El LABI sopesa este lunes endurecer las medidas para frenar la tercera ola del coronavirus

Explorará todas las vías, salvo el confinamiento domiciliario que descarta por completo

11.01.2021 | 01:10
Muchas personas aprovecharon el domingo una 'ventana' de buen tiempo para tomar el aperitivo en las terrazas de la Plaza Nueva de Bilbao.

Ya está aquí el Día D en el que los vascos conocerán si se decretan nuevas limitaciones de movilidad y actividad para mantener a raya el virus. El lehendakari ha agotado la fecha en la que vencía el paquete de restricciones –las últimas en vigor desde el pasado día 22 de diciembre– y ha convocado este lunes a las doce a los representantes institucionales que le asesoran en esta crisis sanitaria para valorar si adoptan nuevas medidas que ayuden a frenar la amenaza de una tercera ola.

Dada la situación de especial gravedad de la pandemia en Euskadi, el comité asesor del LABI decidirá este mediodía si hay más medidas para mitigar los contagios, como por ejemplo, limitaciones temporales y específicas en los municipios que acumulen peores registros de infecciones y donde la incidencia del virus sea mayor.

Aunque Iñigo Urkullu manifestó en su Facebook en la noche de Reyes que la situación en Euskadi era "de extrema gravedad", el comité técnico estimó, el pasado día 8, que no era necesario revisar las medidas en vigor hasta hoy.

Restricciones en vigor

Y es que aunque confirman un escenario "de lenta pero constante evolución al alza", el Gobierno vasco considera que "las restricciones aplicadas son ya muy duras y lo que hay que hacer es cumplirlas con rigor", en alusión, por ejemplo, al cierre perimetral de la comunidad. Hay que recordar que desde el pasado día 26 de octubre no se puede entrar ni salir de Euskadi salvo por razones justificadas o de fuerza mayor.

Desde que se creara este mando único vasco, tras decretarse la emergencia sanitaria, la mesa de crisis de la pandemia se ha reunido en varias ocasiones para dictar severas medidas. Una de las reuniones más expeditivas fue la celebrada el pasado 5 de noviembre en la que se decretó el cierre detoda la actividad hostelera y se decidió adelantar el toque de queda a las 10 de la noche. Además otro LABI, celebrado el 12 de diciembre, permitió la reapertura de la hostelería pero fijó el cierre de bares y restaurantes a las ocho de la tarde. Asimismo en la CAV, los grupos máximos están restringidos a seis personas. Lo que sí queda absolutamente descartado por este grupo de sabios es la posibilidad de un confinamiento domiciliario, ya que nadie defiende una cuarentena como la vivida entre marzo y mayo.

Otras comunidades ya han decidido endurecer sus medidas para frenar la tercera ola, anticipándose a las "semanas duras", que pronosticó el ministro Illa. Andalucía, por ejemplo, aplica desde la pasada media noche nuevas restricciones como el cierre perimetral de la comunidad, el adelanto del cierre de la hostelería y del toque de queda a las diez, así como la limitación de las reuniones a seis personas.

Dos semanas duras
 

El director del Servei Català de la Salut (CatSalut), Adrià Comella, pronosticó ayer dos semanas con más ingresos y más contagios. Ibiza pasa el miércoles a situación de riesgo extremo en el mapa de alerta sanitaria y cerrará todos los bares y restaurantes durante dos semanas, entre otras medidas.

En la CAV, el coordinador de la comisión técnica del LABI, Jonan Fernández, se muestra preocupado por la evolución y señala que ahora se está padeciendo el "impacto" en los contagios de Nochevieja y Año Nuevo y "todavía queda el del día de Reyes". A ello, se le debe sumar la posibilidad de que la cepa británica del virus aparezca "con especial virulencia" en Euskadi, por lo que consideró difícil, en declaraciones a Radio Euskadi, hacer una previsión de futuro. Sin embargo esta comisión de expertos trabaja con todas las hipótesis sobre la mesa. Desde una evolución positiva de la pandemia en los próximos meses, a la de estancamiento, o incluso de evolución más negativa, y una cuarta que dibuja un panorama muy negro.

Mientras desde el Ejecutivo se trabaja incesantemente para contener el virus, desde la oposición se critica con dureza el trabajo realizado. Así, EH Bildu reclama al Gobierno vasco que contrate a más personal para llevar a cabo la vacunación e insta a testar a toda la población de entre 6 y 79 años, empezando por los municipios con más incidencia para poder llevar la delantera al virus.

Por su parte, el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, denuncia el "fracaso" del plan de vacunación "al primar más el calendario laboral que el auxilio a los ciudadanos". Y en su cuenta oficial de Twitter, urge un plan de vacunación "7 días 12 horas" con personal preparado.

Movilización en Gasteiz

Más presiones de los hosteleros

SOS Ostalaritza. El colectivo de hosteleros SOS Ostalaritza se concentrará hoy frente a la sede del Gobierno vasco de Gasteiz en defensa del sector y frente a las restricciones del covid-19 al considerarse uno de los colectivos más castigados por la pandemia. Los hosteleros se movilizarán a partir de las 16.00 horas para evitar así que se pueda decidir su "futuro sin contar" con ellos, según recogen en la convocatoria difundida por redes sociales. La plataforma de profesionales del sector se ha movilizado en los últimos meses por toda Euskadi para reclamar ayudas por el impacto del coronavirus y denunciar algunas de las medidas adoptadas contra el covid que limitan su actividad.

noticias de deia