Tres de los jóvenes de Altsasu salen de prisión con el tercer grado

Los familiares de los jóvenes de Altsasu piden acabar ya con "esta injusticia"

03.07.2020 | 11:36
Koldo Arnanz, y Antxon Ramírez de Alda, padres respectivamente de Oihan y Adur, dos de los ocho condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Altsasu

Los padres de dos de los tres jóvenes condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Altsasu que han salido de la cárcel de Zaballa con el tercer grado han mostrado su satisfacción pero han dicho que seguirán luchando por los que quedan en prisión y para acabar con "esta injusticia".

Adur Ramírez de Alda, Jokin Unamuno y Ohian Arnanz han salido este viernes de la prisión alavesa después de obtener el tercer grado que les permite acceder a los permisos correspondientes tras más de tres años y medio en la cárcel. Los tres estuvieron entre los ocho condenados por esa agresión en octubre de 2016.



Ramírez de Alda, Unamuno y Arnanz recibieron las condenas más altas del Tribunal Supremo que superaban los 8 años y medio de cárcel. Desde este viernes han pasado a estar en una situación similar a la que accedieron el pasado diciembre Iñaki Abad y Aratz Urrizola tras haber cumplido la cuarta parte de su pena. En prisión permanecen todavía otros dos condenados por esos hechos, Jon Ander Cob y Julen Goikoetxea.

En declaraciones a los medios de comunicación, Koldo Arnantz ha reconocido que cuando recibieron la noticia el "tartamudeo" era "total", "casi no acertábamos a hablar". "La sensación es muy fuerte", ha relatado tras afirmar que su hijo decía al salir: "hay mundo, detrás de estas paredes hay mundo".

Ha insistido que en desde el principio han luchado contra lo que consideran una "injusticia" y que su objetivo es que esto "acabe cuanto antes".

"Mientras no salgan Julen y Jon Ander, que son los que quedan por desgracia ahí dentro, seguiremos en la brecha peleando hasta conseguirlo", ha afirmado Arnantz. "Hoy a disfrutar y mañana volver otra vez al trabajo", ha descrito.

En la misma línea se ha manifestado Antton Ramírez de Alda, quien ha reconocido que ponen fin en "positivo" a una etapa de un proceso que ha calificado de "largo" y " tremendamente injusto"."Es una pena" porque les han "robado una parte de su vida", ha asegurado.

Ha añadido que todavía queda "trabajo por hacer" y ha agradecido la solidaridad recibida en todo este proceso. 
noticias de deia