Robles cierra filas con el CNI, se encara con Unidas Podemos y enciende al independentismo

Los socios de Sánchez exigen dimisiones al más alto nivel por el espionaje y la ministra se limita a remitirles a los tribunales

04.05.2022 | 18:22
Margarita Robles, en la Comisión de Defensa en el Congreso

Margarita Robles ha acudido a la Comisión de Defensa del Congreso para presentar la Brújula Estratégica de la Unión Europea y, ciertamente, ha acabado perdiendo el rumbo. Ante la imposibilidad de desembarazarse de las arremetidas de los socios de Pedro Sánchez por la polémica del espionaje, que tiene a la legislatura columpiándose en el alambre; la ministra ha optado este miércoles por un férreo cierre de filas con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), encararse con Unidas Podemos ante sus peticiones de dimisión, y por encender todavía más los ánimos del independentismo al comprobar cómo la responsable de Defensa ha vuelto a justificar que se pudieran realizar seguimientos en el fragor del procés. "Los que somos demócratas sabemos que los delitos los deciden los que actúan conforme a derecho", ha arrancado de inicio para subrayar que en la UE saben que en España se actúa "solo con arreglo a la legalidad", y criticando que se atribuyan responsabilidades "con especulaciones, sin pruebas e imputando autorías". Pero pronto ha salido a la palestra Pegasus, "la palabra prohibida", le ha espetado la dirigente de la CUP, Mireia Vehí, pese a recibir la reprobación del presidente de la Comisión, José Antonio Bermúdez de Castro, del PP, que ha solicitado de forma infructuosa que los portavoces se atuvieran al motivo de la comparecencia de Robles. Imposible, le han conminado, ya que lo que acontece "no es un escándalo de seguridad sino político".

La ministra no se ha movido un centímetro de su argumentario y dice estar "particularmente orgullosa de los 3.000 hombres y mujeres" que trabajan en el CNI, reivindicando el Estado español como "un país con instituciones serias y fiables" pero en el que ella misma ha denunciado ser espiada. En este amparo a los servicios secretos incluye a su directora, Paz Esteban, por "aguantar estoicamente" imputaciones que, a su juicio, "no se corresponden con la realidad". "El CNI tiene un deber de secreto y es cómodo que alguien diga que el CNI ha hecho algo", ha pronunciado la dirigente socialista, quien se ha refugiado en que serán los tribunales de justicia los que diriman las responsabilidades y, por ende, anima a acudir a ellos a todo el que piense que ha sido víctima de un delito. Obviando los ruegos de dimisión procedentes, entre otros, desde Podemos y ERC, Robles se ha jactado de ser una "servidora pública" que cree en la Justicia y la presunción de inocencia. Con ello, admite que las escuchas ilegales sin autorización judicial no son solo políticamente rechazables, sino "un delito con mayúsculas" cuya persecución corresponde a los tribunales. Ahora bien, a su entender, "aquí algunos quieren un escándalo porque les viene bien para tapar otras cuestiones".

El 'procés' como justificación

El mundo independentista le ha cercado interpelándole por sus palabras cuando se preguntó "que debe hacer un Gobierno" en trances como el proceso soberanista. Al diputado de Junts, Josep Pagès, Robles le ha recordado Robles que ella es "absolutamente respetuosa con las ideas políticas" y que a lo único que se refirió es que "el Estado de derecho ve situaciones de violencia para las personas que quizás son constitutivas de delitos". No se ha detenido ahí al evocar que hubo "barricadas" o se "cortó el aeropuerto" de El Prat. "Por suerte tenemos un marco constitucional que nos permite defenderlo todo, pero de acuerdo a la ley", ha rematado. Y se ha referido de soslayo a Carles Puigdemont: "Algunos comparecen ante la Justicia y tienen el coraje democrático de asumir el procedimiento judicial". En cambio, "otros no lo han tenido". La ministra ha aprovechado para desacreditar otra vez al laboratorio Citizen Lab, entidad que destapó el Catalangate.

Pero la diputada de Esquerra, Montse Bassa, no se ha amedrentado y ha pedido su cabeza: "En una democracia plena usted debería dimitir o ser cesada. Por legitimar el espionaje, por culpabilizar a las víctimas, por despreciar con soberbia a Citizen Lab y The New Yorker, por ser responsable por activa o por pasiva de estos espionajes". La republicana le ha contestado que lo que demuestra el espionaje es que "el Estado está en guerra fría contra Catalunya" y que "la represión se está incrementando, lo que nos reafirma en nuestra voluntad de independencia". Y ha concluido con una advertencia: "Si ustedes no son capaces de poner las urnas, lo volveremos a hacer".

El PNV ve "cobardía"

Desde los partidos vascos, el diputado del PNV, Joseba Agirretxea, ha acusado de "cobardía" a quienes se han opuesto a la creación de una comisión de investigación, incluido el PSOE. "No se puede tapar lo que ya huele muy mal, no se puede obviar y hacer como que no pasa nada cuando existe un escándalo, no mediático, sino político. Es un desastre que ha de ser solucionado, analizado, aclarado y respondido políticamente", ha zanjado el jeltzale. Por su parte, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu ha echado en falta "el ímpetu" de Robles cuando era jurista en su actuación contra las "cloacas del Estado para desmantelar el GAL, y ha denunciado que este escándalo requiere de "un dos por uno e investigarlo todo".

Refriega con Podemos

En paralelo ha llegado el enfrentamiento de la titular de Defensa con Unidas Podemos, cuyo portavoz, Pablo Echenique, ha exigido "responsabilidades políticas al máximo nivel", sea cual sea la autoría, un país extranjero o "una célula descontrolada de los servicios secretos o fuerzas de seguridad del Estado". La ministra, que ha tenido un lapsus al citar a Vox en vez de a la marca morada, no ha tardado en echarle en cara que su formación debería comportarse como socio de coalición que es en el gabinete de Sánchez, y recordándole que todo el Gobierno tiene acceso a los informes que realiza el CNI avisando de los riegos y amenazas para la seguridad y integridad territorial. A su vez, le ha señalado que existe igualmente una Comisión de Inteligencia, de la que forma parte la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. "Su partido forma parte del Gobierno, si creen que algo no es adecuado se puede proponer, pero como no lo han propuesto, entiendo que no tienen ninguna duda con la actuación del CNI", ha senteciado. Aunque para Echenique "la situación es insostenible, y si ya era incompatible con la democracia, ahora es insoportable". Robles ha tenido apoyos: los del PP, Ciudadanos y Vox, aunque desde el partido de Alberto Núñez Feijóo se critica la "imagen de debilidad y falta de confianza en el Gobierno". Todo, antes de que la directora del CNI ofrezca este jueves su versión ante la Comisión de Gastos Reservados.

noticias de deia