Calma entre Israel y Gaza mientras EE.UU. y Egipto buscan apuntalar la tregua

Washington y El Cairo plantean distintas fórmulas para reforzar el alto el fuego Siguen las cargas policiales en una nueva protesta en Jerusalén Este ocupado

23.05.2021 | 02:07
Un vendedor palestino junto a las ruinas de un edificio destruido tras el acuerdo de alto el fuego entre Israel y Gaza. Foto: E.P.

Jerusalén – Israel y Gaza vivieron ayer un segundo día de calma tras la tregua de la madrugada del viernes, y poco a poco dejan atrás su peor escalada bélica desde 2014, mientras países como Egipto o Estados Unidos plantean maneras para reforzar el alto el fuego o abordar la reconstrucción de una franja devastada por los ataques.

En una jornada tranquila tras el alto el fuego bilateral que entró en vigor, la región continuó sin incidentes violentos entre las milicias palestinas y el Ejército israelí, aunque siguió habiendo cargas policiales en una nueva protesta contra el desalojo de familias palestinas en el barrio estratégico de Seij Yarrah, en Jerusalén Este ocupado.

Todo ello se producía después de que una delegación de altos cargos de seguridad de Egipto –principal mediador en el alto el fuego entre Israel y el grupo islamista Hamás– visitara Cisjordania para reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abás, con quién trató vías "para reforzar la tregua" y "coordinar esfuerzos para la reconstrucción" de Gaza, muy afectada tras once días de bombardeos.

Según detalló la agencia de noticias Wafa, los enviados egipcios estuvieron el viernes en Gaza, donde acudieron a supervisar la aplicación del cese de hostilidades y se reunieron con las diferentes facciones palestinas. Otra delegación egipcia también viajó el viernes a Israel para abordar la cuestión con las autoridades israelíes y hacer un seguimiento de la tregua, que se logró con el respaldo de Jordania, EE.UU. y la ONU, pero Egipto es el principal mediador y el único actor que tiene canales de comunicación abiertos con ambos bandos.

control de abás Aunque Abás no tiene control directo sobre Gaza –gobernada de facto por Hamás– y su papel fue residual en esta escalada, donde no tuvo capacidad para calmar tensiones con el grupo islamista ni influir en la tregua, muchos países de la comunidad internacional solo tienen a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que él preside en partes reducidas de Cisjordania ocupada como interlocutor válido.

La UE o EE.UU. no reconocen a Hamás, a quien consideran grupo terrorista, y se prevé que gestionen parte de las iniciativas para reconstruir Gaza con la ANP, pese a su poder inexistente en la franja, donde viven más de dos millones de palestinos en una situación de crisis humanitaria casi permanente.

También lo deberán hacer con Israel, que bloquea el enclave desde 2007 y controla la entrada y salida de personas y productos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, habló también la noche del viernes con Abás en una conversación telefónica, en la que Blinken pidió que se le vigile el alto el fuego de Israel a Gaza. Durante la llamada, Abás solicitó a Estados Unidos que redoble los esfuerzos para hacer seguimiento de las acciones de Israel y en los próximos días viajará a la región para abordar el asunto.

Al mismo tiempo el palestino agradeció a Estados Unidos sus esfuerzos "para brindar ayuda humanitaria y movilizar el apoyo internacional necesario para la reconstrucción de la Franja de Gaza".

La escalada se saldó con la muerte de 248 palestinos y 1.948 heridos en Gaza. En Israel murieron 12 personas, según dijo Blinken.

Durante esta última ofensiva, el Ejército israelí atacó más de 1.600 objetivos militares de Gaza, lo que obligó el desplazamiento de más de 77.000 personas.

en breve

israel daña 17.000 viviendas en gaza

Palestina lanza 4.400 cohetes. Según el Ministerio de Vivienda y Obra Pública del enclave, en Gaza más de 1.800 viviendas fueron destruidas y 17.000 dañadas; cinco torres fueron demolidas y 74 edificios públicos afectados por los ataques aéreos de la aviación israelí. Las milicias palestinas, por su parte, lanzaron unos 4.400 cohetes hacia Israel. Con todo, Gaza va volviendo "a cierta apariencia de normalidad, se están limpiando las carreteras de escombros" y se trabaja para reparar instalaciones de agua o líneas de electricidad dañadas, según el último informe de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Además, tres plantas desalinizadoras dejaron de funcionar por la falta de suministro eléctrico, lo que dejó sin agua potable "a más de 400.000 personas".

noticias de deia