Puigdemont, firme a favor de la unilateralidad

Defiende que es una vía "no violenta y legítima" si el Estado se niega a negociar la autodeterminación

26.09.2021 | 16:29
Carles Puigdemont es agasajado durante su estancia en Cerdeña.

El expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, detenido el jueves en la isla italiana de Cerdeña y puesto en libertad el viernes, afirmó ayer  domingo que si el Estado español se niega a negociar con Catalunya su derecho a la autodeterminación y no propone otra alternativa, el pueblo catalán tendrá el derecho "político, moral y de justicia para ejercer la unilateralidad".

Durante una visita a Oristán, donde se reunió con un grupo de autoridades locales independentistas, afirmó que "la unilateralidad es una vía no violenta, y por lo tanto es una vía legítima, que no somos los primeros en seguir, lo han seguido otros precedentes en el mundo que han sido avalados por la Justicia internacional". Añadió que "es un último recurso, nadie nos puede negar este derecho, nadie que se niegue a negociar con Catalunya el derecho a la autodeterminación puede negarnos el derecho a la unilateralidad, obviamente".

Puigdemont acudió a la ciudad sarda de Oristán para reunirse con un grupo de alcaldes independentistas de la isla italiana, en uno de sus últimos actos antes de partir hoy a Bruselas para seguir con sus labores como eurodiputado. El encuentro reunió a unos 50 alcaldes, concejales y asesores de partidos independentistas, que mostraron su apoyo al expresident catalán y le acogieron con aplausos y con gritos de "independencia".

En su intervención, Puigdemont dijo que Catalunya ha renunciado "a cualquier forma de violencia", pero no así el Gobierno español, y rememoró los sucesos del 1 de octubre del 2017, cuando el Ejecutivo catalán trató de celebrar una consulta popular para decidir acerca de su futuro y se produjeron numerosas cargas policiales. Afirmó que "la crisis catalana a es una crisis europea" y recordó que Catalunya y Cerdeña comparten el deseo de "construir un estado que sea resultado" del esfuerzo de los ciudadanos.

El líder independentista fue arrestado el jueves en el aeropuerto de Alguer, por una orden del Tribunal Supremo español, aunque salió de la cárcel de Bancali en la ciudad de Sassari el viernes, cuando el Tribunal de Apelación decidió que no le iba a imponer medidas cautelares de ningún tipo ni restricciones de movimiento. Puigdemont volverá a la isla el 4 de octubre para comparecer en la vista en la que se analizarán si se dan las condiciones para su entrega a España. No obstante, fuentes italianas cercanas al caso han explicado que si no estuviera físicamente presente en territorio italiano, el tribunal establecerá "no lugar a proceder" y terminará el procedimiento judicial.

En declaraciones a los medios, el expresident se mostró convencido de que su actual situación se acabará resolviendo. "La decisión de la Corte Europea es clara, no admite dudas. Esta situación no es agradable para mí, pero estoy convencido de que va a acabar bien", dijo.

Mientras, la portavoz del Junts en el Congreso, Miriam Nogueras, exigirá el miércoles al presidente español, Pedro Sánchez, en la sesión de control al Gobierno que aclare qué papel jugó el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en la detención de Carles Puigdemont. "¿Puede asegurar, después de su reciente discurso en Naciones Unidas, que el Estado español no ha incurrido en espionaje político", reza el interrogante registrado por Nogueras. El pasado 17 de septiembre el propio Puigdemont aseguró tener "pruebas del espionaje político del Estado para perseguir y atacar la reputación de disidentes políticos".

noticias de deia