ONG donostiarra

Miembros de Zaporeak, atacados en Lesbos tras repartir comida

Un grupo de "fascistas" que se manifestaba cerca destrozó los vehículos de la comitiva solidaria

02.03.2020 | 14:42
Cristal destrozado de uno de los coches de los voluntarios de Zaporeak, tras el ataque.

El grupo de voluntarios de la ONG donostiarra Zaporeak, que reparte comidas en el campamento de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, fue atacado ayer por un grupo de "fascistas" que se estaban manifestando cerca de la ciudad portuaria de Militina, según relataron. Además, causaron daños en la furgoneta y coches en los que se trasladaban.

En el grupo de voluntarios agredidos de Zaporeak se encontraban su presidente Peio García Amiano, así como su hermano Zazpi García Amiano, Iñaki Alkiza, Javier Ruiz Redín y la periodista donostiarra Estrella Vallejo, además de otros colaboradores.

Los voluntarios de la ONG, que entregan cada día unas 2.000 raciones de alimentos cocinados cerca de campamento, volvían en los vehículos de llevar a cabo el reparto de comida de ayer. Tras ser asaltados, recibieron puñetazos, golpes, zarandeos, según explicaron, y pasaron "mucho miedo", tal y como reconocieron tras la desagradable experiencia. A pesar del mal trago, no resultaron heridos y anoche se encontraban a salvo, aunque estaban muy afectados psicológicamente.

Los que viajaban en el interior de los vehículos, algunos de ellos refugiados, vivieron, además, un "episodio de odio y venganza", según explicaron desde Zaporeak, una entidad que recalcó que "como proyecto y ONG no tiene nada que ver con el conflicto y la situación que están viviendo las personas refugiadas ni las locales" .

Los vehículos, por su parte, sufrieron abolladuras y cristales rotos y quedaron destrozados, según relataron los integrantes de la comitiva, aún con el susto en el cuerpo.

Tras el episodio, el grupo acudió a denunciar el ataque a la policía. Además, según señalaron miembros de Zaporeak, "el reparto de comida queda comprometido en estos momentos".

La ONG nacida en Donostia en el año 2016 lleva desde entonces tratando de alimentar a los refugiados de los campamentos de las islas griegas. En el de Moria hay ahora unas 20.000 personas, 8.000 de ellas menores.

noticias de deia