Se estabilizan en Euskadi los contagios de VIH pero suben el resto de infecciones sexuales

La chlamyidia, las infecciones gonocócicas, la sífilis precoz y los herpes genitales mantienen su tendencia alcista

10.06.2022 | 12:34
Una persona se realiza un test rápido de VIH en una farmacia.

Las transmisiones de VIH "se estabilizan a la baja" en Euskadi, pero el resto de infecciones de transmisión sexual (ITS) como la chlamyidia, las infecciones gonocócicas, la sífilis precoz y los herpes genitales continúan con su tendencia alcista. Estas son algunas conclusiones del Plan del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual correspondiente a 2021 elaborado por el Departamento de Salud y Osakidetza.

El aumento de las ITS a lo largo del año pasado se justifica porque en 2020 se redujeron las relaciones sexuales de riesgo durante el confinamiento por la pandemia de la covid-19. De hecho ese año las infecciones de VIH disminuyeron un 28% y las de transmisión sexual en general un 7%.

Incremento de contagios tras el confinamiento 

En 2021 se incrementaron los diagnósticos en todos los tipos de ITS. En concreto, se registraron 976 casos de chlamyidia, lo que supuso una subida del 43%; 797 infecciones gonocócicas, es decir un 66,3% más; 273 casos de sífilis precoz (+37,2%) y 160 casos de herpes genital (+1,2%).

En cuando al VIH el pasado año se contabilizaron 119 infecciones, una cifra algo superior a las 105 del año anterior, pero bastante por debajo de los 147 casos de 2019 y los 171 del año 2018. La tasa de casos de VIH por cada 100.000 habitantes se sitúa en Euskadi en 5,4.

VIH y el problema del diagnóstico tardío 

El 84% de estas infecciones corresponde a hombres con una edad media de 38,9 años. La vía de trasmisión del VIH es mayoritariamente la sexual y se da sobre todo en hombres que tienen sexo con otros hombres, con un 55,5% del total de los casos. La transmisión entre heterosexuales supone un 39,5 %.

En más de la mitad de los casos (52,1%) hubo un diagnóstico tardío, de manera que se detectaron cuando el sistema inmunitario estaba ya muy afectado, con una cifra inferior a 350 células CD4.

El año pasado Osakidetza atendió con tratamientos antirretrovirales a 6.122 pacientes (frente a los 6.016 de 2020), lo que supuso un gasto de 16,8 millones de euros. El uso de estos fármacos "provoca un descenso radical en el número de personas que desarrollan sida".

Líneas de actuación: prevención, diagnóstico precoz y atención 

Ante esta situación epidemiológica, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, apuesta por mantener todas líneas de acción preventivas, como el programa de Profilaxis pre-exposición al VIH, puesto en marcha en 2019 y orientado a personas sanas en situación de alto riesgo de infección por el VIH, a las que se les prescribe un tratamiento preventivo. Hasta la fecha han sido atendidas 434 personas.

Otra línea de acción, además del trabajo preventivo en los centros educativos, son los test rápidos de VIH en las farmacias vascas, que en 2021 permitieron detectar 9 casos en los 1.000 test realizados, y las consultas online para hombres que tienen sexo con hombres, que permite preguntar de forma anónima sobre síntomas de una posible ITS. El año pasado 300 personas usaron este servicio, un 44,4 % más que en 2020.

noticias de deia