Nuevos timos

La Ertzaintza alerta de la proliferación de estafas por Internet

Se ha detectado un nuevo timo en plataformas de compra y venta de segunda mano

26.02.2020 | 11:05
Los delincuentes evolucionan cada vez más en sus métodos para hacerse con lo ajeno. En la Red cada vez se crean nuevas modalidades de robar, mediante plataformas seguras y conocidas o incluso mediante páginas de ligar.

GASTEIZ - Los estafadores han hecho de la Red su lugar de trabajo. Extorsiones por visitar páginas pornográficas, estafas nuevas por vender en conocidas plataformas de segunda mano y robos que se han convertido en clásicos como las llamadas estafas del amor ocupan y preocupan cada vez más a la Ertzaintza. Manu Viota, responsable del área de Delitos Informáticos de la Ertzaintza ha explicado a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA que las estafas es lo que más prolifera dentro de todas las denuncias recibidas. "Las hay de todo tipo", explica pero, destaca, sin embargo, las últimas nuevas modalidades de chantajes y extorsiones de las que Álava y el resto de Euskadi no se han librado.

Entre ellas, una nueva modalidad que afecta directamente a las empresas. Se trata de la estafa denominada BEC -Business Email Compromise-, que crece entre los malhechores. Según explica el responsable policial, en este fraude el delincuente es capaz de robar incluso millones de euros en cuestión de minutos: "Se trata de una estafa que está ocurriendo mucho" en el tejido empresarial, asevera. Según él mismo detalla, en este ciberataque el delincuente hackea uno de los ordenadores de la empresa para hacerse con los correos electrónicos. Al acceder a estos mails, y revisar que hay alguna factura pendiente, se ponen en contacto con la otra empresa, normalmente mediante un correo electrónico y con firmas idénticas a la empresa a la que están robando, y les notifican que deben abonar las facturas pendientes en una cuenta bancaria diferente: "Las facturas no me las tienes que pagar aquí, sino a una cuenta nueva porque estamos haciendo auditoría", suele ser la coletilla. La otra empresa, que cree que está hablando con su cliente habitual, desvía los fondos a la nueva cuenta ofrecida por los delincuentes. En cuestión de segundos, ese dinero se vuelve a transferir y se extrae, "con lo cual uno no cobra y el otro ya ha pagado creándose un gran problema porque nadie quiere hacerse responsable de la estafa. Con esta modalidad, hemos tenido estafas hasta de millones de euros", detalla Manu Viota.

A medida que la Ertzaintza avanza para frenar los engaños parece ser que también lo hacen los amigos de lo ajeno. Y si en las empresas roban adentrándose en los correos electrónicos para hacerse con datos confidenciales, lo cierto es que estos estafadores no dejan indiferente a nadie. La sextorsión hace tiempo estaba dirigida especialmente a las personas que visitan páginas pornográficas en sus teléfonos móviles o en los ordenadores. Sin embargo, los delincuentes han perfeccionado sus métodos para engañar y ahora lo hacen de manera indiscriminada aún si sus víctimas no han visitado páginas eróticas. Concretamente, la sextorsión o extorsión sexual consiste en la amenaza de revelar información íntima sobre una víctima a no ser que ésta pague a su extorsionista. "Dentro de sextorsión hay varias modalidades, pero la última que estamos teniendo conocimiento es que los delincuentes utilizan correos electrónicos que han sido vulnerados con anterioridad y les envían un correo a un grupo de personas diciendo que les han hackeado y que han entrado dentro del sistema operativo. Después, les amenazan diciéndoles que les han visto en páginas pornográficas o en páginas turbias y que les han grabado ese visionado de pornografía. En algunas ocasiones incluso se les amenaza diciéndoles que los vídeos que estaban viendo eran de menores de edad", explica Viota. Y añade que puede parecer difícil caer en la trampa, pero sin embargo, es más habitual de lo que la gente piensa, ya que en ocasiones si la víctima no ha visitado páginas eróticas pone en duda de si su pareja sentimental o sus hijos lo hayan hecho, y pagan el precio por comprar ese silencio. "Atacan de manera indiscriminada, cualquier tipo de persona puede ser ciberextorsionada por estos delincuentes, no hay un perfil y las víctimas no tienen por qué haber entrado a páginas pornográficas, pero si te llaman a ti te pones a pensar, será por mi novio, ¿habrá entrado? ¿Y si ha entrado y había alguna menor de edad?".

MÁS ENGAÑOS RECIENTES

La Ertzaintza también ha registrado una estafa similar en cuanto al contenido sexual pero más "impactante" para las víctimas. Se trata de un engaño en el que la víctima conoce a una persona en las redes o páginas de ligar y, sin conocerse, mantienen cibersexo al cabo de varias citas. La víctima tras mantener momentos eróticos supuestamente con su ciberpareja, es amenazada. "Tras el cibersexo, la víctima recibe un correo y le dicen que le han grabado en el momento erótico y que lo van a publicar en sus redes sociales. Incluso a veces le amenazan diciendo que la persona con la que ha mantenido cibersexo es menor de edad", detalla el responsable policial. Y añade que este hecho tiene "más impacto" porque las víctimas son conscientes que, efectivamente, pueden haber sido grabadas.

En todos estos casos, la Ertzaintza hace un llamamiento claro: el mejor consejo es la prudencia, "sea en el índole que sea". "Si ves un BMW X5 por 3.000 euros, desconfía. Vas a pagar ese chollito y te vas a quedar con el garaje vacío. Si por Internet te ofrecen un piso en el centro con todos los gastos pagados, en la mejor zona por 400 ó 500 euros, desconfía. Queda en persona, vete a verlo, haz el contrato en persona. No sea que pagues por reservar ese piso, y te quedes sin el dinero y sin él", recomienda Viota.

Consejos que también se extrapolan a otras situaciones como, por ejemplo, a las plataformas de compra y venta de segunda mano. De hecho, recientemente la Policía autonómica ha detectado un nuevo caso de engaño. Se trata de una víctima que recibió una oferta por uno de sus productos, se le ofreció enviarlo a otro país con portes pagados, la falsa empresa de transportes se puso en contacto con ella pero previamente pagó unos gastos que supuestamente serían devueltos y acabó pagando un precio elevado por vender uno de sus productos.

Nuevas modalidades. Mediante una estafa llamada BEC, los hacker se hacen con información confidencial de la empresa a la que pretenden robar y adentrándose en su correo electrónico, averiguan qué facturas tienen pendientes de cobrar para después, ponerse en contacto con las otras empresas y proveedores, para que hagan los pagos en una cuenta diferente.

Compra y venta. La Ertzaintza detecta un nuevo caso de estafa mediante aplicaciones de compra y venta. Estafan hasta 500 euros.