La defensa de 'Josu Ternera' cita a Jesús Eguiguren como testigo

El expresidente del PSE afirma que el exjefe de ETA tuvo "voluntad de lograr la paz" en el proceso de 2006

21.10.2020 | 01:10
Jesús Eguiguren.

La defensa del exjefe de ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, ha llamado como testigo al expresidente del PSE Jesús Eguiguren en el juicio contra él que está previsto que se celebre en febrero. Un error de la Fiscalía francesa al citar al dirigente socialista y otros testigos solicitados por los abogados fue lo que motivó el aplazamiento de la vista que debía haberse celebrado entre este lunes y martes en el Tribunal de Apelaciones de París, tras lo que se volvió a señalar para el mes próximó.

Eguiguren aseguró que no ha recibido "ningún escrito ni notificación" para testificar en la vista oral en París. "Voluntariamente no voy a ir. Si me llaman, ya pensaré si voy o no voy. Pero, de momento, no he recibido ninguna citación", explicó a Europa Press. El exparlamentario, que mantuvo conversaciones con ETA en nombre del Gobierno de Zapatero en el proceso que llevó al alto el fuego de 2006, explicó sobre Josu Ternera que en ese momento "sí me pareció que tenía voluntad de llegar a la paz".

Una disposición a acabar con el ciclo de la violencia que contrapuso con la de "otros interlocutores" de la organización armada "que vinieron después", en alusión a Francisco Javier López Peña, Thierry. "Sobre el resto de su figura, pienso lo que piensa todo el mundo, que ha sido un dirigente de ETA", añadió respecto a Urrutikoetxea justo cuando ayer se cumplieron nueve años desde que la banda anunció el cese definitivo de su actividad, el 20 de octubre de 2011.

Josu Ternera fue condenado en primera instancia en Francia a cinco años de prisión, que se convirtieron en siete años en apelación, por cargos de "asociación de malhechores terroristas". Sin embargo, como fue sentenciado in absentia, solicitó que se le juzgara de nuevo en persona, por lo que deberá comparecer ante un tribunal en París.

Urrutikoetxea, de 70 años, fue detenido en mayo de 2019 en los Alpes franceses tras permanecer casi 17 años en la clandestinidad. Tiene varios asuntos judiciales pendientes en España y en Francia, y la Justicia francesa ha accedido a entregarle por el atentado en Zaragoza y por el caso de las herriko tabernas.