Mesa de Redacción

Cafres con piolet

24.02.2021 | 00:51
Cafres con piolet

La defensa de un derecho no conlleva necesariamente comulgar con quien ha sufrido su conculcación. Defender la libertad de expresión y rechazar que personas como Pablo Hasél sean encarceladas por decir lo que dicen no supone un alineamiento con esas opiniones. Esto, que puede parecer una verdad de Perogrullo, no es bien entendido por muchos en demasiadas ocasiones. Por ejemplo, defender el acercamiento de presos vascos y que se acabe con la política penitenciaria de dispersión ha movilizado durante décadas a cientos de miles de personas en Euskadi. Ello no obsta para que una muy buena parte de esas personas estuvieran radicalmente en contra de los hechos por los que esos presos fueron condenados y, de la misma forma, mantuvieran un firme rechazo a las formaciones políticas que justificaban e instrumentalizaban la violencia. Sin embargo, hay dirigentes de ese sector político que han caído en algún momento en el espejismo de pensar que una manifestación de cincuenta mil personas suponía un espaldarazo a algo más que su posición sobre la dispersión de los presos. Algo así está ocurriendo estos días con las movilizaciones por el encarcelamiento de Pablo Hasél. Algunos alborotadores de alma violenta han pensado que el rechazo a la condena impuesta al rapero conlleva un apoyo a los exabruptos vertidos por aquel en las letras de sus canciones; que defender la libertad de expresión, hasta para un cafre, es defender el piolet en la nuca. Y va a ser que no.

Más información

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia