Polémica con PSOE y Podemos por el sueldo de los diputados

La ministra Montero dice que el acuerdo entre los dos socios de Gobierno sobre las Cuentas “está casi ultimado”

21.10.2020 | 01:09

Bilbao – El Congreso contará en 2021 con un Presupuesto de 97,10 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,64% respecto a las Cuentas que tenía prorrogadas desde 2018 y del 6,02% en comparación con el presupuesto consolidado de este año.

El capítulo más abultado del Presupuesto del Congreso vuelve a ser el que contiene los gastos de personal que, para 2021, asciende a 45.635.000 euros, con un incremento del 16,42% respecto al de 2018. Este crecimiento, según explicó la Cámara a través de un comunicado, se debe al aumento de personal laboral y eventual y al aumento de las retribuciones experimentado en 2019 y 2020, similar al resto de Administraciones Públicas para los mismos periodos. Sin embargo, la Mesa del Congreso decidió mantener congeladas la retribuciones de los diputados. Lo que sí recoge es un incremento del 8,04% en el artículo de Retribuciones de Altos Cargos debido al aumento del número de comisiones constituidas. El portavoz adjunto de C's, Edmundo Bal, vio un "auténtico bochorno" que el PSOE y Unidas Podemos hayan intentado subir el sueldo de los diputados en plena crisis. Se refirió a la polémica votación en la Mesa del Congreso en la que inicialmente el PSOE y Unidas Podemos habían votado a favor de subir los salarios de los diputados, una posición que rectificaron en una segunda votación tras las críticas del PP y Vox.

Acuerdo PSOE-Unidas Podemos En este contexto, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó ayer que el acuerdo con Unidas Podemos sobre el proyecto de Presupuestos de 2021 está "prácticamente ultimado" y mantiene la intención de aprobarlo en octubre, aunque queda pendiente "algún fleco", como el referido a la regulación del precio del alquiler que demanda Unidas Podemos, pero que no figurará en las Cuentas.

No obstante, Montero indicó que las Cuentas del próximo año sí incluirán partidas presupuestarias para ejecutar la nueva Ley de Vivienda que ultima el Ejecutivo, y a la que remite el Gobierno para incluir la limitación del precio de los alquileres, un compromiso del acuerdo de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos.