'La asistenta', la memoria de una madre precaria, ya arrasa en Netflix

La serie está protagonizada por Margaret Qualley, Nick Robinson y Andie McDowell

09.11.2021 | 00:16
La serie, uno de los estrenos más vistos de 2021, está compuesta por diez capítulos.

La asistenta, la historia de una madre soltera que empieza a limpiar casas para sacar adelante a su hija pequeña mientras huye de una relación abusiva, llegó a las pantallas en octubre y ya se ha convertido en uno de los estrenos más vistos de Netflix este 2021.



 

La serie, compuesta por diez capítulos de entre cincuenta minutos y una hora en la plataforma, está protagonizada por intérpretes de renombre. Por un lado, Margaret Qualley que protagoniza la serie (de la película Érase una vez en Hollywood), a quien acompañan en el elenco Nick Robinson (protagonista en Con amor, Simon), en el papel de la expareja de la protagonista y padre de su hija.

Asimismo, la conocida intérpete Andie McDowell (protagonista de Cuatro bodas y un funeral), será la madre de Qualley en la vida real y en la ficción. La asistenta se basa en el libro Criada. Trabajo duro, sueldos bajos y la voluntad de supervivencia de una madre, las memorias de la estadounidense Stephanie Land que acaban de publicarse en el Estado.

Adaptación de Molly Smith


El éxito de la obra, editada ahora por Capitán Swing, ha permitido que su historia no se limite al papel y lo ha impulsado como miniserie cuya adaptación corre a cargo de Molly Smith Metzler para Netflix.

El libro, traducido por la traductora chilena Mireia Bofill, sigue a la protagonista desde la concepción del bebé con un hombre al que apenas conoce hasta que, varios años más tarde, consigue vivir de su trabajo como escritora.

Land (Estados Unidos, 1978) tuvo a su primera hija con 20 años y empezó a limpiar casas para poder llegar a fin de mes.

Durante los primeros años de vida de su hija, la autora trabajaba durante el día y recibía clases en línea de noche para obtener una licenciatura.

Historias de vidas precarias
 

Simultáneamente, Land comenzó a escribir las historias de la gente que conocía y que vivía en situaciones precarias: las de estadounidenses mal pagados que vivían gracias a cupones para obtener alimentos, las de ciudadanos sin recursos habitando viviendas sociales que nunca eran definitivas o las de madres solteras que, como ella, hacían malabares para llegar a fin de mes.

Una historia 'con final feliz'


Estos textos, enmarcados en la crisis económica de 2008, son el germen del libro que narra su salida de una relación abusiva, la crianza de una hija pequeña sin ayuda y las dificultades para escapar de un contexto de pobreza. Todo para conseguir que la vida de su bebé sea mejor de lo que fue la suya.

Además, la historia de esta protagonista es, como aseguran, una historia con final feliz.

Y es que seis años después de empezar a trabajar como empleada doméstica, la autora se licenció en inglés y también en escritura creativa por la Universidad de Montana. Desde entonces, trabaja como escritora independiente.

noticias de deia