Mesa de Redacción

Y al cuarto mes... con bozal

18.07.2020 | 00:42
Y al cuarto mes... con bozal

eL culebrón mascarillas suma episodios. Del "no tienen ningún sentido", a ser "obligatoria siempre y en todo lugar". Hubo un tiempo en el que el propio gurú de la pandemia, Fernando Simón, aseguraba que los protectores solo producían una falsa sensación de seguridad. Porque en febrero no tenía ningún sentido su utilización y en marzo se decía "si estás sano, no la uses". En abril, fue el propio presidente Sánchez el que empezó a recular y a aparecer embozado. Ya en mayo, se hicieron obligatorias en el transporte público. Y ahora, todos enmascarados. Quizá hace tres meses no se podían imponer por simple escasez, pero sabiendo a ciencia cierta que evitaban contagios, habría que haberlas recomendado. Yo, la verdad, ya solo le veo ventajas: ahorro un montón en cosmética –creo que las firmas de pintalabios tienen los días contados–, no hace falta sonreír y, cuando pones cara de asco, tu interlocutor ni se entera. Además, esa sensación de asfixia en verano, como un golpe de calor eterno, es la mar de reconfortante; y que se te empañen las gafas, no tiene precio. ¡Menos mal que creíamos que el calor eliminaría el virus! A ver si alguien consigue tapabocas con aire acondicionado. Porque ya, de llevarlas, hacerlo como Dios manda; ni hecha un rollito en la muñeca, ni de brazalete, ni de orejera, mucho menos de babero. Todo para que la nueva normalidad no sea como la vieja pero con una mascarilla en el codo.

clago@deia.eus

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia