La fase 2 dará más oxígeno al comercio, pero no habrá movilidad entre territorios

Sanidad ve con buenos ojos la evolución y la capacidad vasca y podría aprobar el paso de Euskadi a ese nuevo estado

20.05.2020 | 00:21
Mascarillas y, sobre todo, higiene de las manos son la columna vertebral de la prevención contra el virus causante del covid-19. Foto: Oskar M. Bernal

Bilbao – No será la única propuesta para saltar a la fase 2 sobre la que el Ministerio de Sanidad tendrá que decidir en los próximos días. Sin embargo, la proposición que el gabinete de Urkullu trasladó a Moncloa para el conjunto de la Comunidad Autónoma Vasca se ajustaría a las pautas establecidas en ese protocolo de desescalada. El contenido de la misma será compartido entre ambas instituciones y analizados sus pros y sus contras. Aunque, por si acaso, el Ejecutivo vasco ya avisa de que, en el caso de que efectivamente Euskadi pueda acceder a esa nueva etapa, los movimientos de personas entre territorios históricos no podrán ser por motivos de ocio o deporte, por ejemplo.

Una vez más, la prevención será la marca de la casa a fin de evitar desmanes. En todo caso, la intención es que a partir de la próxima semana se puedan abrir nuevos espacios y, de algún modo, la ciudadanía pueda recuperar hábitos y costumbres cotidianas que habían sido arrastradas por esta pandemia a un estado de amnesia colectiva. Por ejemplo, se habla ya de que bares y restaurantes puedan servir en el interior del local y hacerlo con hasta el 50% del aforo. Una medida que también se quiere aplicar a txokos y a las actividades culturales y de ocio, siempre y cuando sea posible mantener la distancia de seguridad entre las personas usuarias de cines o museos.

Estos y otros detalles fueron anunciados ayer por las consejeras de Salud y de Desarrollo Económico y Competitividad, Nekane Murga y Arantxa Tapia, respectivamente. Ambas desgranaron algunas de las medidas que el Gobierno vasco negocia de tú a tú con el español a fin de poder entrar en la fase 2. De momento se ignora cuál sería la propuesta genérica de Moncloa, ya que solo se conoce lo planteado para islas como La Graciosa, Gomera o El Hierro, que ya están en ese nuevo periodo de adaptación. No obstante, tal y como valoraron desde el Gobierno vasco, "nuestra propuesta queda dentro de la generalidad aunque hay alguna pequeña diferencia que tenemos que ir trabajando".

Y pequeña tiene que ser porque ayer mismo el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias del Ministerio de Sanidad daba casi ya por hecho que Euskadi avanzará el próximo lunes hasta la casilla de inicio de esa fase 2. En concreto, Fernando Simón manifestó en su comparecencia vespertina que "si el País Vasco continúa así, el lunes pasará a la fase 2". Un mensaje para la esperanza que, entre líneas, reconoce las capacidades estratégicas del sistema sanitario vasco, valora la hoja de ruta diseñada para el control de nuevos positivos y que, además, a fecha de hoy la situación epidemiológica está encauzada.

En cualquier caso, habrá que esperar a los encuentros entre los equipos técnicos de ambas administraciones para saber si finalmente puede subir de escalón. De momento, uno de los puntos a debate era el relativo al uso de mascarillas. España se muestra partidaria de generalizar su uso y la propuesta vasca es que se haga en todos los espacios cerrados donde no se puedan mantener los dos metros de seguridad, como comercios y centros comerciales. Y en relación a la movilidad, la consejera Tapia manifestó que el documento trasladado al Ministerio de Sanidad recoge la propuesta de que se mantenga como hasta ahora; es decir, "libre" dentro del Territorio Histórico aunque se sugiere que se abra la posibilidad de circulación entre territorios aunque solo por razones socieconómicas (ir al médico o a trabajar) no por ocio, deporte o cultura, supuestos que se dejarían para "una siguiente fase".

"La movilidad no se pide que sea libre en toda la comunidad sino en cada uno de los territorios históricos en los que cada ciudadano reside", insistió antes de precisar que "el movimiento libre no significa sin responsabilidad", sino que es necesario "seguir siendo responsables porque esto no ha acabado y hay que continuar siendo muy rigurosos en el cumplimiento de las recomendaciones". En este sentido, la consejera Murga reiteró que "esto no ha acabado" y, por ello, "no se debe bajar la guardia". La movilidad no supone "carta blanca" para efectuarla "de cualquier modo". Asimismo, esta mayor movilidad debe ir acompañada de "mayor uso de mascarillas", por lo que instó a la ciudadanía a cumplir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias "con máximo rigor y compromiso individual y colectivo".

Decreto. En el caso de la reuniones familiares en domicilios o locales privados, el Gobierno vasco pide a su homólogo español una norma que "aclare perfectamente cómo se puede realizar y de cuántas personas pueden ser esas reuniones". A juicio de Tapia, "no queda claro, ni dentro de la orden del 9 de mayo ni en la de la semana pasada" porque en la primera hace referencia a diez personas y en la segunda a quince y en relación a la "libre circulación, queda un poco a la interpretación jurídica. Lo que solicitamos es que se aclare jurídicamente que efectivamente esos grupos pueden ser para libre circulación y para permanencia en determinados ámbitos privados".

¿Y las reuniones familiares?

Aclaraciones

La propuesta

Cultura y ocio. En espacios cerrados, aforos al 50%: museos, centros culturales, teatros, cines, etc. En espacios abiertos, aforo máximo de 500 personas, con el público sentado y garantizando siempre las distancias y el resto de medidas de seguridad. Aforos al 50% en hostelería (España recomienda el 40%) y restauración en el interior, y en terrazas con garantía de distancia de dos metros entre mesas o agrupación de mesas. Servicio siempre, sentados. Nada de barra.

Educación. Apertura a partir del lunes 25 de actividad educativa presencial para alumnado de Cuarto de ESO; Primero y Segundo de Bachillerato y de Primero y Segundo de Formación Profesional.

Residencias. Permitir visitas a personas residenciadas en centros socio-sanitarios. Recomendación de garantizar al menos una visita por persona y día, pero valorando la situación, priorizando las necesidades de cada persona y la seguridad de los residentes.

Selectividad y OPE. Recintos feriales y similares (BEC y Ficoba, por ejemplo) abiertos para la realización de exámenes y pruebas de acceso con distanciamiento social.

Euskaltegis, EOI... Posibilidad de volver a la actividad con aforo limitado en aulas, distanciamiento social y medidas higiene.