Podemos abre la puerta al consenso en la Ley de Salud tras el pacto Antipandemia con PNV y PSE

Gorrotxategi defiende el pacto en la Ley Antipandemia porque asegura "la impronta" de su grupo y ve un logro en la corrección de las sanciones

09.06.2021 | 14:23
La portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi

Por ahora, lo único que se ha puesto sobre la mesa es un acuerdo sobre la Ley Antipandemia, pero el acercamiento de Elkarrekin Podemos-IU a los partidos que componen el Gobierno vasco alimenta la hipótesis de que el diálogo tenga continuidad y dé frutos en otras leyes. Tras este acuerdo, el PNV está lanzando guiños para mantener el clima de cordialidad en la tramitación de las leyes en cartera, y el grupo de Miren Gorrotxategi, aunque matiza que este acuerdo no marca ni prejuzga la línea de trabajo en el futuro, sí ha concretado ya que negociará con la misma actitud la Ley de Salud Pública, lo que supone que se mantenga el canal de interlocución en una de las áreas nucleares del autogobierno y la gestión.

Elkarrekin Podemos-IU se encuentra con el acompañamiento de PNV y PSE, dispuestos a las cesiones aunque tengan mayoría absoluta. Le ofrecen la opción de influir, frente a la ruptura casi total con una EH Bildu a la que el PNV afea que presente sus enmiendas sin contactar con ellos.

Elkarrekin Podemos-IU y el PNV han comparecido por separado en el Parlamento Vasco para explicar y defender el acuerdo. Es un pacto que supone un giro en la política de Elkarrekin Podemos-IU, que se desmarca de la estrategia de bloqueo de la oposición y vuelve a la senda de entendimiento marcada precisamente por el dimitido líder de Podemos, Lander Martínez, artífice del acuerdo de los últimos Presupuestos de la anterior legislatura. Ahora, once meses después de las elecciones de julio, y tras una primera negociación presupuestaria fallida, Elkarrekin Podemos-IU votará a favor de la Ley Antipandemia el día 24 tras haber logrado que "su impronta esté asegurada", como defiende Gorrotxategi.


Desde el PSE, Ekain Rico pidió a otros grupos que se sumen a su ejemplo y puso en valor que la ley saldrá con 47 de los 75 parlamentarios.


SANCIONES Y TRANSPARENCIA

Por un lado, Gorrotxategi ha confirmado que su grupo ha encauzado una reducción en el régimen sancionador de la ley, lo que supone eliminar la reincidencia como agravante en 50 multas y, al suprimir esos artículos, por extensión reduce el peso de las multas en la norma. Este punto, que coloca a Podemos en competición con EH Bildu por rebajar el carácter punitivo de la ley, es para Gorrotxategi el mayor logro: "No habrá sanciones mayores para quienes sean descubiertos en más de una ocasión sin mascarilla. Hay que apostar por la pedagogía y no por el castigo. No podemos dejar sobre la ciudadanía toda la responsabilidad", defiende Gorrotxategi.

Por otro lado, se habilitarán foros o mecanismos para consultar previamente las actuaciones con los sectores afectados, en la medida de lo posible por la urgencia de la situación (por ejemplo, tratar con la comunidad educativa el cierre de los colegios).

Tanto Elkarrekin Podemos-IU como el PNV detallaron otros puntos, como la idea de profundizar en la rendición de cuentas y un mayor control parlamentario : comparecerá cada quince días en Comisión parlamentaria el consejero que corresponda para informar de la aplicación y el desarrollo de las medidas de la ley, una comparecencia que se va a sumar a la intervención quincenal de la consejera Sagardui, de manera que el Gobierno vasco comparecerá cada siete días.

También se aprueba un texto más garantista con los derechos laborales (que un trabajador con covid pueda estar de baja sin menoscabo de sus derechos laborales), y se acuerda que los dictámenes del LABI sean remitidos al Parlamento, Juntas y Eudel.

No existe un documento del acuerdo como tal, sino que el entendimiento se va a plasmar en las enmiendas parciales del grupo y en las que PNV y PSE ofrecerán su voto a favor. DEIA ha podido acceder a ellas y el pacto incluye eliminar algunos vicios de inconstitucionalidad para, por ejemplo, dejar claro que las restricciones de derechos fundamentales solo estarán vigentes con el estado de alarma. Podemos ha redactado 49 páginas donde aparecen enmiendas que no están pactadas: que las mascarillas sean gratis para colectivos vulnerables, que se aumenten las frecuencias del transporte público cuando se sobrepase el 70% de ocupación máxima, y la atención presencial en violencia de género. Añade que la sanidad privada se utilice solo en casos excepcionales, algo que acepta el PNV.


CONSECUENCIAS POLÍTICAS

Es un acuerdo "importante y sincero" para Gorrotxategi. Elkarrekin Podemos-IU justifica el acuerdo no solo en que ha dejado su impronta, sino en la necesidad de mantener una actitud "muy responsable y seria" ante el riesgo de nuevas variantes del coronavirus.

El Gobierno vasco no necesitaba por aritmética este acuerdo, porque dispone de una mayoría absoluta suficiente, pero le permite ensanchar el consenso y desactivar el discurso del rodillo. El lehendakari bendijo esta vía con Podemos y la incentivó con un gesto de deferencia y simbolismo político: se reunió con Miren Gorrotxategi y no con otros portavoces para abordar esta norma, lo que supuso un reconocimiento de su labor frente a la estrategia de EH Bildu. Elkarrekin Podemos-IU, por su parte, apuesta por la influencia en un momento a la baja, donde el Sociómetro le augura la pérdida de dos escaños.

LEY DE SALUD PÚBLICA

El próximo objetivo que se ha fijado Gorrotxategi es alcanzar un acuerdo sobre la Ley de Salud. "El gran reto ahora es reforzar el sistema vasco de salud", dijo, para apostar por "ponernos manos a la obra" y crear un plan de abordaje de la salud mental "cuanto antes". El aumento de los suicidios y las consultas a psiquiatría de las que ha alertado el Instituto Vasco de Medicina Legal preocupan en extremo a su bancada, y va a posibilitar que se abra una vía de negociación para incorporar un plan integral en la futura Ley de Salud Pública.

Desde el PNV, Luis Javier Telleria valoró el pacto "por la urgencia del momento" y porque es el ejemplo de un trabajo "responsable y constructivo". "Sus firmantes nos encontramos cómodos, dejando, como en toda negociación, pelos en la gatera", puso en valor. El PNV apuesta por "mantener el clima de cordialidad en todas aquellas áreas de trabajo y materias en las que podamos presentar coincidencias". "Ahora hemos negociado la Ley Antipandemia, pero tenemos en tramitación un volumen importante de proyectos de ley y proposiciones que nos gustaría aprobar con todo aquel que quiera trabajar junto a nosotros", abundó.

Telleria pone en valor la actitud de Podemos frente a la autoexclusión de PP+C's o, incluso, la actitud de EH Bildu, que ha presentado 72 enmiendas parciales y, según el PNV, "ni siquiera se ha puesto en contacto" con ellos. "No somos especialmente optimistas", dijo Telleria, aunque apostó por analizarlas y estudiar el margen para incorporarlas.
 
noticias de deia