reducir la lista de espera

Vacaciones de verano,
mejor con vacunas

El servicio del CVI de Bizkaia se refuerza con la incorporación de dos médicos y amplía su horario

09.02.2020 | 08:34
Un joven recibe una de las vacunas incluidas en el calendario de vacunación de Navarra.

El servicio del CVI de Bizkaia se refuerza con la incorporación de dos médicos y amplía su horario

DURANTE este verano el horario del Centro de Vacunación Internacional de Bizkaia (CVI) abarca de 8.00 a 15.00 horas, de lunes a viernes e incorpora a dos facultativos más, gracias a los cuales ha logrado reducir su lista de espera de 35 a quince días en pleno periodo estival. Sin embargo, el subdelegado del Gobierno en Bizkaia, Vicente Reyes, insiste encarecidamente en la importancia de reservar la cita con la antelación suficiente, "ya que en los meses de verano prácticamente todos los centros de vacunación se encuentran saturados". La recomendación desde el centro de vacunación es acudir a la cita entre cuatro y seis semanas antes del viaje.

Hasta mayo, el centro atendió a 4.156 futuros viajeros, un 10% más que en los cinco primeros meses de 2018. Una de las principales causas de este crecimiento de pacientes, según asegura Reyes, es la mayor concienciación del viajero sobre los riesgos sanitarios a los que se expone en destinos exóticos o tropicales.

Los lugares más visitados entre quienes acuden al CVI de Bizkaia son Kenia y Tanzania, África; Tailandia, en Asia, y Colombia, en América. Como consecuencia, la vacuna más administrada es la de la fiebre amarilla, de la que fueron aplicadas 773 dosis en los dos últimos meses, por delante de la preparación para la meningitis tetravalente, de la que fueron administradas 119.

Coral Cordero, responsable de Sanidad Exterior, afirma que "en los últimos años se ha producido un importante incremento en el número de personas que viajan a países exóticos o tropicales, lo que provoca que sean cada vez más las que están en contacto con patógenos diferentes a los de su entorno habitual". Aunque la vacunación no es obligatoria en la mayoría de los casos, es desaconsejable viajar sin recibir las vacunas necesarias.

Las más recomendadas en un viaje con destino a Kenia o Tanzania, por ejemplo, son las de la fiebre amarilla -administrada en prácticamente todos los casos junto a la de la meningitis meningocócica y la poliomielitis-, hepatitis A y B, fiebre tifoidea y tétanos-difteria-tosferina. La triple vírica también es habitual, recomendada en el caso de un viaje a Colombia, por ejemplo, para el que también se aconseja la vacuna antitetánica. Entre las administradas más habituales, se encuentran, además, las vacunas contra el cólera, la rabia o la encefalitis.

Prevención y protección Las personas que tengan planificado un viaje a cualquier destino considerado exótico, deben "informarse sobre los riesgos sanitarios específicos asociados y la manera en la que pueden protegerse", recuerdan desde el CVI. La atención al viajero es integral en este tipo de centros, en los que también ofrecen consejos sanitarios sobre medidas preventivas sencillas a seguir en estos viajes que obligan a cambiar hábitos importantes, como evitar el consumo de agua no embotellada, los alimentos crudos o semicrudos -para prevenir especialmente las alteraciones digestivas- o el uso correcto del repelente frente a insectos, pues las picaduras de los mosquitos son la principal fuente de enfermedades como la malaria o la fiebre amarilla. A las advertencias sobre los alimentos y el agua se le suman las de protección contra animales o posibles enfermedades de transmisión sexual.

Las consultas son personales y presenciales, ya que para la aplicación de vacunas el equipo médico tiene en cuenta tanto factores personales -edad, sexo, historia clínica o estado vacunal-, como elementos asociados al viaje: país, duración, época? Los interesados pueden solicitar una cita previa en el CVI a través de la web, la vía más recomendada para hacerlo en cuanto se tengan planificadas las fechas y el itinerario del viaje, sobre todo si se realiza en periodo estival. En el teléfono de atención facilitado por el propio centro, situado en la Gran Vía de Bilbao, se ofrece al viajero la información necesaria según el destino al que se dirija.

Los colectivos más expuestos a los riesgos son los ancianos y los niños, muy vulnerables a ciertas enfermedades, que deben tener especial cuidado con la deshidratación, las insolaciones y los golpes de calor.

Frente a los niveles de vacunación a la baja que se registran en algunos países europeos, ligados a un creciente sentimiento de desconfianza hacia las vacunas, en el CVI de Bizkaia son positivos. "De manera general no observamos desconfianza o reticencia por parte de los viajeros; el motivo por el que acuden voluntariamente al centro es para informarse sobre los riesgos sanitarios asociados a su viaje", afirma Cordero, que destaca la responsabilidad general de quienes viajan a ciertos destinos.

También desde el centro lanzan otra advertencia a los viajeros, que en su mayoría visitan los destinos citados por razones de ocio y turismo, de la importancia de recibir, no solo la vacuna recomendada y adecuada en cada caso, sino la quimioprofilaxis, como la del paludismo o la malaria, las dos más habituales.

Planificación Entre otras recomendaciones se aconseja inscribirse en el registro de viajeros del Ministerio de Exteriores y viajar con el certificado internacional de vacunación, documento necesario para la entrada en ciertos países que sufren brotes de virus o epidemias. La mayoría de las vacunas administradas son efectivas de por vida, por lo que no es necesario volver a vacunarse en caso de emprender otro viaje a cualquier destino que requiera esta prevención.

La previsión, que comienza con una visita al médico de cabecera antes del viaje, continúa con la responsabilidad del viajero durante su periodo de vacaciones y termina con una nueva visita al médico al regreso si padece algún tipo de síntoma que, en el caso de enfermedades tropicales, no suele manifestarse de forma inmediata.