Se agotan los billetes de una aerolínea que oferta viajes "sin destino"

23.09.2020 | 10:42
Un avión de Quantas.

La aerolínea australiana Qantas anunció que los billetes para su vuelo panorámico "a ninguna parte" se agotaron en 10 minutos tras ponerse a la venta. Con esta oferta la empresa se sumó a la popular tendencia de despegar y aterrizar en el mismo aeropuerto en plenas restricciones de viaje impuestas por la pandemia.

Este vuelo de siete horas de duración está programado para salir de Sidney el 10 de octubre y regresar el mismo día y al mismo aeropuerto, sin hacer ninguna parada en ningún sitio. La compañía de aviones prometió a sus pasajeros disfrutar de las vistas panorámicas de la formación rocosa Uluru, del arrecife Gran Barrera de Coral y de otros lugares de interés vistos desde una altitud relativamente baja. Se compraron todos los 134 billetes disponibles en tan solo 10 minutos. "Es probable que sea el vuelo vendido más rápido en la historia de Qantas.

La gente claramente echa mucho de menos los viajes y la experiencia de volar. Si hay demanda, definitivamente estudiamos la posibilidad de ofrecer más billetes panorámicos mientras esperamos a que se abran las fronteras", destacó a Reuters una portavoz de la aerolínea. De hecho la aerolínea australiana no es la única en lanzar este tipo de ofertas en Asia. Previamente los vuelos de la Tigerair Taiwán desde Taipéi sobre la isla de Jeju (Corea del Sur) se habían agotado en cuatro horas tras su puesta a la venta. Y es que el continente registró una disminución del 97,5% en los viajes internacionales después de que sus países impusiesen restricciones para no propagar el coronavirus. Estas ofertas no han logrado evitar las críticas de los ecologistas. Singapore Airlines, que también estudia la posibilidad de operar vuelos panorámicos en octubre, fue criticada por los internautas y los activistas del medioambiente.

Teniendo en cuenta estas preocupaciones Qantas declaró que pagaría para compensar las emisiones de carbono en su vuelo panorámico desde Sidney, aunque los críticos con este tipo de propuestas señalaron que en realidad estas compensaciones no solucionarán el problema, ya que no reducirán el volumen de CO2 en la atmósfera.