ENCUENTRO DEIA. BIHAR. ELEGIR EL MAÑANA

Hacia un futuro mejor por la vía de la competitividad sostenible

La competitividad sostenible irrumpe como la vía para garantizar un futuro mejor a las generaciones venideras. En este proceso se antoja indispensable la concienciación que impulse el cambio de lo global desde lo local

27.11.2021 | 17:41
Xabier Sagredo, Arantza Acha y Daniel Innerarity compartieron reflexiones y conocimiento en torno a la sostenibilidad, moderados por Iñaki González

NUESTRO futuro está en el presente. Una afirmación que en términos de sostenibilidad reclama la necesidad de un cambio para transformar el mundo en el que vivimos. En este contexto surge el concepto de competitividad sostenible, que ha enmarcado el Encuentro DEIA: Bihar.Elegir el mañana, celebrado en BBK Kuna, la casa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En torno a esta cuestión de hondo calado reflexionaron Xabier Sagredo, presidente de BBK; Arantza Acha, directora de Unesco Etxea; y Daniel Innerarity, catedrático de filosofía política, presidente de BBK Kuna Institutoa y director del Instituto de Gobernanza Democrática, bajo la batuta de Iñaki González, director de DEIA, quien actuó como moderador. Los argumentos de los tres ponentes giraron sobre el eje de Bihar. Elgir el mañana, la última campaña de BBK sobre sostenibilidad, enfocada a seguir concienciando a la sociedad sobre la importancia de desarrollar y adoptar modelos de competitividad más sostenibles que aseguren un futuro mejor.

Con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) como punto de partida, seis años después de la aprobación de esta iniciativa impulsada por Naciones Unidas, Daniel Innerarity alaba "que la humanidad en su conjunto haya formulado algo así como una agenda política de toda la humanidad en vista de que el mundo tiene que ser gobernado de otra manera". No obstante, considera necesario un alineamiento de grandes objetivos y que esas acciones políticas no se vean sometidas al vaivén de las circunstancias políticas electorales. "Tienen que tener una continuidad en el tiempo. Debe haber un compromiso y coherencia para mantener estos objetivos a largo plazo", reclamó.

Tales proyectos de largo recorrido requieren pasos firmes en el corto plazo, como apuntó Iñaki González. En este sentido, Xabier Sagredo se refirió a la búsqueda de la rentabilidad a corto plazo que impera en el mundo empresarial y puso sobre la mesa la búsqueda de una sostenibilidad a futuro "que entendemos bajo los acrónimos ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza)".

En torno a esta necesidad, el concepto de competitividad sostenible une dos parámetros que "deben casar inevitablemente", como expuso el moderador. A ello añadió Arantza Acha que este enfoque de competitividad sostenible renueva el diálogo social y los procesos de generar confianza entre diferentes: tercer sector, sector privado y sector público. A su entender, "en todos los aspectos, no solo desde el tercer sector, cada vez más se tiende hacia la polarización y al trabajo desde las trincheras, y necesitamos ir construyendo con un horizonte compartido, que es la Agenda 2020-2030 para el Desarrollo Sostenible". Así las cosas, la directora de Unesco Etxea opina que "el horizonte está claro pero se trata de desarrollar las herramientas que faciliten y hagan atractivo el proceso, porque si no vamos a llegar tarde, con poca capacidad y poca transformación.

COMPROMISOS TRANSVERSALES

El desarrollo sostenible es un proyecto multidisciplinar que requiere una transversalidad de los compromisos intensa. "Los ODS serían muy estúpidos si cambiaran con los gobiernos. La lógica detrás de esto es que siendo los gobiernos diferentes, cada uno con su acento y sus prioridades, sean temas transversales", apuntó Innerarity, quien coincidió con Acha en que "buena señal de esta transversalidad es el esfuerzo y tiempo que han llevado las negociaciones, discusiones entre expertos, sociedad civil, gobiernos, etc., para formularlos". Ello indica que "estamos ante un horizonte integrador", avanzó el presidente de BBK Kuna Fundazioa. En este marco, los consensos "conllevan menor ambición pero una mayor capacidad de movilización", defiende la directora de Unesco Etxea, apostillando que sirven de potencial tractor para llevar a cabo esas transformaciones y no caer en utopías". Desde la perspectiva de la empresa, la situación es compleja y a ella se suman diversidad de intereses. "Dentro de la transición para llegar con sostenibilidad económica hacia el final, en el caso nuestro hemos acentuado la velocidad, interiorizándolo en la política de gobierno corporativo. El que se suba a esa ola va a salir premiado, sin duda alguna, en el corto plazo", dijo Sagredo refiriéndose a la sostenibilidad.

Tratándose de transformaciones radicales, de nuestro modo de consumo, de la movilidad, del comportamiento..., el director del Instituto de Gobernanza Democrática propugna que "la gente debe sentirse implicada, debe tener incentivos para canalizar esos pequeños cambios necesarios, es decir, para hacer política con el carro de la compra, esto es, consumir menos ropa y comer menos carne, por ejemplo".

Avanzando en el coloquio, el director de DEIA puso sobre la mesa el papel clave de la educación en el logro de los objetivos de sostenibilidad, lo que reafirmó Acha. Según su criterio, en muchos casos, el objetivo de los procesos del sistema educativo está más centrado en formar profesionales del futuro que en construir ciudadanía. "A nivel internacional, estatal y de Euskadi se está reflexionando sobre los objetivos del sistema educativo", constató.

Abierta la espita de la implicación social, el presidente de la Fundación BBK disintió de la idea de que a efectos prácticos pudiera "resultar caro" tener conciencia de desarrollo sostenible e invitó a explorar otros conceptos más intelectuales a este respecto. "La descentralización de la construcción de los precios es la que establece si la cohesión social va a ir a más o no. El precio hay que dibujarlo con marcado cariz de atención a los criterios de sostenibilidad porque si no, va a ser insostenible el mantenimiento de los estados de bienestar en los países desarrollados, y en los que están en vías de desarrollo impedirá que salgan de esa situación, arguyó en oposición a las empresas que tienden al modelo low cost per se que no atiende a criterios de sostenibilidad.

SOLIDARIDAD Y CORRESPONSABILIDAD

Planteada la necesidad de una transformación radical, "que empieza por uno mismo", los expertos conciben como indispensable un cambio mental, colectivo e individual. En este cometido, la directora de Unesco Etxea urgió a "desarrollar los valores de solidaridad interterritorial e intergeneracional y de corresponsabilidad, lo que es absolutamente incompatible con el individualismo feroz que se promulga y se construye", advirtió. A tenor de lo expresado por Acha,

Sagredo cree que la sociedad aún no está sensibilizada en torno a la sostenibilidad, si bien se muestra optimista, entendiendo que cada vez hay más adeptos. "No sería malo tener activistas en sostenibilidad para que nadie se duerma, y sobre todo gente concienciada de que esto es bueno. Es el momento de que las empresas cojan esta ola y vean que el ámbito de la competitividad sostenible es bueno para nuestras futuras generaciones y, desde el punto de vista empresarial, para tener potenciales clientes de calidad para el futuro".

En este punto, el director del Instituto de Gobernanza Democrática trajo a colación la discrepancia entre el grado declarado de conciencia ambiental de cada uno de nosotros y nuestro comportamiento de hecho. "Lo importante es contribuir a que la conciencia se mantenga, que sea bien informada acerca de las conexiones entre su comportamiento individual y los daños o efectos positivos en el medio ambiente, en la cohesión social, en la igualdad... y que haya proyectos que no solo investiguen sino que tengan repercusión práctica en nuestro entorno. Este es uno de los objetivos de BBK Kuna, que es un instrumento fabuloso en esta dirección", adujo.

Para Unesco Etxea es una "muy buena noticia que instituciones como la Fundación BBK con BBK Kuna y las instituciones públicas decidan poner el desarrollo sostenible en lo alto de los espacios de toma de decisión, "con lo cual orientan las estrategias profundamente", apuntala Acha. Asimismo, puso de manifiesto que "el gran riesgo a nivel mundial es que seamos capaces de traccionar esa transformación con valentía, con cooperación, lo que va a generar olas de compromiso a nivel de individuo y de sector privado".

HERRAMIENTA DE TRANSFORMACIÓN

El presidente de la Fundación BBK insistió en la estrategia de acción-reacción, referida a "concreción de lo que haces con coherencia, información y sensibilización" e introdujo la importancia de la autonomía financiera de un país, una empresa o un individuo como decisoria para ser coherente después en las decisiones que toma. Sagredo enfatizó que "la sostenibilidad es el futuro de las nuevas generaciones y también a corto plazo puede ser el devenir de nuestro propio futuro individual". Pero lograr este reto requiere herramientas. "BBK Kuna es una de ellas, con un doble compromiso. Por un lado, con lo local, el barrio, y a la vez con los objetivos globales. Y por otra parte, combinando la reflexión teórica sobre los proyectos más importantes para Bizkaia con una dimensión práctica", detalló el presidente de BBK Kuna Institutoa.

Poniendo la mirada en el futuro, Sagredo concluyó que "formamos parte del engranaje de un país pequeño, sin embargo contamos con una ubicación privilegiada, con un elenco de personas con un talento inmejorable y vivimos en un mundo interconectado donde el trabajo va a hacer un efecto bola que al final vaya creando una corriente que obligue a todo el mundo a que los ODS sean un éxito si todos nos lo proponemos desde el punto de vista individual". Sobre la premisa de que el mañana se construye hoy, Innerarity exhortó a pensar más unitariamente". Con todo, "queda un largo camino por recorrer", zanjó Acha, para quien "estamos en un camino de no retorno en el que tenemos que hacernos fuertes y encontrar las herramientas de convicción y de avance". Como colofón del encuentro, el presidente de la Fundación BBK incitó a ponerse "manos a la obra" para llegar a convertir los objetivos de desarrollo sostenible en realidades.

https://youtu.be/DOHAsWbRwTA

Destacados del Encuentro DEIA:

XABIER SAGREDO, presidente BBK Fundazioa,
"BBK apuesta por un modelo de competitividad sostenible"
Crear sensibilización. La competitividad sostenible es para Xabier Sagredo "un concepto que trata de crear una corriente de sensibilización en
la sociedad". Por esta razón, "BBK apuesta por un modelo de competitividad sostenible, en el que las organizaciones aspiran a generar valor para todos los grupos de interés desde un enfoque equilibrado". Un modelo que renuncia a la visión tradicional basada en costes y prioriza garantizar el respeto y la preservación medioambiental, la igualdad de oportunidades, la integración y la cohesión social. Más allá de la mera búsqueda de la rentabilidad, la entidad que representa avanza hacia modelos de negocio que integran en su estrategia criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG).

ARANTZA ACHA, directora de UNESCO ETXEA
"El desarrollo sostenible nos pide buscar mayores coherencias"
Camino viable. Arantza Acha remarca que en la medida en que seamos capaces de generar cambios a través de la sensibilización y de proyectos concretos que demuestren que se pueden hacer las cosas de una forma diferente y se puede seguir siendo competitivo y tener esa coherencia que da vínculo con la sociedad, entonces estaremos demostrando que ese es un camino viable". En paralelo, percibe que las prácticas asociadas a una mayor huella ambiental vienen muchas veces ligadas a un mayor estándar de bienestar, con lo cual es difícil asumir que lo que consideramos bienestar tiene que ser contenido. En este sentido estima que el desarrollo sostenible nos pide reflexionar y buscar mayores coherencias.

DANIEL INNERARITY, catedrático Filosofía política y Presidente de BBK KUNA INSTITUTOA
"Lo importante es mantener la la dirección correcta con perseverancia"
Único sistema. En el proceso hacia la sostenibilidad, Daniel Innerarity subraya que "lo importante es mantener la dirección correcta con perseverancia. No hay otro sistema". Desde su óptica, el entramado democrático está sufriendo un desgaste para ofrecer soluciones a la ciudadanía en relación con los ODS que plantean una reforma institucional de cara a configurar un sujeto político global. "Es irreal hoy y quizás no deseable que haya un gobierno de toda la humanidad, pero algo en esa línea se está ya produciendo", avanza aludiendo a la gobernanza transnacional. "Estamos en un momento de la humanidad apasionante y crítico en el que debemos desarrollar una gran imaginación para pasar a otro tipo de sujetos políticos"

noticias de deia