La población asume adelantar el toque de queda pero exige medidas valientes

La ciudadanía comprende la necesidad de adoptar más normas urgentes contra el covid pero demanda coherencia

18.01.2021 | 01:45
Adelantar el toque de queda a las 18.00 o a las 20.00 horas supone para algunos sectores una merma importante de sus posibilidades de trabajo.

La semana que empieza viene precedida del debate surgido sobre el adelanto del toque de queda de las 22.00 a las 20.00 o incluso a las 18.00 horas. El lehendakari, Iñigo Urkullu, manifestó en días anteriores su deseo de tomar esta medida y así lo comunicó al Gobierno español. Otras comunidades están en la misma onda y ciudades como París ya lo practican. DEIA, en una encuesta sin base empírica, sondeó la opinión de la población con respecto a esta medida en un momento en el que cada lunes las localidades que se suman a la lista de confinadas se hace cada vez mayor. Bilbao está a las puertas, pero no es el único. Con diferentes argumentos e incluso críticas nadie cuestiona medidas que blinden a la población del virus, pero exigen sopesar las contraprestaciones que se deben adoptar, así como la necesidad de un rigor con respecto a los acuerdos adoptados. La mayoría de las personas consultadas cree que estamos pagando "la flexibilidad de las navidades" y aboga por actuar con mayor contundencia para evitar retrocesos en la movilidad.

Héctor Sánchez (Hostelería)

"Es la consecuencia de la flexibilidad en Navidad"

Para los hosteleros si el toque de queda se adelanta a las 20.00 o a las 18.00 horas será una vuelta de tuerca que estrangule a este sector. "Estamos de acuerdo en que la salud está por encima de cualquier otra circunstancia, pero estamos pagando ahora las consecuencias de la flexibilización que se ha tenido estas navidades", señala Héctor Sánchez gerente de los hosteleros vizcainos. En su opinión, "sabíamos que esto pasaría si se permitían reuniones familiares, como se ha hecho, de hasta diez personas". El gerente de los hosteleros critica que "no se adoptaran posturas valientes que habrían evitado la situación en la que nos encontramos ahora". A su entender no se debía haber permitido la movilidad entre comunidades, ni tan siquiera entre municipios, para preservar unos datos que en esos momentos no eran tan malos. "Ahora, otra vez la hostelería vuelve a resentirse y acabamos siendo los paganos porque ya hemos renunciado a un turno de cenas y ahora tendremos que volver a reducir el horario". Y esto se produce sobre una situación de restricción con medidas de limitación que se acumulan.

Jorge Aio (Comerciantes)

"El futuro del comercio está en entredicho"

Para los comerciantes adelantar el toque de queda es ir directamente a la línea de flotación de un sector que no se encuentra en su mejor momento. Según señala Jorge Aio, gerente de la Asociación de Comerciantes de Bilbao Centro, "el consumidor no está en su momento de plenitud. Por un lado, porque el consumo se ha resentido por las limitaciones que se han ido aplicando, a lo que se suma el componente psicológico que retrae a la población de consumir". Aio advierte de que el futuro está en entredicho. "Va a ser una muerte dulce en muchos casos. Las medidas se van sumando una a otras y el negocio no aguanta". A las restricciones horarias, el gerente de los comerciantes bilbainos añade que ya se advierte de la posibilidad de que se produzca el cierre perimetral, con lo que "los comercios tienen muy difícil aguantar esta situación". Además, "el horario que se pretende limitar coincide justo con las horas en las que el comercio de Bilbao es más activo por lo que llevará a este sector a una situación muy grave". Lo dice, todavía con los datos de una mala campaña de Navidad y también de unas rebajas que para nada están cumpliendo con la expectativas de otros años.

Javi (Padre)

"Va a ser difícil mantener extraescolares"

Javi, de Mungia, es partidario de que se adopte cualquier medida que pueda evitar que el virus se expanda más aún, pero le parece difícil que se pueda conciliar un hipotético escenario con la cotidianidad actual, por ejemplo las extraescolares de los menores. "En mi caso, mi hija sale de gimnasia rítmica a las 7.00 de la tarde con lo que lo veo difícil de llevar". Por otro lado, cree que "en Navidades se tenía que haber sido más riguroso porque estaba claro que los contagios se iban a disparar y es lo que ha pasado, pero no puede ser una sorpresa para nadie". En su opinión lo mejor habría sido que se hubiera mantenido el cierre perimetral por municipios y de esta manera "se hubiera podido controlar más el virus. Pero tal y como están las cosas hay que aceptar lo que sea si con ello puede mejorar la situación".

Raquel (Trabajadora)

"Creo que va a ser nefasto para la hostelería"

Trabaja en el sector de la hostelería, así que más que nadie es consciente de que estas medidas son nefastas para su sector. Aún así, Raquel cree que, dada la situación de la pandemia y tal y como reflejan los últimos datos, son necesarias medidas que frenen la expansión del virus. Lo dice con la preocupación de lo que pueda suponer a sectores como el suyo que "nos vemos afectados por cada una de las decisiones que se toman porque al final en el caso de los comercios también les afectará, pero hasta ahora no se han visto tan perjudicados". Sin embargo, Raquel, madre de dos chavales menores de edad, prima la salud por encima de la situación económica en estos momentos y cree que cualquier medida que se adopte con la pretensión de frenar la expansión del coronavirus es necesaria si se quiere erradicar de una vez por todas esta pandemia.

Ugaitz (Joven)

"No me importa adelantar la vuelta"

Otro de los colectivos que más pueden acusar adelantar el horario de vuelta a casa es el de los jóvenes. A pesar de los botellones y fiestas ilegales que se producen en muchos municipios, muchos jóvenes son partidarios de cumplir con las restricciones que marquen las autoridades, si con ello se puede frenar la expansión del coronavirus. Es el que caso del erandiotarra Ugaitz que considera que "si es necesario adelantar el toque de queda a las 6.00 de la tarde a mí no me importa porque me parece que lo más importante es la salud". Ugaitz asegura que respeta las normas que marcan las restricciones y que cumple todas las medidas impuestas.

José (Jubilado)

"Todo lo que sea por mejorar está bien"

José es abuelo y tiene claro que, dada como está la situación, cualquier medida que se adopte y que sirva para mejorar está bien. "Si no se toman decisiones que puedan frenar la expansión del virus, la pandemia va a continuar alargándose. Por eso creo que se debe intentar cualquier acción cuya finalidad sea erradicarla aunque nos cueste". José ha tenido cerca una persona enferma de coronavirus y, aunque señala que no lo ha pasado muy mal, cree que "hay que tomar todas las precauciones posibles". De hecho, asegura que en su casa ellos han respetado todas las medidas impuestas durante estas navidades.

El País Vasco no es la única comunidad autónoma a la que le gustaría ver a sus ciudadanos más tiempo en casa. Castilla y León y Andalucía también solicitaron ampliar las limitación de la movilidad nocturna, y todos recibieron la misma respuesta negativa desde el Ministerio de Sanidad. El actual decreto del estado de alarma no permite hacerlo antes de las 22.00 horas.

Al lehendakari, Iñigo Urkullu, le gustaría que, al igual que han hecho en Francia, se pudiera establecer a las 20.00 o las 18.00 horas, en lugar de a las 22.00. El lehendakari considera que sería una de las últimas bazas antes del confinamiento absoluto, una reclusión similar a la vivida en marzo. Por este motivo ha pedido en más de una ocasión la posibilidad de adoptar esta decisión a la que por el momento está cerrado el Gobierno español. La semana comienza con la incógnita sobre la mesa de negociaciones para un posible adelanto horario.