Juan Durán de la Colina, director médico del ICQO: "Está a punto de llegar un colirio que puede corregir seis horas la presbicia"

El doctor Durán de la Colina habla con entusiasmo de estas nuevas gotas que tratan la vista cansada y que ya han recibido el visto bueno en Estados Unidos

22.05.2022 | 17:49
Juan Durán de la Colina, director médico del ICQO.

¿El abuso de ordenadores y dispositivos móviles puede haber adelantado la edad de la presbicia?

-No porque es un proceso natural. Antes de la llegada de los móviles y las tablets, también había presbicia. Lo que sí es cierto es que en el mundo actual usamos mucho más la vista de cerca que antes y por eso se nos hace más molesto.

Es un peaje de cumplir años y no se puede prevenir.

-No, no se puede prevenir. Lo que sí es cierto es que si se empiezan a usar gafas muy pronto, estamos dando facilidades a la presbicia. Pasa mucho que puedes leer más o menos bien, te pones las gafas y dices que bien veo. Te las quitas y notas gran diferencia porque el ojo evita hacer el esfuerzo.

Entonces cuando compras unas gafas de esas premontadas que te ayudan, por ejemplo, a leer las etiquetas en el súper ¿habría que irse a unas de menos aumento en lugar de unas con más graduación?

-Yo lo que aconsejo es tener unas gafas titulares y unas suplentes. A estas edades conviene hacerse una ITV de los ojos, una buena revisión. Además podemos tener diferencias entre un ojo y otro, algo de astigmatismo, miopía... y conviene tener las gafas titulares, personalizadas que van a funcionar mejor. Y luego tener, eso sí, un par de gafas suplentes. Hacerse unas gafas bien hechas es muy aconsejable.

"Como no todos los pacientes son aptos para ser operados, hay otras alternativas a la quirúrgica"
La cirugía para la presbicia funciona muy bien pero creo que no es apta para los todos los públicos.

-Es fundamental conocer las necesidades visuales del paciente y realizar un examen muy específico de sus ojos para analizar la idoneidad de la operación. Hay dos cosas que han mejorado en estas intervenciones. Por una parte, tenemos instrumentos que nos ayudan mucho a precisar la cirugía, y además, las lentes y los sistemas ópticos son mejores. La evolución es enorme, pero eso no quiere decir que se pueda operar a todo el mundo. En estos momentos quizá estemos diciendo a más gente que no que sí.

¿Rechazan ustedes para operar a más pacientes de los que aceptan?

-No sabría decir el porcentaje exacto. Pero la cirugía de presbicia tiene, como todas, sus indicaciones. No todos los ojos reúnen las condiciones ideales para ser intervenidos, ni todos los pacientes aceptan de igual grado la diferente forma en que comenzarán a ver cuando lo hagan a través de una lente multifocal.

Y eso que se ha avanzado mucho también en este campo.

-El campo de las lentes intraoculares se ha sofisticado mucho. Sabemos cuáles son las mejores indicaciones para cada caso y se le explica muy bien al paciente qué le puede proporcionar cada una de las lentes. Por eso hay pacientes a los que no recomendamos operar.

¿Por qué?

-Es que todo tiene su letra pequeña. Puede dar algún problema por la noche, hacer más incómoda la conducción, y se puede perder un poco de calidad. Hay gente que es muy perfeccionista y quizá añora ver un poquito mejor. Además hay otras alternativas a la quirúrgica.

¿Cuáles son esas alternativas para evitar las gafas y, a la vez, la cirugía?

-Por ejemplo hay lentes de contacto para la vista cansada y esa es una gran opción porque se pueden probar y si no van bien, se dejan de usar. Sin embargo, dar marcha atrás a una operación es más complicado.

Creo que ha aparecido también un colirio.

-En Estados Unidos, un laboratorio muy potente, Allergan, el del botox, está empezando a comercializar un colirio para tratarla de forma puntual. Una persona se pone las gotas y durante unas seis horas puede estar viendo de cerca sin problemas.

¿Sin efectos secundarios?

-En unas personas funciona mejor que en otras. El único inconveniente es que puede dar un poco de dolor de cabeza, o si vas a coger el coche y es de noche, puedes ver peor. Hay una serie de inconvenientes potenciales pero yo estoy convencido de que va a ser un boom. En Estados Unidos funciona, y es una multinacional potente que va a llegar pronto aquí. Además es una solución que va muy bien en esa fase en la que uno no se puede operar y no quiere estar con gafas todo el día. Y puedes probarlo, y si te da problemas, lo dejas.

Una última duda. ¿Si te operas de presbicia, evitas operarte de cataratas?

-Sí porque, en general, lo que hacemos en la operación, es retirar el cristalino natural, lo que se ha endurecido y ponemos una lente intraocular. Ese cristalino cuando se enturbia, pierde transparencia es la catarata y entonces lo que hacemos es adelantarnos a la catarata.

noticias de deia