Alpargata no es zapato aunque se ponga tacón

03.07.2020 | 00:14
Alpargata no es zapato aunque se ponga tacón

DESCONOZCO si Maddalen Iriarte, candidata a lehendakari por EH Bildu, es o no simpática. Desde lejos no lo parece. Tiene pinta de no reírse ante las gansadas que dicen el orador emérito Iturgaiz y la frentepopulista Gorrotxategi. Sus apariciones televisivas parecen la de una andereño regañona que todo lo ve fatal. Una especie de erizo con muchas púas. La que parece más simpática es Mertxe Aizpurua, diputada en el Congreso por Bildu. Por lo menos educada sí que es. El jueves 25 le agradeció al ministro de Sanidad español Salvador Illa el magnífico trabajo realizado durante la pandemia. Las formas son las formas en Celtiberia y en eso estuvo impecable, aunque luego votó en contra del decreto de normalización. La educación no está reñida con la firmeza en la defensa de los principios aunque Pablo Echenique y Groucho Marx creen que sí. Lo malo es que Doña Maddalen no escuchó lo que dijo la amiga Mertxe desde la tribuna porque lo que en Madrid ha sido un exitazo para Bildu, en Euzkadi ha sido uno de los horrores del infierno de Dante. Menos mal que Urkullu, que no es la alegría de la huerta pero sí una hormiga atómica en su trabajo y además muy templado, salvo cuando aparece una pancarta del sindicalismo jurásico, se toma las cosas con flema y va a lo suyo, que buen rédito le está dando. Pero sí que parece extraño que en Madrid haya que felicitar al dúo dinámico Illa y Simón y en Euzkadi no. ¿No será porque en Euzkadi las encuestas le dan un punto más de aceptación al Gobierno vasco por el trabajo realizado llegando casi al notable? Igual es eso pero no hay que ser mal pensados.

Quien no era simpático cuando no tenía que serlo era Josu Bergara. Tras la división del PNV en 1986, en las siguientes elecciones el creativo de la agencia de publicidad nos dijo en la reunión de trabajo que teníamos que prescindir del presidente del EBB Xabier Arzalluz porque tras la pelea con Garaikoetxea daba mala imagen. Espeso silencio. A quien llamábamos "el sargento" frunció el ceño y le dijo que no queríamos ni podíamos prescindir del máximo responsable del PNV pero que sí podíamos prescindir de la agencia, por lo que le pidió cogiera la puerta y se marchara. Y el macho alfa se levantó y se fue incrédulo. Estos galos están locos, debió pensar. Ideas claras y carácter es lo que hay que tener en situaciones así. No sé si algo parecido le han dicho al amigo Otegi, porque le estamos viendo poco en esta campaña. Y es una pena pues sus charlas embutacadas y el buen uso de su labia pirotécnica siempre animan el cotarro y le dan a Ortuzar munición para sus mítines. Y ya se sabe que a Ortuzar le va la marcha.

En la reunión de la que hablo constatamos que teníamos a la organización pasota y desmovilizada. Y propusimos una campaña, como la que había llevado a cabo el partido venezolano Copei diciendo que tenía que ser la campaña de la alpargata, es decir, patear y patear con una carraca para despertar al personal. Tan es así que recuerdo que saqué una alpargata en Basauri y la gente lo entendió a la primera. Y en 1980 paseamos una ballena. Sí, ya sé que ahora la campaña no puede ser de alpargata pero sí del mismo zapatomóvil del inspector Gadget. Cuando ronca el tigre de la abstención no puede haber jelkide con reumatismo. Llamar y llamar al personal. Algo sabemos de esto pues nuestra feliz idea de usar los call center ya lo está llevando a cabo Bildu, pero habrá que hacerlo multiplicando esfuerzos pues entre unas encuestas favorablemente disparadas y el veranillo, la gente está como anestesiada y hay que despertar al ciudadano pues se gana o se pierde por un solo voto. Tenemos pésimas experiencia de ello y se irá como siempre a Benidorm, como ya lo hace Bildu que ya hasta usa el lema Prest del Alderdi Eguna del año pasado y el nombre de lehendakari, algo muy vascongado para aquella HB. A este paso van a pedir el balcón de Sabin Etxea para hacer el cierre de campaña.

Quien se quiere poner tacón en su alpargata es Joserra Becerra, el garbanzo negro, mejor dicho el grano en el culo de la Sra. Gorrotxategi. Con su Equo y un baúl de trucos se lo está trabajando aunque hable de cosas que se llevan haciendo aquí hace treinta años. Este no me dura dos round debió pensar la Sra frentepopulista aunque a Becerra habría que decirle que siendo ecologista hay cosas que no puede hacer o si lo hace ha de pedir permiso a los expertos. Se puso a quemar papeles viejos y rastrojos como hacía Fraga con sus conjuros o como Iker Casanova cuando quemaba contenedores en su revolucionaria época de Jarrai. Equo es una alpargata a la que le puede poner tacón en estas elecciones. PP-C's es un zapato que se va a quedar sin tacones como una vieja alpargata pero a pesar de ello el Parlamento ganará en animación con un Iturgaiz experto en el Club de la Comedia, un artista que aprendió sus gags con Chiquito de la Calzada en los teatrillos de Mayor Oreja. A pesar de la crisis no nos vamos a aburrir. Vienen buenos tiempos.