Tribuna abierta

Un año del modelo inclusivo-participativo de empresa

Los efectos del respaldo unánime hace un año en los parlamentos vasco y navarro al modelo de empresa inclusivo-participativo que también supone garantizar la continuidad de las compañías y su enraizamiento en el territorio, han traspasado las fronteras y llegado a Europa

09.02.2020 | 17:19

EL pasado 27 de septiembre se cumplió un año de lo que fue todo un hito histórico en Euskadi. No solo porque ha sido una de las pocas veces en la larga trayectoria del Parlamento Vasco en la que sus 75 parlamentarios han unido sus votos de manera unánime para sacar adelante una propuesta, sino por lo que supuso contar con el mayor apoyo institucional que una iniciativa sociolaboral ha tenido en este país. Hace un año, el Parlamento Vasco aprobó una Proposición No de Ley en la que se insta al Gobierno vasco a fomentar, desarrollar e impulsar el modelo inclusivo-participativo en las empresas vascas.

La propuesta, en la que se interpela al Gobierno vasco para que diseñe un plan que apoye la implementación y promoción de este nuevo modelo organizativo de empresas en el que los trabajadores puedan participar en su gestión, resultados y propiedad, fue apoyada por todo el espectro político representado en el Parlamento Vasco, desde el PNV al PP, pasando por EH Bildu, PSOE y Unidas Podemos.

La iniciativa del Parlamento Vasco tuvo un precedente en Nafarroa, cuando el 19 de junio del año pasado, también todos los grupos parlamentarios presentes en la Comisión de Desarrollo Económico de la Cámara del territorio foral aprobaron una moción en la que se insta asimismo al Gobierno navarro a poner en marcha un plan de actuación para la promoción de un modelo inclusivo-participativo de las personas en las empresas.

Gracias a este acuerdo del Parlamento Vasco, el Gobierno vasco, a través del Departamento de Trabajo y Justicia, ha incluido el nuevo modelo empresarial de participación de los trabajadores en la agenda de la mesa de diálogo social de la CAV que reúne a las asociaciones empresariales, las centrales CC.OO. y UGT, así como representantes del Ejecutivo vasco. En este sentido, el departamento que dirige la consejera María Jesús San José, sigue trabajando para dar cumplimiento al mandato del Parlamento Vasco y está estudiando la forma jurídica adecuada para dar, en su caso, cuerpo legal, a las empresas participadas por los trabajadores.

Este nuevo modelo de organización empresarial que plantea que los trabajadores participen en la gestión, los resultados y el capital es hoy una realidad tangible que va creciendo de manera inexorable, cuando desde las mismas empresas se constata que las estructuras piramidales y rígidas que regían hasta ahora, ya no sirven en el nuevo paradigma en el que se desarrollan las relaciones laborales.

El modelo humanista de empresa tiene en la participación de los trabajadores una de sus expresiones más llamativas, al responder de manera eficaz a la transformación que se está produciendo en el mundo de las organizaciones empresariales, en donde la fuerza del trabajo en su componente físico y de supeditación a la máquina ha dado paso a la gestión del conocimiento y la innovación que radican de manera exclusiva en las personas.

Esta transformación tiene mucho que ver con el crecimiento sostenible, el fomento de la transparencia y la información interna, así como el impulso de una visión de largo plazo de la actividad económica, que tiene como consecuencia el arraigo de nuestras empresas en su entorno, lo que redunda en creación de riqueza y generación de empleo.

Hasta tal punto la participación de los trabajadores en la gestión, resultados y el capital de las empresas está siendo cada vez más aceptado socialmente que hay organizaciones patronales de nuestro entorno que están impulsando este modelo entre sus asociados, aunque obviando la entrada en la propiedad.

En este empeño por fomentar, difundir y desarrollar el valor cooperativo de la participación de los trabajadores en las empresas en sus tres vertientes ha tenido mucho que ver la Asociación de Amigos de Arizmendiarrieta-Arizmendiarrietaren Lagunak Elkartea (ALE) que, desde su nacimiento en el año 2007, se dedica a reflexionar y debatir sobre nuevas fórmulas socioempresariales basadas en los principios que inspiraron al fundador del movimiento Mondragón.

Las actuaciones de los Parlamentos Vasco y de Nafarroa exigiendo a los gobiernos de la CAV y de la Comunidad Foral el impulso y fomento de la participación de los trabajadores en las empresas es fruto de los doce años de trabajo ingente que ALE ha realizado en la difusión del modelo inclusivo-participativo de empresa a través de la organización y constitución de foros y mesas de debate en el que han participado un gran número de agentes institucionales, políticos, empresariales, económicos, sindicales y sociales de la CAV y de la Comunidad Foral.

En el terreno práctico, la Diputación Foral de Gipuzkoa, a través de los departamentos de Hacienda y Promoción Económica, ha puesto en marcha un plan de ayudas para implementar este nuevo modelo de empresa que ha supuesto el mantenimiento de 7.659 puestos de trabajo en Gipuzkoa, según datos de 2017, de los que 2.235 corresponden a mujeres.

Por su parte, el Departamento de Hacienda también ha puesto en marcha deducciones fiscales para fomentar la participación de los trabajadores en el capital de empresas que tengan problemas de sucesión en la propiedad. Según datos de 2017, un total de 194 trabajadores decidieron dar el salto y acceder al capital de 45 empresas.

Fruto de esta implicación institucional por este nuevo modelo de empresa, el lehendakari, Iñigo Urkullu, en su intervención en la recepción a representantes de la sociedad vasca, que tuvo lugar el pasado 27 de diciembre de 2018, hizo una mención expresa a la participación de los trabajadores en la empresa. "Este 2018 hemos compartido ejemplos que nos enorgullecen como sociedad. Entre ellos, el respaldo parlamentario unánime al modelo de empresa de la Asociación de Amigos de Arizmendiarrieta (ALE). Una propuesta que interpela a instituciones y agentes económicos y sociales con un modelo humanista y avanzado, basado en la cultura vasca de la cooperación, la igualdad retributiva y la cohesión social", afirmó el lehendakari.

Los efectos de ese respaldo unánime parlamentario a la iniciativa de ALE han traspasado las fronteras y han llegado a Europa hasta el punto de que la excomisaria europea de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión Marianne Thyssen, anunció el pasado mes de abril de 2019 que la Comisión Europea (CE) estaba preparando un plan de acción para financiar actividades de desarrollo sostenible en el seno de la UE que se inspira en las resoluciones aprobadas en las Cámaras de Vitoria-Gasteiz e Iruñea.

La excomisaria Thyssen, a una pregunta formulada por la eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao, destacó que el modelo inclusivo-participativo aprobado por los Parlamentos Vasco y de Nafarroa pone de relieve "la importancia de que las empresas den prioridad al crecimiento sostenible respecto a los resultados a corto plazo, lo que incluye la inversión en I+D".

El hecho de que la CE haya tomado como referencia a Euskadi para implementar en el seno de la UE el modelo inclusivo-participativo de empresa supone el mejor espaldarazo que puede haber tenido el trabajo que durante estos doce años hemos venido realizando a favor de un nuevo modelo de gobernanza en el seno de la empresa que también supone garantizar la continuidad de las compañías y su enraizamiento en el territorio, al tiempo que retiene el talento en los proyectos empresariales.

* Presidente de la Asociación de Amigos de Arizmendiarrieta- Arizmendiarrietaren Lagunak Elkartea (ALE)

noticias de deia