Pacto Social Vasco para la Migración

Euskadi se compromete a responder “positivamente” a los retos migratorios

Agentes sociales e instituciones acuerdan un marco de acogida e integración frente a mensajes populistas y xenófobos

17.12.2019 | 18:59
Acto de presentación del Pacto Social Vasco para la Migración celebrado en Lehendakaritza.

Agentes sociales e instituciones acuerdan un marco de acogida e integración frente a mensajes xenófobos

GASTEIZ. El lehendakari, Iñigo Urkullu, presentó ayer el Pacto Social Vasco para la Migración que, apoyado por organizaciones sociales e instituciones vascas, busca la unión ante "cualquier pretensión de obtener una ventaja política" mediante la utilización de mensajes xenófobos, populistas y demagógicos y acuerda un marco de acogida e integración para responder "positivamente" a los retos migratorios.

El acto de presentación, celebrado en la sede de Lehendakaritza en Gasteiz, fue presidido por el lehendakari y la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y apoyados por las instituciones vascas y la mayoría de organizaciones sociales que actúan en relación con los fenómenos migratorios.

Urkullu destacó que este pacto se trata de una imagen de "consenso y unidad de gran trascendencia y significado" en un contexto como el actual, "marcado por la emergencia de mensajes xenófobos, populistas y demagógicos en relación con la inmigración".

"Hasta el momento, Euskadi ha respondido de forma unida y solidaria ante el reto migratorio. Sin embargo, no estamos libres de la amenaza de un populismo xenófobo que tiene la ambición de estructurarse y expandirse a lomos de la demagogia", señaló.

En este sentido, lamentó que "proliferan" los discursos que presentan al inmigrante como una "amenaza", afirmaciones que suponen "una falsedad cargada de racismo y populismo para extraer rendimiento partidista de la agitación del miedo". "Consecuencia de ello es que los ideales y valores europeos experimentan un inesperado cuestionamiento", indicó.

El lehendakari subrayó que este pacto "nos une ante cualquier pretensión de obtener una ventaja política mediante la utilización de mensajes xenófobos", ya que el pacto "compromete a mantener una unidad social, institucional y política que haga efectivo el peso de la mayoría democrática".

Asimismo, Urkullu destacó que este pacto plantea "las condiciones universales de dignidad básica que nos gustaría recibir si fuéramos personas migrantes" y plantea ofrecer esas condiciones "a quienes lo necesitan", ya que "solo en la medida en que seamos capaces de ofrecer lo que humanamente es necesario, recibiremos de las personas migrantes su compromiso de inclusión".

"¿Qué desearíamos recibir si nos encontráramos en la piel de una persona migrante forzosa o por necesidad, una persona refugiada o en situación de vulnerabilidad? Esta pregunta define el lugar en el que este pacto nos invita a situarnos: ofrecer lo que desearíamos recibir", explicó. Según indicó, "no se trata de un enfoque egoísta sino de dignidad y universalidad" y destacó que "cualquier persona en el mundo puede verse obligada a la migración". "Les ocurrió a muchas y muchos de nuestros antecesores, nos puede ocurrir hoy o les puede ocurrir a nuestros hijos e hijas". "En materia de migración, hablamos de solidaridad y de cumplir con los derechos humanos", subrayó.

EUSKADI NECESITA A LA INMIGRACIÓN

Por otra parte, el lehendakari indicó que se trata también de responder a una "necesidad propia", ya que "la sociedad vasca necesita la inmigración para cubrir las necesidades laborales y demográficas de presente y futuro". Urkullu recordó la propuesta del Gobierno vasco trasladada a la Unión Europea para "asumir el principio de corresponsabilidad, en términos de lealtad y colaboración" y subrayó que "en Euskadi, nuestro compromiso es continuar defendiendo y practicando la cooperación entre el conjunto de las instituciones y el tercer sector social".

"Debemos poner en común lo que nos une. El Aita Mari es un ejemplo de colaboración. Gracias a su labor, hemos logrado el pasado fin de semana una solución para las 78 personas rescatadas en aguas del Mediterráneo", indicó.

Por último, insistió en que este Pacto Social Vasco para la Migración propone "compartir una cultura de convivencia basada en la solidaridad, la corresponsabilidad, la defensa del pluralismo, los derechos humanos y la igualdad" y el rechazo a "cualquier forma de racismo o discriminación".

"Este Pacto consolida en Euskadi un discurso común y una imagen de unidad a favor del bien común. Vamos a responder juntos y positivamente a los retos migratorios. Este Pacto significa ofrecer lo que desearíamos recibir, asentar los valores de la Acogida, Protección, Promoción e Integración en la sociedad vasca", concluyó.

En el desarrollo del evento se escucharon voces de representantes sociales e institucionales vascos. Varios mensajes grabados en vídeo expresaron las opiniones de José Ángel Cuerda, Mikel Saiasola (Harresiak apurtuz), Martin Iriberri (Loiolaetxea), Jorge Perez de Heredia (Cruz Roja), Lhossayn Kouva, joven emprendedor que llegó siendo menor a Euskadi, Iñaki Williams, el alcalde de Gasteiz y presidente de Eudel Gorka Urtaran, los diputados generales de Araba, Gipuzkoa y Bizkaia, Ramiro Gonzalez, Markel Olano y Unai Rementeria. 

noticias de deia