Jokin Bildarratz muestra su recelo con la ley de universidades

El consejero de Educación traslada al ministro Castells que limita la potestad de Euskadi de contratar docentes o captar alumnado

14.09.2021 | 01:01
Jokin Bildarratz.

El consejero de Educación, Jokin Bildarratz, se reunió ayer lunes en Madrid con el ministro de Universidades, Manuel Castells, para analizar el Proyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) propuesto por el Gobierno español así como las "peculiaridades" y "especificidades" del Sistema Universitario Vasco en el que coexisten como un todo las tres universidades vascas junto con los diferentes agentes y organismos vinculados a la universidad y a la investigación. Durante el encuentro, Bildarratz mostró sus discrepancias con el borrador de la ley en cuestiones básicas como la captación de alumnado, contratación de profesorado o en la capacidad de decisión sobre inversiones. En opinión del consejero, en el anteproyecto de la ley aprobado por el Consejo de Ministros "no se avanza suficientemente en la capacidad de Euskadi" a la hora de decidir sobre las citadas cuestiones. Según Bildarratz, aprobar la ley implicaría "una involución para el sistema universitario vasco" porque aumentaría la ratio de personal funcionario, lo que "impactaría negativamente en la instauración de una carrera docente universitaria laboral" dado que la universidad vasca quedaría "sujeta a un modelo estatal basado mayoritariamente en figuras funcionariales". Otro "elemento discrepante" sería el artículo 35 del proyecto de ley, que hace referencia a la inversión y que indica que el Estado y las comunidades acordarán un plan de incremento del gasto en educación en los próximos diez años. Esto, señaló Educación en una nota, limitaría las políticas económicas que quieran llevar a cabo las instituciones vascas en este terreno. Bildarratz y Castells también hablaron de la Ley de Convivencia Universitaria que pretende aprobar el Gobierno Sánchez para sustituir un decreto de 1954 y que se convertiría en normativa básica. El Gobierno vasco es partidario de sustituir ese decreto "por obsoleto" pero defiende su tramitación a nivel de universidad para "permitir que sean las propias universidades las que puedan diseñar sus propias normas de convivencia".

noticias de deia