Tribuna abierta

China y la sostenibilidad

La liberalización económica, las inversiones en infraestructura y los megaproyectos han abierto la puerta al desarrollo socioeconómico en China. Si bien la prosperidad conseguida es indiscutible, el desempeño del país en el área del desarrollo ambientalmente sostenible deja margen para mejorar.

09.02.2020 | 14:56

SEGÚN el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente de la República Popular, en 2016 dos tercios de los lagos de China tenían deficiencias químicas causadas por la contaminación que, junto con el aumento del consumo, ocasionaban que dos tercios de las ciudades de China carecieran de agua potable. El aire estaba muy contaminado en el cinturón de la industria pesada del norte desde Shanxi hasta las provincias de Liaoning y a lo largo de la costa este, altamente industrializada. Y un informe reciente de The New York Times concluye que China es responsable del 47% de la quema de carbón del mundo. Como resultado, las enfermedades respiratorias que están directamente relacionadas con la contaminación del aire son actualmente la principal causa de muerte en China, según el World Wildlife Fund (WWF). China también tiene muchos cursos de agua altamente contaminados. Según The Economist, más del 50% del agua superficial de China no es apta para el consumo humano, mientras que aproximadamente el 60% del agua subterránea bajo las ciudades chinas se considera gravemente contaminada.

Las fuentes de energía eléctrica de combustibles no fósiles de China siguen siendo abrumadoramente nucleares e hidroeléctricas (96% en total). Las fuentes de energía eólica y solar aún representan menos de un punto porcentual de la producción total de electricidad. Dado que la energía solar sigue siendo más costosa de producir que la electricidad de las turbinas de carbón, el gobierno ofrece subsidios para inversión de capital u operaciones, pero no son suficientes para compensar las condiciones actuales, informa el Banco Mundial. Además de la generación de energía renovable, existe un mercado creciente para proyectos de empresas de servicios de energía (ESCO), lo que puede ayudar a reducir el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, los diferentes componentes de los sistemas de agua urbanos a menudo se manejan de forma descoordinada por parte de diferentes organizaciones gubernamentales con agendas diferentes que a veces compiten entre sí. La gestión integrada de los recursos hídricos sería necesaria para adaptar la calidad y los usos del agua y mejorar los costes de su tratamiento. La industria del agua de China se abrirá a la ósmosis inversa, las membranas y otras tecnologías de tratamiento avanzado que minimizan los insumos de energía y simplifican las operaciones.

China también está lidiando con la erosión del suelo y la desertificación provocada por las malas prácticas agrícolas y la gestión de la tierra así como por el cambio climático extremo. Tanto la desertificación como la erosión del suelo causan tormentas de polvo muy intensas y lodos que obstruyen los ríos de las ciudades chinas ubicadas cerca del borde del desierto de Gobi. Según WWF, la desertificación ya ha barrido más del 30% de la masa terrestre de China. Desde 1978, el gobierno chino ha seguido las pautas establecidas por el Programa de Bosques del Refugio de las Tres Partes del Norte, también conocido como la Gran Muralla Verde, que supuso plantar miles de millones de árboles con el fin de bloquear el camino de las tormentas de arena.

A medida que las ciudades continúan siendo barridas bajo la arena como resultado de estas tormentas, el gobierno chino se ve obligado a alejar a las poblaciones afectadas de las tierras degradadas. Entre 2003 y 2008, más de 650.000 personas que vivían anteriormente en la provincia de Mongolia Interior se vieron obligadas a reasentarse en otras ciudades. Un hecho aún más preocupante es que estas dunas de arena se están formando a solo 70 kilómetros de Pekín y acercándose a la capital a un ritmo de casi 4 kilómetros al año. Para evitar que la ciudad se sumerja en la arena, el gobierno chino debe investigar formas nuevas y creativas con las que se puedan restaurar los ecosistemas naturales.

Para tratar de solventar sus muchos problemas medioambientales y de sostenibilidad, China ha tomado medidas para designar "zonas de desarrollo sostenible". A principios de 2018, el gobierno chino aprobó tres zonas de desarrollo sostenible, que implementarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas: Shenzhen, Guilin y Taiyuan. Shenzhen es el motor de innovación de China. Esta zona integrará tecnologías en el tratamiento de aguas residuales, la utilización de desechos, la restauración ecológica y la inteligencia artificial para resolver problemas desde la gestión de recursos hasta la contaminación. Guilin se centrará en las innovaciones que aborden la desertificación, creando soluciones que puedan ser replicadas por otras regiones que se enfrentan a esta amenaza. Taiyuan, un área enfocada en resolver la contaminación del aire y el agua, fomentará soluciones innovadoras que pueden ser replicadas por las regiones que dependen de la extracción de recursos.

En China, y en otros países, a medida que las ciudades progresen en manufacturas avanzadas y amplíen su sector de servicios para satisfacer la creciente demanda interna, la calidad medioambiental se convertirá en un elemento central para lograr un crecimiento económico sostenible. Los residentes urbanos en los mercados más sofisticados ya están poniendo una prima de precio sustancial a los entornos urbanos de alta calidad. La atracción del talento necesario para hacer funcionar economías urbanas avanzadas requiere que las ciudades mejoren su oferta medioambiental y de sostenibilidad institucional y socioeconómica. La columna vertebral de la próxima fase de desarrollo es ya la infraestructura sostenible.

La sostenibilidad requiere una visión coordinada, integrada y estratégica. Muchos planificadores están considerando ya el desarrollo integrado de todo el sistema de infraestructura urbano, incluidos sus subsistemas de energía, transporte, tierra y agua. También requiere optimizar las sinergias potenciales entre subsistemas, lo que requerirá tecnología para obtener información en tiempo real acerca de los precios de conservación y la gestión de la demanda. Naciones Unidas recomienda a los gobiernos centrales redoblar su compromiso con la sostenibilidad ambiental, continuar persiguiendo objetivos agresivos de conservación de recursos y productividad económica, y respaldar esos esfuerzos con fondos para la inversión en infraestructura sostenible.

La noción de "planificación urbana estratégica" se ha convertido en un concepto primordial en los esfuerzos para abordar los desafíos de la sostenibilidad urbana. Esta noción implica un enfoque holístico para la resolución de problemas de sostenibilidad que implica colocar la idea de complejidad en la vanguardia del análisis y la acción. El conocimiento complejo también tiene en cuenta la centralidad del sujeto que conoce en los esfuerzos analíticos, la incertidumbre de la propia empresa del conocimiento y la naturaleza incompleta e indecidible de la acción del homo complexus. A través del conocimiento complejo, la calidad holística de la planificación urbana lleva a una concepción transdisciplinaria de la construcción de la teoría y el desarrollo de la práctica.

Los problemas globales del desarrollo sostenible consisten no solo en problemas medioambientales (desertificación, deshielos, contaminación oceánica, pérdida de biodiversidad, y otros), sino también en problemas socioeconómicos que involucran fundamentalmente la política, los recursos y el poder. No es posible imaginar una solución única para el problema de la sostenibilidad, sino muchas soluciones complejas, interrelacionadas y en evolución.

Para evitar el destructivo comportamiento humano actual, debemos desarrollar también una nueva percepción colectiva de las relaciones humanas hacia la valorización de un nuevo conjunto de actitudes y comportamientos. Sería necesaria una priorización diferente del conjunto de valores actuales, incluido un replanteamiento de las estructuras de los incentivos económicos. Se han logrado avances en este sentido y se siguen realizando, dentro de Naciones Unidas y en otros foros e instituciones.

noticias de deia