El Ocean Viking, con 373 migrantes, solicita un puerto seguro urgentemente

La embarcación trata de acceder a Malta o Italia para poner a salvo a los rescatados en el Mediterráneo

23.01.2021 | 20:55
Imagen de los migrantes rescatados por el Ocean Viking

El barco de rescate Ocean Viking, de la organización humanitaria SOS Méditerranée, solicitó hoy "urgentemente" un puerto seguro para los 373 inmigrantes que acoge a bordo tras salvarles en el Mediterráneo central y ha evacuado a una mujer embarazada.

Por el momento la situación a bordo es "tranquila", indican a Efe fuentes de la ONG, pero en la nave viajan demasiadas personas y la tripulación está cansada tras las labores de rescate. No obstante esta mañana se solicitó la evacuación de una mujer embarazada de ocho meses para que pudiera ser atendida en tierra firme dado su avanzado estado de gestación.

La Guardia Costera italiana envió una patrullera y la mujer fue trasladada al hospital de la isla de Lampedusa (sur), el puerto más próximo a la nave, a 25 millas (unos 40 kilómetros). La intención del Ocean Viking es que los países considerados seguros más próximos del punto en el que se encuentra, Malta o Italia, le permitan poner a salvo a los rescatados.

En su cubierta esperan llegar a tierra los otros 373 inmigrantes salvados de las aguas del Mediterráneo central, una de las rutas más mortales del mundo, y se teme que las condiciones meteorológicas empeoren en las próximas horas.

Todos fueron rescatados en tres operaciones distintas, la primera el jueves, cuando la Ocean Viking salvó a 119 personas que viajaban en una patera precaria, entre ellas diez mujeres adultas y 59 menores, el más pequeño de solo cuatro semanas de vida.

La mayoría proceden de Guinea, Mali, Camerún y Costa de Marfil y, a su llegada a bordo, estaban exhaustos y empapados por la travesía. Enseguida se les ofreció ropa seca, agua y comida.Un día después, el viernes, el buque humanitario rescató a otros 149 inmigrantes, entre los que había 44 mujeres 118 menores.

Y la pasada noche se interceptó otra patera en la que viajaban hacinados 106 inmigrantes, muchos intoxicados por el humo del carburante de su embarcación. La situación era ya crítica y dos de ellos habían caído al agua, aunque pudieron ser salvados.

Todas las operaciones han tenido lugar en aguas internacionales frente a las costas de Libia, país norteafricano desde el que zarpa la mayoría de inmigrantes con destino Italia y, por ende, Europa.

La nave Ocean Viking lleva doce días en el Mediterráneo central tras pasar casi medio año paralizada en Italia por irregularidades que comprometían su seguridad. La organización sospecha que era una forma de detener su labor de rescate.

El buque llegó el 27 de diciembre a Marsella (Francia), donde la tripulación ha hecho una cuarentena de diez días para evitar que hubiera algún caso de coronavirus al inicio de la misión, y soltó amarras el pasado 11 de enero para volver al mar a salvar vidas.

Nada más llegar a la zona, la Ocean Viking trató de salvar a una patera pero ya había sido intervenida por los guardacostas libios, que la devolvieron a tierra, según denuncian las fuentes. Esto a pesar de que numerosas organizaciones vienen denunciando graves violaciones de los derechos humanos de los inmigrantes en los centros de detención de Libia, un país sumido en el caos y la guerra desde el derrocamiento de Muamar el Gadafi en 2011.

noticias de deia