La NASA pasa por Elgoibar en dirección a Marte

02.08.2020 | 09:30
El CEO de AVS, Miguel Ángel Carrera, con una de las piezas diseñadas para el robot que viajará a Marte.

La empresa elgoibartarra AVS ha desarrollado dos de los instrumentos que utilizará el robot 'Perseverance', que despegó de cabo cañaveral el pasado jueves, y es el encargado de buscar signos de vida pasada en el planeta rojo

El pasado jueves un trozo de Elgoibar emprendió viaje a Marte. O más bien, dos. La NASA lanzó un nuevo robot al planeta rojo con la misión de buscar vida y la empresa elgoibartarra Added Value Solutions (AVS) ha diseñado dos de los instrumentos con los que explorará su superficie. "Ha sido un cambio radical para nosotros. Decir en Estados Unidos que has trabajado para la NASA te abre muchas puertas", cuenta el CEO de la compañía, Miguel Ángel Carrera, sobre un proyecto que arrancó hace seis años y que esperan culminar en febrero de 2021 en Cabo Cañaveral con el amartizaje de la máquina.

El covid-19 impidió que los artífices de AVS estuvieran en Florida esta semana. No obstante, ya tienen la fecha del 18 de febrero del próximo año marcada en sus agendas. Si todo transcurre según lo previsto, ese día el vehículo de exploración espacial, un rover llamado Perseverance y los dos instrumentos desarrollados por la empresa guipuzcoana pisarán suelo marciano. "Y, como nuestro trabajo es tan visual, veremos si todo lo que hemos hecho estos años ha funcionado. Como el sensor no se despliegue o no se disparen las fotos, podremos dar por finalizada nuestra participación con la NASA", cuenta con desenfadado humor Carrera.

Pero antes de llegar a ese 18 de febrero, ¿cómo una empresa de Elgoibar forma parte de una misión de la agencia espacial estadounidense destinada a dar con restos de vida en Marte? "Es un proyecto que empezó hace unos seis años", contesta el máximo responsable de la compañía. Por aquel entonces, la NASA trabajaba en un nuevo modelo del mismo robot que ya había desplegado en el planeta, pero para el que quería mejorar dos instrumentos con los que no había quedado muy satisfecho: unos sensores de viento y la calibración de la cámara encargada de la búsqueda de compuestos orgánicos relacionados con la vida.

AVS hizo su propuesta de diseño, "primero con dibujos, luego con prototipos y, finalmente, con pruebas de vuelo", y la NASA les seleccionó entre grandes empresas repartidas por el mundo. "No fue fácil, porque teníamos que adaptarnos al mismo diseño y volumen del robot anterior", indica Carrera.

El Perseverance tendrá la misión de recolectar y almacenar muestras de polvo y núcleo de roca marciana para analizarlas en profundidad y descubrir así posible vida pasada en su superficie. Para ello, el robot hará uso de los dos elementos made in Elgoibar: por un lado, los sensores del instrumento MEDA (Mars Environmental Dynamics Analyzer) que medirán la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la humedad relativa, la temperatura ambiente y la radiación solar, y, por otro lado, la conocida como SuperCam, que examinará roca y suelos mediante una cámara, láser y espectómetros desde una distancia de más de siete metros.

Si no sufre ningún tipo de imprevisto, el robot comenzará su labor en febrero del próximo año tras desprenderse del cohete Atlas V-541, uno de los mayores que realiza vuelos interplanetarios. Misiones posteriores enviarán naves espaciales para recolectar las muestras y traerlas a la Tierra.

Un MERCADO CERRADO

Seis años de insistir

"Hemos normalizado trabajar con la NASA"

Desde su fundación en 2006, AVS trabaja en proyectos ligados a la industria de la ciencia y el espacio, participando en misiones de exploración y control en la órbita terrestre y diferentes trabajos relacionados con las telecomunicaciones. Pero colaborar con la NASA es otro nivel. "Ha sido un cambio radical para nosotros por la relevancia que tiene. Decir en Estados Unidos que has trabajado con la NASA te abre muchas puertas, además de estar bien posicionado para seguir trabajando junto a ellos", cuenta Carrera, quien asegura que, por extraño que pueda parecer, han llegado "a normalizar" estar en contacto con la agencia espacial estadounidense: "Han pasado seis años desde la primera colaboración y ya nos hemos acostumbrado, pero no deja de ser algo muy potente".

Gracias a este trabajo, los futuros proyectos de la empresa elgoibartarra se amontonan delante de su puerta. Casi una anomalía "en un mercado muy garantista y cerrado" en el que la competencia es feroz. "Las empresas que se dedican a esto son grandes, de 2.000 y 3.000 empleados, y están diseminadas por todo el mundo, por lo que cuesta mucho avanzar", explica el CEO de AVS. De eso saben mucho, ya que sus primeros años fueron "de proponer y proponer" hasta que en 2014 consiguieron llamar la atención de la NASA.

Así, poco a poco, han conseguido pasar de Elgoibar a Cabo Cañaveral y hacer que Euskadi aporte un pequeño granito de arena a una misión propia de una cinta de ciencia ficción.

la misión

M2020. La misión que llevará a cabo el Perseverance será la de buscar signos de vida pasada en Marte y caracterizar el clima y la geología del planeta.

Llegada. El aterrizaje del robot está previsto para el 18 de febrero de 2021.

la empresa

AVS. La compañía elgoibartarra trabaja en proyectos ligados a la industria de la ciencia y el espacio como misiones de exploración y control en la órbita terrestre y trabajos de telecomunicaciones.