seguridad en los centros educativos,  durante este curso la Guardia Civil ha impartido más de 160 charlas a  casi 5.800 alumnos de Secundaria y Primaria sobre el correcto uso de  las tecnologías de la información y comunicación, tratando también la  problemática del 'grooming'.

Igualmente, expertos del Cuerpo se han reunido con más de 450  padres y madres para tratar este asunto, con un enfoque dirigido a la  prevención y asesoramiento a sus hijos.