los partidos critican su propuesta

EH Bildu matiza su iniciativa contra las tres derechas

Dice que no pide a Casado, Rivera y Abascal que no hagan campaña en Euskadi, sino que no utilicen la “provocación”

09.02.2020 | 16:03
Iker Casanova

No piden a Casado, Rivera y Abascal que no hagan campaña en Euskadi, sino que no usen la “provocación”

bilbao - El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova afirmó ayer que la coalición soberanista "no pide a nadie" que "deje de hacer campaña electoral sino que no realicen prácticas que responden a estrategias de provocación".

En declaraciones a Radio Euskadi, Casanova se refirió a la iniciativa presentada por su partido en el Parlamento Vasco en la que se recuerdan actos de PP, Ciudadanos y Vox durante pasadas campañas y se pide que la Cámara exija que "no utilicen" en campaña electoral "el territorio vasco" con el objetivo de obtener votos "fuera de aquí".

En este sentido, el parlamentario de EH Bildu sostuvo que "en el texto no se menciona a ningún partido" en particular. "No se pide que dejen de hacer campaña, sino que no que realicen prácticas que han sucedido en el pasado y entendemos responden a estrategias de provocación. A estrategias de venir aquí no a hacer campaña con naturalidad sino casos paradójicos como venir a un pueblo gente de fuera a insultar y a decir que son una sociedad enferma, a sacarse la foto y volver a Madrid", argumentó

reproches a bildu Por su parte, el PNV, Elkarrekin Podemos, el PSE y el PP de la CAV criticaron la proposición de la coalición socialista. Los jeltzales calificaron de "un poco delirante" la iniciativa parlamentaria, mientras que los morados creen que afecta a "derechos básicos" e "infantiliza a la ciudadanía vasca, que sabe que Vox o Ciudadanos vienen a crispar". En cuanto a los socialistas, opinan que la propuesta de EH Bildu es "absolutamente peligrosa en un país en el que hemos tenido apartheid político y nos han amenazado de muerte".

Por último, en el PP calificaron de "fascistada" la proposición. A ella se refirió también su líder estatal, Pablo Casado, que señaló que le da "igual" que le declaren "persona non grata", ya que él va a seguir haciendo campaña en Euskadi. "Hay una enfermedad social si alguien piensa que una persona no puede visitar una comunidad autónoma por tener una ideología o por defender la libertad", criticó. - DEIA