Moncloa espera una "reflexión interna" en la Guardia Civil

La delegada del Gobierno en Catalunya pone en valor a los Mossos tras la absolución de Trapero

23.10.2020 | 01:32
Agentes de la Guardia Civil reprimen a ciudadanos que acudían a votar el 1-O.

Tras el contundente varapalo que la Audiencia Nacional ha asestado a la estrategia policial seguida para tratar de impedir la celebración del referéndum independentista del 1 de octubre de 2017 en Catalunya, que se tradujo en las duras imágenes de represión a los ciudadanos que trataban de depositar su papeleta en las urnas, toca tomar nota y actuar en consecuencia. Eso es al menos lo que deslizó ayer la delegada del Gobierno español en Catalunya, Teresa Cunillera, que aseguró que la Guardia Civil "hará sus reflexiones internas" tras la sentencia absolutoria al ex major de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero y a la cúpula de este cuerpo por su actuación el 1-O.

Las declaraciones de la representante del gabinete de Pedro Sánchez en territorio catalán no son baladí, dada la ofensiva mediática y judicial que se dirigió contra los Mossos y sobre Trapero en particular, acusados de dejación de funciones y de seguir las órdenes del soberanismo para entorpecer la labor de las Fuerzas de Seguridad del Estado desplegadas en Catalunya y facilitar así la celebración del referéndum. Unas acusaciones que se personalizaron en la figura del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, encargado de coordinar el operativo policial del 1-O, durante el mandato de Mariano Rajoy, y que ahora han sido tumbadas de forma aplastante por el tribunal español.

Ante esta situación, Teresa Cunillera anticipó que la Guardia Civil tomará nota de las implicaciones de la resolución judicial, sin especificar el alcance que puede tener el fallo en el seno del cuerpo. "Yo no tengo que pedírselo, sé que lo harán", apostilló en una entrevista en TV3, de modo que considera que esa reflexión interna se producirá de forma automática. La delegada explicó que este cuerpo es "muy autoexigente y está en permanente revisión", y añadió que "quieren ser policías y no que nosotros nos metamos". Afirmó por ello que está tranquila respecto a la reacción de la Guardia Civil y que les va a dejar trabajar.

La imagen de los Mossos d'Esquadra ha quedado por tanto restaurada después de que la Audiencia Nacional haya fallado que no existe "elemento incriminatorio alguno" de que Trapero fuera "un instrumento del proceso independentista" o de que pusiera a la Policía catalana al servicio del Govern entonces presidido por Carles Puigdemont. Muy al contrario, concluye que sus acciones se encaminaron a "minimizar los daños, aunque ello supusiera al final la celebración del referéndum". Es más, llegó a pedir al president que lo desconvocara y diseñó un plan para arrestar al Govern al completo si hacía efectiva la Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

Durante su entrevista televisada, Cunillera añadió que tiene en la máxima consideración a los Mossos d'Esquadra, a cuyos integrantes calificó de "gente entregada". La actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil se encuentra bajo el ámbito de responsabilidad de los delegados del Gobierno español en las diferentes comunidades autónomas. Una forma de proceder que ahora ha sido directamente censurada en el caso del 1-O, con la afirmación de la Audiencia española de que el empleo de la violencia contra los votantes en el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional "no era la solución". Teresa Cunillera no quiso ahondar más en el asunto y sostuvo que no comenta nunca las decisiones judiciales, ya que le parecería "una falta de respeto a la separación de poderes".

Sistema garantista
 

Preguntada por el contraste entre la sentencia absolutoria de Trapero y la condena de los políticos independentistas por parte del Tribunal Supremo, Cunillera defendió que el Estado español tiene "un sistema judicial muy garantista", que cuenta con los mecanismos para que las defensas aprovechen todos los trámites y recursos que ampara la legislación. Respecto a los posibles indultos a los líderes soberanistas que cumplen condena, opinó que son una figura reglada y pidió dejar trabajar a las administraciones. "Cuando nos adelantamos a las administraciones podemos equivocarnos, dejemos avanzar los trámites", zanjó.

Por su parte, el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, insistió ayer en la posibilidad de que Josep Lluís Trapero regrese a su antiguo cargo. "Él salió de aquí porque desde Moncloa y desde el 155 lo echaron, y por tanto, el proceso de restitución es evidente y es algo que ya está hablado", afirmó en Catalunya Ràdio. Desveló además que el pasado 5 de septiembre tuvo una reunión con Trapero donde hablaron sobre los posibles escenarios tras conocerse la sentencia.

"La Guardia Civil es un cuerpo muy autoexigente y está en permanente revisión"

Teresa Cunillera

Delegada del Gobierno en Catalunya