Vía libre a la reforma de la ley de secretos oficiales

El Congreso tramita la proposición del PNV para cambiar la norma del franquismo ontó con 197 votos a favor, entre ellos PSOE y Podemos, 54 en contra y 99 abstenciones

24.06.2020 | 01:30
Aitor Esteban, portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, en el pleno de ayer en la Cámara Baja. Foto: Efe

bilbao – El Congreso aprobó ayer la toma en consideración de la propuesta del PNV para la reforma de la Ley de Secretos Oficiales –ley que data de 1968, en el franquismo– para acelerar la desclasificación de documentos, una ley que el grupo jeltzale lleva planteando desde 2016. La propuesta contó con 197 votos a favor, 54 en contra y 99 abstenciones. La Cámara Baja la ha aceptado a trámite en dos ocasiones, pero los grupos mayoritarios, en una técnica dilatoria, han ido ampliando los plazos y al final nunca ha llegado a ver la luz.

En la propuesta se recoge la obligación de que en toda clasificación de una materia se establezca el plazo de su vigencia, no pudiendo superar los 25 años para materias clasificadas secretas y los 10 años para las reservadas, salvo que el Consejo de Ministros disponga su prórroga excepcional y motivada en el caso solo de las materias secretas, por un nuevo período máximo de 10 años. Además, la propuesta atribuye "en exclusiva" al Consejo de Ministros la facultad de clasificar una materia y su cancelación. Actualmente pueden clasificar documentos, además del Gobierno, la Junta de Jefes de Estado Mayor, y solo pueden declarar su cancelación aquellos órganos que la propusieron.

La defensa de la petición corrió a cargo del portavoz de Grupo Vasco, Aitor Esteban, quien aseguró que "la propuesta es coherente con la transparencia, para que se pueda hablar con normalidad temas que parecen tabú" . Asimismo, y tras recordar que la ley se promulgó hace 52 años, con el franquismo aún vigente, señaló que con esta reforma lo que se pretende es que "la ciudadanía y los investigadores conozcan después de 35 años qué pasó". El portavoz jeltzale advirtió, además, de que "aquellos que ponen la defensa del Estado como parapeto o excusa para impedir la reforma lo hacen en defensa de sus propios intereses". La reforma, de ser aprobada, serviría para sacar a la luz documentos de la transición y los GAL.

Vox, en su línea El debate se desarrolló en un tono tranquilo, a excepción, una vez más, de Vox, quien en boca de su diputado Carlos Hugo Fernández- Roca Suárez habló de la necesidad de "defender España", criticó la postura del PNV con respecto a la UME y lamentó que esta unidad militar no esté encargada de las labores de rescate tras el derrumbe de Zaldibar. Tildó al PNV de "recogenueces", en una referencia al supuesto aprovechamiento político de la actividad de ETA. En una réplica cargada de sorna, Esteban le respondió que oír hablar de recogenueces le recuerda "a Chip y Chop" que "luchaban contra los Golfos Apandadores", que asimiló a Vox. En cuanto a lo sucedido el viernes en San Francisco, aseguró que la Ertzaintza hizo su trabajo y protegieron a los miembros de Vox, encabezados por Ortega Smith, que programaron el acto con "la intención de provocar".

PSOE y Unidas Podemos hablaron de la necesidad de avanzar en los principios de "verdad, justicia y reparación" con las víctimas del franquismo. La socialista Andrea Fernández incidió en que la ley es preconstitucional y por tanto "poco operativa" y defendió la necesidad de cambiarla. Desde Unidas Podemos, Pilar Garrido abogó por una legislación a favor de la "transparencia" y no de "tapar vergüenzas". Ambas bancadas votaron a favor. También el diputado de EH Bildu Oskar Matute equiparó la propuesta con "verdad, justicia y reparación". Por parte del PP, que se abstuvo, Miguel Ángel Jerez recriminó que no se registrara una propuesta "más ambiciosa" y abogó por una reforma "integral, madura y meditada".

"Hoy en día nos enteramos por terceros países de cosas que han sucedido aquí"

Aitor esteban

Ptvoz del Grupo Vasco en el Congreso