Mesa de Redacción

La bomba vírica

02.10.2020 | 01:06
Jontxu García.

EL polémico extremo del Real Madrid Juanito dijo una vez a los jugadores del Inter de Milán que "90 minutis en el Bernabéu son molto largos". Isabel Díaz Ayuso, como buena madridista, debe hacer fe de esa ya famosa frase y así se lo está haciendo sufrir, no solo al ministro de Sanidad, Salvador Illa, sino a los más de tres millones de personas que viven en su comunidad. Hace ya casi dos semanas del casposo montaje de las banderas con Pedro Sánchez y, desde entonces, unos y otros se pasan la pelota sin ninguna intención de meter un gol para alborozo de un virus que ya va ganando por goleada. El martes nos anunciaron un acuerdo para confinar Madrid con unas condiciones muy pero que muy suaves. No en vano son cinco veces menos de las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, duró 24 horas, las mismas que tardaron en darse cuenta que pese a pactar un café para todos, tan injusto como ineficaz, solo su comunidad estaba abocada al confinamiento. Y eso que Ayuso se ha abrazado a la doctrina Trump y ha decidido restringir la realización de pruebas PCR que, además de ser muy caras, lo único que hacen es darle malas noticias todas las mañana. Si no hay pruebas no hay positivos y de esa manera la tasa no se disparará. Qué gran idea. Mientras tanto, esa bomba vírica, que no lo olvidemos que está a menos de 400 kilómetros de Euskadi, seguirá campando a sus anchas y detonará más pronto que tarde. Y si no, al tiempo.