Cuarentena con Miren González Mendialdua

"Estoy ordenando armarios y he encontrado ropa de la que ni me acordaba"

30.03.2020 | 00:35
Miren González Mendialdua

La experta en moda, Miren González Mendialdua ha sacado la máquina de coser y aprovecha el confinamiento para confeccionar un vestido para su nieta

Intenta tener la mente ocupada y evitar los atracones de comida que luego le hacen sentirse fatal. "Sentí tal ansiedad que me zampé tableta y media de chocolate. Luego me arrepentí", confiesa la blogger de moda bilbaina. Para superar esta situación excepcional Miren recomienda aprovechar el rato, querernos un poco más y arreglarnos todos los días: "No podemos estar todo el día en pijama", lanza.

Lo intento hacer.

—¿Qué?

Arreglarme todos los días, pero...

—Ya sabemos que las circunstancias no son las mejores, pero debemos relativizar y hay que intentar vernos bien, para sentirnos mejor. Todos los días me arreglo para estar cómoda.

Lo importante es tener salud.

—Sin duda, que no te quepa la menor duda. Yo apenas estoy saliendo. Una de mis hijas se está encargando de hacer las compras y traerme a casa lo que necesito. Soy asmática y me da mucho miedo.

¿Lo lleva bien?

—Yo en casa no me aburro, me encanta salir, ¿eh? ponerme tacones, prepararme... Ahora toca estar sin salir y tenemos que acatarlo para frenar entre todos a este virus.

¿Lo que más echa de menos?

—Ver a mis amigos, tomarme un café en una terraza. Yo me conformo con muy poco. La vida me ha dado muchos golpes y siempre aprendes de esas situaciones.

Esperemos que esto nos sirva para aprender también.

—Estoy segura que sí. Cuando estamos bien no necesitas a nadie, pero cuando llegan los malos momentos sabes quién está ahí y quién no.

Sirve para hacer limpieza.

—Limpieza de gente. No de amigos, porque los amigos, los de verdad están siempre ahí, en lo malo y en lo bueno.

Se marca rutinas, ¿no?

—Sí, para tener ocupada la mente y no comer como una posesa. Para matar la ansiedad estoy comiendo pipas.

Me rechiflan.

—Y a mí, pero luego aparecen cáscaras a cuatro kilómetros a la redonda. ¡Es un horror!

Pues luego a limpiar que no será por tiempo...

—Ja, ja, ya te digo. Por las mañanas me levanto y limpio la casa. Así paso la mañana.

¿Tiene los armarios ordenados?

—Todavía me queda, pero he encontrado ropa que ni sabía que tenía. He recuperado un montón de prendas y además hago ganchillo.

Piense en los modelos que va a lucir cuando podamos salir de casa.

—Ese día va a ser leche. Pero es mejor pensar en superar esto cada día, sin agobiarnos.

Hay que ser fuertes.

—Mucho, pero hay que intentar ocupar el tiempo para estar lo mejor posible. Por salud mental. Esto es para largo.

¿Marcamos un hito?

—Venga.

Así nos animamos.

—El 28 de junio es mi cumpleaños y voy hacer una megafiesta, al aire libre. Aunque cada uno tenga que llevar una tortilla.

Me lo apunto. El día del orgullo gay.

— Eso es. Como me suele decir Joseba Solozabal: Tú siempre has sido muy mariquita.

"Esta situación va a servir para hacer limpieza de gente, no de amigos, porque ellos están siempre ahí"

"Para matar la ansiedad como pipas, pero luego aparecen cáscaras a cuatro kilómetros a la redonda"