Pagos con tarjeta generalizados e impuestos

Las tarjetas de crédito, grandes ganadoras de la pandemia

Aún recuerdo preguntar en muchos establecimientos si aceptaban pagos con tarjeta, y no fue hace tanto. Ahora con el coronavirus, de golpe, lo que no aceptan en muchos comercios son los pagos en efectivo y volvemos a ver que el dinero físico no es tan necesario

25.04.2020 | 09:45
Las tarjetas de crédito, grandes ganadoras de la pandemia

Estoy dándole vueltas a todos los cambios que el covid-19 va a provocar a partir de ahora, que tengan que ver con la tecnología y la filtración que el portal tecnológico TechCrunch ha realizado sobre el medio de pago Google Card, me ha dado la pista. Cocaína, gérmenes, bacterias, suciedad, estas son las cosas que se encuentran en los billetes bancarios después de haber sometido a un análisis en profundidad un gran número de billetes de curso legal de varios países. La tarjeta de crédito o de débito parece que va a ser la ganadora. Ya en febrero del año 2018 hablamos de la medida que tenía el Gobierno sueco para ir eliminando billetes y monedas en su país. En una población con 10 millones de habitantes, siete millones utilizan Swish, un servicio de pago con el móvil que permite también intercambiar dinero entre sus usuarios. Dicen allí que se distingue a un turista de los demás habitantes por la forma en la que paga, y seguramente es verdad. En febrero han empezado las pruebas con e-Krona, una criptomoneda basada en la tecnología BLOCKCHAIN, pero desarrollada de forma institucional por el Riksbank.

Puede que con una población relativamente baja y que se aburre mucho, por las condiciones climáticas, pueda ser más fácil la introducción de este tipo de sistemas. Quizás la fecha de 2023 como el momento que desaparecerán los pagos en efectivo sea una realidad allí pero aquí, a pesar de tener los medios para ello, la cultura tecnológica para adoptar este tipo de cambios es muy baja. Un ejemplo es la aplicación Bizum, que permite a los usuarios de muchos bancos, realizar pagos y transferencias sin ningún coste (por ahora) que sí tiene cierta introducción entre particulares pero que no se ha popularizado para realizar compras y pagos entre empresas. Todavía recuerdo tener que preguntar en muchos establecimientos si aceptaban pagos con tarjeta, y no fue hace tantos años. La introducción de forma masiva de este sistema de pago no ha sido hace mucho tiempo.

Y ahora con el coronavirus, de golpe, lo que no aceptan en muchos comercios son los pagos en efectivo y volvemos a ver que el dinero físico no es tan necesario. El gran salto está en aprender a utilizar el smartphone como medio de pago, conseguir que los propios bancos animen a su difusión y uso. Todos hemos visto esos anuncios de bancos que dicen estar totalmente digitalizados, que permiten hacer absolutamente todo desde el móvil, pero la realidad es diferente. Somos un grupo, casi de privilegiados los que somos capaces de instalar, configurar y utilizar estas herramientas y aplicaciones. Mis conocidos, a los que mandé a las sucursales bancarias a que pidieran claves y contraseñas, tarjetas virtuales y demás fintech volvieron a mí para que les ayudara a configurarlo o instarlo, porque en algunos de sus bancos no había ninguna persona suficientemente preparada conocedora de esos programas.

La lucha por las tarjetas virtuales tiene en la actualidad a Google, Apple y Huawei como principales competidores. ¿Imaginas que Citröen, Renault o Seat fueran los que lideraran el desarrollo de una vacuna? Parece imposible. Pero en lugar de encontrar a Visa, Mastercard o American Express liderando esta lucha, encontramos a tres compañías tecnológicas. Dale tiempo a Facebook para que ponga orden en su casa y sea, junto con Amazon, el siguiente líder en el mundo bancario. Las ofertas de los bancos cada día se parecen más y lograr diferenciarse puede ser con la tecnología.

@juandelaherran