Lotería de Navidad: El 14320 se agota en menos de un día

Esta combinación, que coincide con el inicio del estado de alarma, es la más demandada por los bilbainos para el sorteo de Navidad, pero desde julio ya no hay existencias

19.09.2020 | 01:23
Ormaechea es una de las administraciones de lotería de Bilbao que vendió en tiempo récord una serie del 14320.

El coronavirus está siendo el gran protagonista del año. Nadie se olvida de los meses de encierro, el sacrificio de muchos locales por abrir sus puertas, el complicado regreso a los centros educativos€ El 14 de marzo de 2020 supuso un antes y un después en nuestras vidas. Sí, es el mismo día en el que se decretó el estado de alarma en el Estado para gestionar la crisis sanitaria provocada por el covid-19, pero ha quedado tan marcado entre los habitantes que se ha convertido en el número más buscado para el Sorteo Extraordinario de Navidad. En Bilbao se agotó en julio y todavía ayer eran muchos los bilbainos que seguían preguntando por él con la esperanza de poder encontrarlo. "Nada más recibirlo lo vendimos. No duró ni un día", cuenta como anécdota el gerente de Lotería Ormaechea, Sergio Etxebarria.

Solo dos de los despachos más famosos de Bilbao, Ormaechea y Azcarreta, recibieron este número, aunque también llegó al Centro Comercial Artea. Los diez primeros boletos que recibieron cada uno los vendieron en tiempo récord y, si toca, parte del premio se quedará el Bilbao y otra irá a parar a diferentes puntos del Estado. "Recibimos muchas llamadas preguntando por el 14320 y como sabían que lo teníamos vinieron a por él. La gente traduce una fecha a números de loterías y busca desgracias para que la buena suerte intente compensar esa mala racha, como ha ocurrido en esta ocasión", relata el gerente de la administración ubicada en la calle Urquijo. La esperanza es lo último que se pierde, por eso, el servicio sanitario ha demandado más que otros años los boletos para esta Navidad porque "confían en la suerte". "Clínicas, hospitales€ ya nos han reservado lotería. Esperan un pellizco por los momentos tan críticos que están viviendo con esta pandemia", prosigue Etxebarria.

Cinco décimos del número 14320. Foto: Oskar González

Con el objetivo de superar la complicada situación sanitaria que nos lleva acompañando desde marzo, y con la mirada puesta en ese Sorteo Extraordinario de Navidad, los despachos de la villa se llenan de ilusión y esperan repartir una lluvia de millones, aunque no sea con el tan buscado 14320. "Ojalá todos se llevasen un trocito de suerte", apostilla Asun, encargada de la tradicional administración Azcarreta. Lo cierto es que los números acabados en cero nunca han sido muy reclamados por la sociedad. Sin embargo, Juan Ortega Ezeiza, de la administración La Fuente de los Sueños, ubicada en la calle Bidebarrieta del Casco Viejo, y que ya ha repartido varios premios con números bajos, el pasado año con el 00750, opina que "la gente ya sabe que cualquier número puede tocar".

Aunque el 14320 cueste encontrarlo, cualquier décimo acabado en 20 es una buena opción. No obstante, el despacho de lotería más antiguo de Bilbao, La Cruz, que nada más cerrar la persiana coincidiendo con el estado alarma dieron un segundo premio, confiesa que recibe varias llamadas telefónicas de diferentes puntos del Estado para preguntar por el 19919. Un número peculiar, pero la responsable de la administración, María Jesús Delamano, argumenta que es "porque el coronavirus comenzó a tener presencia en esa fecha". "Aquí empezó en marzo, pero en China fue en septiembre, así que nos lo están pidiendo mucho", dice.

Las ventas DE LOTERÍA caen un 40%

Estos meses de verano, comparados con el año anterior, las ventas han caído cerca de un 40%, tal y como confirman Etxebarria y Ortega Ezeiza. "Los turistas nos compraban mucho. Si había una excursión programada compraban un boleto y si entraba uno entraba todo el grupo. Eran meses muy movidos", destaca Ortega. Por su parte, Etxebarria cree en el cambio de tendencia, pero apunta que Aste Nagusia siempre había sido una fecha importante en su calendario. "Sin fiestas hemos tenido bajadas muy importantes y es algo que no recuperaremos. Este año la lotería no ha sido un souvernir. La gente del teatro y hoteles venían a por un décimo. Lo único que hemos tenido han sido visitantes locales, pero ahora parece que las ventas empiezan a remontar", apunta.

Por otro lado, son muchos los que están adelantando sus compras por miedo a posibles aglomeraciones, pero la compra on line continúa siendo una buena opción. Sin ir más lejos, en el caso concreto de la administración de Bidebarrieta, han duplicado sus ventas on line con respecto al año anterior. "Con motivo del coronavirus la gente ha comprado más lotería por Internet. Además, pueden ver los números que tenemos disponibles y adquirirlos sin problema", expone Ortega. Y es que, gracias a su espíritu innovador, los clientes pueden conocer al momento la existencia real del boleto que desean gracias a Matilde, una operadora virtual que nació de un proyecto desarrollado hace cuatro años. "Seguiremos trabajando mucho en cuanto al tema tecnológico se refiere porque hay que adaptarse a los cambios que nos vienen", expone Ortega. Internet ha abierto un nuevo mundo de posibilidades, incluso en el de la lotería. De cualquiera de las maneras, por ventanilla u on line, el 22 de diciembre saldrá el gordo que formará parte de este año tan atípico.

Al detalle

Pérdidas

Un 40%. Debido a la crisis sanitaria, las administraciones de loterías de la ciudad han sufrido una caída de un 40% en sus ventas con respecto al año anterior. La escasez de turistas y la no celebración de Aste Nagusia ha provocado que se vendan menos boletos por ventanilla.

19919

En La Cruz. Además del 14320, otro de los números más demandados es el 19919. El despacho más antiguo de Bilbao recibe múltiples llamadas preguntando por esta combinación que según su gerente, hace referencia al inicio del coronavirus.

'On line'

se duplican las ventas. Las compras 'on line' de décimos de lotería para el Sorteo Extraordinario de Navidad se han duplicado. Este caso lo corrobora Juan Ortega Ezeiza, de La Fuente de los Sueños, que apuesta por la innovación tecnológica.