condena por abuso sexual, no agresión

Hoy se cumple un año de la polémica sentencia de 'La Manada'

09.02.2020 | 01:33
Manifestación en protesta por la puesta en libertad bajo fianza de los cinco miembros de la Manada.
Hoy se cumple un año de la sentencia de 'La Manada'

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra no apreció ni  violencia ni intimidación en los hechos

MADRID.  La  Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra no apreció ni  violencia ni intimidación en los hechos que tuvieron lugar en los  Sanfermines de 2016, cuando una joven madrileña de 18 años denunció  haber sufrido una violación múltiple.

Esta decisión judicial fue cuestionada tanto en del ámbito  judicial como en la esfera política y especialmente entre los  colectivos y asociaciones feministas, que convocaron movilizaciones  espontáneas en toda España, al grito del ya famoso 'No es no' y 'yo  sí te creo'. Asimismo, a raíz de la sentencia, se puso encima de la  mesa una posible reforma del Código Penal para cambiar la  tipificación de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual.

Su revisión, impulsada por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy,  fue encomendada a un grupo de expertos que propuso suprimir el  "abuso" para considerar todo "agresión", una postura que el Ejecutivo  socialista de Pedro Sánchez siempre ha defendido, aunque finalmente  no ha aprobado y, ante la convocatoria electoral del 28 de abril, se  ha quedado en el aire.

POLÉMICO VOTO PARTICULAR

Los cinco miembros de La Manada --denominados así por un grupo de  Whatssap que compartían-- fueron condenados el 26 de abril de 2018 a  nueve años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales con  prevalimiento, con el voto particular de uno de los magistrados, que  pedía su absolución. Se trata del juez Ricardo González, quien señaló  que la joven y el grupo de hombres practicaron "actos sexuales en un  ambiente de jolgorio y regocijo".

Su argumentos fueron entonces muy cuestionados e incluso la  Asociación de Mujeres Juristas Themis presentó una denuncia ante la  Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)  contra el magistrado.

Tanto el tono del voto particular como la sentencia por un delito  de abuso sexual en vez de agresión, desató la polémica entre las  feministas, que tacharon la sentencia de "indignante" y "retrógrada".  "No es abuso, es violación", reivindicaron en las redes sociales.

De hecho, aquella jornada se convocaron de manera espontánea  numerosas concentraciones y manifestaciones de mujeres en toda España  en señal de protesta contra "la justicia patriarcal" contra esta  decisión judicial.

Aquellas movilizaciones, convocadas por varios colectivos y  asociaciones feministas, fueron las primeras en las que se escuchó el  'No es No' y 'yo sí te creo', lemas que posteriormente han resonado  en otras manifestaciones convocadas en señal de rechazo a La Manada  e, incluso, se ha podido escuchar reiteradamente, también en la  multitudinaria manifestación del 8M, Día de la Mujer Trabajadora y de  la huelga feminista.

REVISIÓN DE LOS DELITOS SEXUALES 

La polémica surgida fue tal que el Gobierno de Mariano Rajoy,  entonces al frente de la Moncloa, anunció su intención de revisar la  tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal, a petición  del entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien se lo encargó  a un grupo de expertos penalistas de la Comisión General de  Codificación.

Este órgano, no obstante, tuvo que ser reformado porque no había  ninguna mujer en él. Tras hacerlo paritario, arrancaron los trabajos,  que continuaron aun con el cambio de Gobierno al prosperar la moción  de censura contra Rajoy.

Finalmente, elaboraron una propuesta de reforma que suprimía el  "abuso", con el objetivo de que todos los delitos sexuales sean  considerados "agresión". El Gobierno de Pedro Sánchez tiene encima de  la mesa esas conclusiones desde el mes de diciembre, pero no ha  aprobado esta reforma legislativa que, y con la convocatoria  electoral del 28 de abril, queda pendiente.

La sentencia de la Audiencia de Navarra, que fue recurrida por  todas las partes, fue confirmada el pasado mes de diciembre por la  instancia superior, es decir, por el Tribunal Superior de Justicia de  Navarra (TSJN). En esta ocasión, la sentencia contó con el voto  particular de dos de los cinco magistrados, que sí apreciaban  intimidación y se mostraban partidarios de condenar a los acusados a  14 años y tres meses de prisión por un delito continuado de agresión  sexual, en vez de abuso.

Esa vez, varias feministas consultadas por Europa Press  reivindicaron "de una vez por todas" la reforma de los delitos  sexuales del Código Penal para que aquellos casos en los que no hay  violencia física pero sí una situación de superioridad que anula el  consentimiento de la víctima, se castiguen como agresión sexual y no  como abuso.

También expresaron su deseo de que el Tribunal Supremo  (TS), órgano al se puede recurrir esta sentencia, "corrija" el  criterio de la Audiencia de Navarra así como del Tribunal Superior de  Justicia Navarra.

A la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie, la Fiscalía  del alto tribunal presentó un recurso contra la sentencia emitida por  emitió el TSJN, solicitando que se condene a cada uno de los acusados  a 18 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual, así  como a 10 años de libertad vigilada y a la prohibición de acercarse a  la víctima durante 20 años.