Campenaerts atraviesa dos países para ganar

El belga remata otra fuga en Gorizia, donde los favoritos eligen descansar antes de la tremenda etapa de este lunes en el Giro

23.05.2021 | 17:55
Campenaerts atraviesa dos países para ganar.

No hay paz ni relajo en el Giro. Tampoco en jornadas de entretiempo, entre el temblor provocado por el Zoncolan y el pánico que genera el futuro inmediato, cuando la carrera se colgará del cielo. Apenas había despertado la etapa y se produjo una caída masiva. Cuerpos en el asfalto. Más bajas. Hospital de campaña. Buchmann, sexto en la general, abandonó en camilla. Le acompañaron Van Emden, Berhane y Guerreiro, báculo de Carthy. Tantos se fueron al suelo que la carrera tuvo que ser neutralizada por la escasez de ambulancias. Todas ocupadas. Una vez se ordenó el caos, la carrera enfiló hacia Eslovenia, el latifundio de Roglic y Pogacar. La bandera que domina el ciclismo era el hilo conductor del recorrido.

Victor Campenaerts se envolvió con el estandarte del triunfo. Exnadador, el belga chapoteó alegría en la piscina de Gorizia tras remontar a Riesebeek en el duelo de los fugados. El belga, que puso en pie la escapada, se zambulló en la pileta del triunfo con todos los honores. Campenaerts, poseedor del récord de la hora, llegó en la hora exacta, antes que nadie, a Gorizia. Tiempo de victoria. Minutos después, ajenos al ajetreo del belga, los favoritos optaron por el descanso. Su atención está centrada en el monstruo de cuatro cabezas (La Crosetta, 1.118, Passo Fedaia, 2.057 metros, Pordoi, 2.239, y Giau, 2.233) de los Dolomitas. Un tremebundo viaje por las bóvedas de Italia que amenaza con dinamitar el Giro este lunes entre Salice y Cortina d'Ampezzo.

En ese ecosistema, De Bondt, Riesebeek, Consonni, Van den Berg, Hermans, Oldani, Vanhoucke, Cataldo, Torres, Arndt, Campenaerts, Walscheid, Wisniowski, Mollema y Molano se subieron con entusiasmo hacia otra aventura romántica, otro idilio con la victoria. Las escapadas son garantía de éxito en el Giro, que cuenta ocho bingos en quince días de competición. La liturgia no quiso estropearla el Ineos, feliz con las campanas de boda que ponen banda sonora a las fugas. El equipo del líder transigió una vez más. Su objetivo es Milán. El tránsito hacia Gorizia no dejaba de ser un exotismo para los británicos, que lucen con la pose de los maravillosos años del Tour.

El pelotón se ensilló en la mecedora en un circuito entre Italia y Eslovenia. La cota de Gornje Cerovo, rampas de hasta el 15%, sirvió de paso fronterizo. Gobernaba la calma chicha entre los mejores, abrazados al descanso, dispuestos a recuperar el tono, a retrasar la fatiga. Disfrutaron del sosiego y el calor del animoso público esloveno, encantado de vestirse de rosa y animar a los ciclistas en sus bucles al trote. Cicloturismo. Era un Bienvenido Mister Marshall sin mascarillas ni distancia social. Ondeaban las banderas de Eslovenia, la algarabía y el ambiente festivo. Terapia de grupo.

Entre los fugados giró la ruleta de los ataques. Timba de desconfianza. Miradas aviesas. Agitación. Campenaerts movilizó a dos compañeros antes de abalanzarse. Torres y Riesebeek se unieron al belga. Las nubes, negras, se desplomaron con fuerza. Cascada. Lluvia. Riesgo, peligro, inquietud. En la última ascensión a Gornje Cerovo, Campenaerts insistió. Torres, de natural hijo del velódromo, se ahogó en la tormenta. Se hizo de noche. La luz se esfumó. Se empapó el Giro, supurando agua. Hermans y Arndt perseguían a Campenaerts y Riesebeek.

El belga insiste

La tempestad fundió a negro el Giro por un instante. Cuando la carrera recuperó el pulso, Campenaerts se lanzó a tumba abierta por el río que era la carretera. Riesebeek perdió la trazada, pero pudo seguir la estela. Al belga la bici amagó con desmontarle en un charco. Ese episodio enemistó los relevos de ambos, mientras la persecución continuaba con Mollema, Hermans, Vanhoucke, Cataldo, Arndt y Consonni.

Otra chepa no puntuable a falta de tres kilómetros, un kilómetro al 5,9% y con una inclinación de hasta el 14%, era el otro punto caliente, el botón de ignición. El fuego en medio de la tormenta. Campenaerts se erizó entonces. Otra vez. Boqueó Riesebeek. Apenas les separaba un suspiro. El neerlandés suturó el hueco tras el descenso. Ambos entraron al último kilómetro vigilándose, apurando el tiempo, amortiguándolo. El récordman de la hora calculó a la perfección el tempo. Reisebeek arrancó, pero a su esprint le faltó empuje. Campenaerts braceó con más decisión. Se puso en paralelo para remontar. Salmón. Festejó la victoria en Gorizia. El belga atravesó dos países para ganar. De punta a punta. Campenaerts, de principio a fin.

noticias de deia