PNV y PSE tienden su mano de forma “sincera” para acordar los Presupuestos

Lanzan un nuevo guiño a la oposición y EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP-C’s recogen el guante con “escepticismo”

13.09.2020 | 01:18
Los máximos dirigentes del PNV y del PSE, Andoni Ortuzar e Idoia Mendia, durante la firma del acuerdo de gobierno de coalición a comienzos de septiembre. Foto: Efe

Bilbao – Tienen una mayoría suficientemente cómoda para llevar a buen puerto los Presupuestos de Euskadi de 2021. PNV y PSE, con 41 de los 75 los parlamentarios de Gasteiz a favor de sus posicionamientos, saben que tienen el viento de cara. Aún así, y con un Gobierno vasco recién creado que da sus primeros pasos, confían en incorporar a la ecuación a otras formaciones políticas. Tras algunas invitaciones previas de los primeras espadas jeltzale y socialista, el presidente del EBB del PNV Andoni Ortuzar o de la secretaria general del PSE Idoia Mendia, los dos partidos volvieron ayer a lanzar el guante. Mostraron su predisposición, su "voluntad sincera", de cuadrar las cifras con las aportaciones que puedan llegar de EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU o de PP-C's, dando por imposible cualquier acuerdo con Vox.

Sin plazos aún previstos para comenzar las negociaciones, las posiciones son todavía iniciales. Pero ya se sabe que el impacto del coronavirus mermará, y mucho, los Presupuestos. Aún así, se mantendrá el calado social de las cuentas de este año, en las que ocho de cada diez euros serán para salud, educación, empleo y políticas sociales, a pesar de que la situación económica no es nada halagüeña. Salvar el escepticismo reinante en la oposición es el primero de los escollos para tratar acercar posturas. Así lo afirmó ayer la parlamentaria del PNV, María Eugenia Arrizabalaga, quién consideró la opción como posible. Y echó mano del pasado más reciente. Aseguró que la voluntad del Ejecutivo de Lakua es "sincera", tal y como el pasado ejercicio se logró sumar a Elkarrekin Podemos-IU –facilitó con su abstención en parte–, aunque "fue el detonante de una crisis" en el partido entonces liderado por Lander Martínez.

Arrizabalaga también tuvo en cuenta la intentona de 2019, en la que el PNV se dejó innumerables pelos en la gatera para intentar incorporar a EH Bildu, aunque un volantazo de última hora hizo añicos el acuerdo. Los jeltzales realizaron "un ejercicio profundo y realmente sincero" para acordar con la coalición soberanista, recordó. Sin embargo, fue "desalentador" el "portazo" recibido "en el último minuto". "La oposición exige diálogo y acuerdo, y nosotros decimos que es lo deseable y lo que queremos, pero, a lo mejor, son ellos los que tienen que responder con sinceridad", argumentó en la tertulia entre parlamentarios de Radio Euskadi.

La representante socialista, por su parte, también llamó a sumar, más si cabe en una coyuntura tan extraordinaria como la actual. Susana Corcuera calificó como "absolutamente necesaria" la colaboración entre todos los grupos parlamentarios. Y se ciñó a las declaraciones que llegan desde el Gobierno vasco, que apuestan por no cerrar la vía nadie, salvo a Vox, que está aislado por el cordón sanitario tendido por PNV, EH Bildu, PSE y Elkarrekin Podemos-IU. "El Gobierno ya ha dicho que no va a pasar el rodillo", afirmó. "La coyuntura actual es tan extraordinaria y tan excepcional que se hace más necesario que nunca tomar medidas extraordinarias y excepcionales, y eso pasa también por el acuerdo". Es por ello que los socialistas confían que la negociación presupuestaria, "tanto a nivel de España como en Euskadi, salgan adelante con un amplio consenso, más incluso que la mayoría que pueda tener el Gobierno vasco. Es absolutamente necesario porque los retos también son inéditos y las respuestas tienen que ser inéditas". Si los partidos "se echan los trastos a la cabeza, poco se va a poder solucionar", terció.

La oposición responde a la mano tendida del Gobierno vasco con predisposición, pero también con escepticismo. Así, el representante de EH Bildu Iker Casanova se mostró receptivo, recordando que el programa de la coalición incluía "pactos de país" como la educación, la I+D+i o el modelo industrial. No obstante, quieren hechos, no palabras, más si cabe cuando "hemos oído al PNV y al PSE deshacerse en llamamientos al diálogo con la comunidad educativa, cuando han tenido meses para hacerlo y no lo han hecho". "Somos escépticos ante el hecho de que, no necesitándolo, lo vayan a hacer", sentenció.

Por su parte, Isabel Rodríguez (Elkarrekin Podemos-IU) enclavó su hipotética suma a los Presupuestos a la capacidad de abordar "asuntos programáticos, que mejoren la vida de la gente y que tengan la justicia social por bandera". Anunció que se sentarán a hablar, pero con condicionantes. Por último, el portavoz de PP-C's, Carmelo Barrio, invitó al PNV y al PSE a detallar su invitación al diálogo, aunque el precedente en el arranque de legislatura no habría sido positivo. En todo caso, estarán abiertos a "todo lo que tenga que ver con el empleo, la salud, la economía, con los autónomos y comerciantes".

"La oposición exige diálogo y acuerdo, y nosotros decimos que es lo que queremos"

MAría Eugenia aRRIZABALAGA

Parlamentaria del PNV

"Somos escépticos ante el hecho de que, no necesitándolo, PNV y PSE lo vayan a negociar"

Iker Casanova

Parlamentario de EH Bildu