detenidas cindo personas

Desmantelada una peligrosa banda que se llevó dos cajeros de dos hospitales de Gipuzkoa

El grupo, integrado por ciudadanos albaneses y kosovares, tenía fijada su residencia en Madrid

09.02.2020 | 03:44
Un coche de la Ertzaintza entra en el garaje del juzgado donde ayer comenzó el juicio.Foto: Oskar M. Bernal

Actuaron en dos hospitales de Hondarribia y Zumarraga y un centro comercial de Irun

DONOSTIA.  La Ertzaintza y la Guardia Civil han desmantelado una "peligrosa"  organización criminal tras llevarse dos cajeros en dos hospitales de  Irun y Zumarraga e intentar robar otro en un centro  comercial irundarra.

A los detenidos, que ya han ingresado en prisión, se les imputan  los delitos de organización criminal, robo con fuerza en domicilios  habitados, robo con fuerza en las cosas, robo de vehículo, falsedad  documental y delitos contra la seguridad del tráfico.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el grupo,  integrado por ciudadanos albaneses y kosovares, tenía fijada su  residencia en Madrid y cuenta con "un amplio historial delictivo". En  este sentido, en Euskadi se les atribuye el robo por extracción  violenta de tres cajeros automáticos en dos hospitales y un centro  comercial de Gipuzkoa.

Al parecer los delincuentes de este grupo alquilaban viviendas o  utilizaban pisos patera durante el periodo que duraba su campaña  delictiva fuera de la capital de España, y "eran especialistas en  perpetrar robos por procedimiento de butrón, reventar cajeros  automáticos y robar viviendas unifamiliares de alto nivel  adquisitivo".

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Unidad Orgánica de  Policía Judicial de las Comandancias de A Coruña y Madrid y agentes  del Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza de Gipuzkoa,  han logrado desmantelar la semana pasada esta organización criminal.

Según ha explicado la Ertzaintza, cuando realizaban sus campañas,  lo primero que hacían era buscar viviendas de alquiler, o incluso  alquilar habitaciones donde vivían otros compatriotas, evitando así  tener que documentar la estancia, permitiéndoles además, realizar  estudios de las zonas donde cometerían a posteriori sus hechos  delictivos.

El grupo era experto en el asalto a naves industriales por el  procedimiento del butrón, pero también se les imputan hechos  delictivos en viviendas unifamiliares, situadas en municipios  coruñeses de alto  nivel adquisitivo, y en el asalto de cajeros  automáticos.

Fue precisamente esa tipología delictiva la que permitió poner en  contacto a los agentes de la Ertzaintza con los agentes de la Guardia  Civil, ya que los primeros se encontraban investigando varios robos  de cajeros automáticos en centros hospitalarios y comerciales, a lo  largo del mes de febrero, en Gipuzkoa en el marco del operativo  'Loreak'.

El grupo actuó en dos hospitales de Hondarribia y Zumárraga y un  centro comercial de Irún. Los asaltantes se llevaron, por extracción  violenta, sendos cajeros en los dos primeros lugares, pero no lo  consiguieron en el caso de Irún gracias a la intervención de  patrullas de la Ertzaintza, que pusieron en fuga a los ladrones.

Los dos cajeros extraídos por la fuerza fueron luego reventados en  pistas forestales para hacerse con el dinero de su interior. La pista  inicial que permitió a la Ertzaintza relacionarse su investigación  con los casos de Galicia y Madrid fue un todoterreno sustraído en  tierras gallegas y detectado en uno de los robos en de Gipuzkoa.

Tras la investigación correspondiente los agentes han podido  constatar que el grupo sustraía los vehículos en poblaciones  madrileñas, trasladándose hasta el lugar de destino usando placas de  matrícula falsificadas. Estos vehículos eran utilizados durante el  tiempo que duraba la campaña, dejándolos después abandonados.

REGISTROS

En los registros efectuados la semana pasada en los barrios de  Usera, Villaverde y Carabanchel alto, se intervino una elevada  cantidad de dinero en efectivo, herramientas utilizadas para la  perpetración de los robos, joyas, relojes y ropa de primeras marcas,  además de documentación donde se recogen los estudios de los lugares  donde se perpetraron los hechos delictivos. En esas detenciones y  registros estuvieron presentes agentes policiales del SICTG de la  Ertzaintza.

Los detenidos son cinco varones, con edades comprendidas entre los  24 y los 41 años, cuentan con numerosos antecedentes e incluso tienen  orden de expulsión de nuestro país, portando todos ellos en el  momento de la detención identidades falsas.

noticias de deia