Sánchez restringe el movimiento de personas en todo el Estado por el coronavirus

Durante la vigencia del Estado de Alarma el Gobierno español confina a los ciudadanos en sus casas salvo para trabajar y urgencias

Solo se podrán circular por vías de uso público "de forma individual"

15.03.2020 | 08:10
El presidente español, Pedro Sánchez, durante el anuncio de las medidas para frenar el virus.

El Gobierno español limita la movilidad de las personas y permite que los ciudadanos del Estado salgan de sus casas con una serie de "requisitos", entre los que no se contempla "irse a cenar a la casa de un amigo o el ocio". Tampoco, en el tiempo que dure el Estado de Alarma -quince días- no podrán sentarse en una terraza, ir a la montaña o a una estación de esquí. El jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, dejó claro ayer que es la única "autoridad competente", que limita los desplazamientos por el Estado y que cierra los comercios para afrontar y frenar así la crisis que ha provocado la pandemia del coronavirus.

Durante la vigencia del Estado de Alarma los ciudadanos únicamente podrán circular por las vías de uso público "de forma individual". De esta manera, los movimientos se limitarán, según desglosó Sánchez, a la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia a centros sanitarios o entidades financieras; ir a trabajar; volver a la residencia habitual; cuidar de personas mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables. Solo estarán abiertas las tiendas de alimentación, centros ópticas, prensa, combustible, estancos, peluquerías y tintorerías.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacó que "la primera victoria" en la lucha contra la pandemia del coronavirus será conseguir que "la curva" de contagios no suba en forma de "flecha", sino de manera "más lenta". El presidente del Gobierno español explicó que, con el objetivo de frenar la propagación del virus solo se permitirá la circulación por causa de fuerza mayor o situación de necesidad o cualquier otra actividad de análoga naturaleza debidamente justificada.

También podrán circular vehículos particulares solo para la realización de las actividades permitidas. Sánchez concretó, además, que todas las fuerzas de seguridad del Estado, en todo el país, quedarán bajo "las órdenes directas" del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El decreto de estado de alarma ha limitado desde la pasada noche los desplazamientos a los casos de fuerza mayor y, para los permitidos, se establece que habrá que evitar aglomeraciones y que debe mantenerse una "distancia de seguridad de al menos un metro" para evitar el contagio del coronavirus.

Los desplazamientos permitidos serán los necesarios para ir a trabajar, retornar al lugar de residencia habitual, comprar alimentos o medicamentos, acudir a hospitales o cuidar a ancianos o personas dependientes, desplazarse a entidades financieras.

En el capítulo dedicado a las "medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial", el texto precisa que la permanencia en los establecimientos comerciales cuya apertura esté permitida deberá ser la estrictamente necesaria para que los consumidores puedan realizar la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad". Y precisa que "se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad de al menos un metro a fin de evitar nuevos posibles contagios".

EVITAR AGLOMERACIONES

La asistencia a los lugares de culto y las ceremonias civiles y religiosas, "incluidas las fúnebres", subrayó, "se condicionan a la adopción de medidas organizativas" que eviten las aglomeraciones "de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de al menos un metro". La distancia de seguridad también deberá mantenerse en los medios de transporte, por lo que solo se podrán poner a la venta un tercio de las plazas máximas disponibles, subraya el decreto. "La victoria será total", recalcó acto seguido, cuando esté lista la vacuna contra el coronavirus.

El jefe del Gobierno español pronosticó "semanas muy difíciles" de "esfuerzos y sacrificios". De grandes esfuerzos y sacrificios, añadió, que "empezarán a dar fruto" cuando se logre "el primer objetivo" de todas las medidas. Ese objetivo será "doblegar la curva de propagación": "Cuando veamos que la curva no sube en forma de flecha, sino más lenta", afirmó antes de sentenciar: "Cuando el número de altas médicas sea superior a los nuevos infectados", concluyó.

noticias de deia