Estado de bienestar físico, mental y social

Si antaño tener salud significaba "estar en condiciones de superar una dificultad", hoy su definición es "el estado que el organismo presenta al ejercer y desarrollar normalmente todas sus funciones", a lo que contribuyen los avances de la medicina

16.12.2021 | 08:49
Además de tener buena salud física, necesitamos sentirnos bien emocionalmente.

La salud es lo más importante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades". Esta palabra proviene del latín salus-utis, y en épocas remotas significaba estar en condiciones de superar una dificultad. Hoy día es el estado que un organismo presenta al ejercer y desarrollar normalmente todas sus funciones. Y para que la vida tenga sentido las personas deben disfrutar de una buena salud. Es decir, si tenemos una mala salud nuestro tiempo de existencia en este mundo se puede acortar. Y aquí entra en juego la medicina o "el conjunto de conocimientos y técnicas aplicados a la predicción, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades humanas y, en su caso, a la rehabilitación de las secuelas que puedan producir".

Los servicios sanitarios cubren las diferentes etapas de la vida. Pero, además de tener buena salud física, necesitamos sentirnos bien emocionalmente y disponer de un entorno social favorable, lo que nos permitirá afrontar mejor las situaciones adversas que se presenten.

Así lo indica Osakidetza, el Servicio Vasco de Salud. Comenzando con la infancia y terminando con la vejez, a lo largo de su vida las personas pasan por una serie de fases, muy diferentes unas de las otras. Conocer las características de cada una de ellas ayudará a tomar decisiones saludables y a afrontar mejor las sucesivas etapas.

Por su parte, el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, descansa sobre las dos referencias organizativas para la prestación de la asistencia sanitaria: la de carácter territorial basada en la Zonificación Sanitaria, y la de carácter funcional que diferencia la Atención Primaria y la Asistencia Especializada.

La sanidad pública es un bien común. La pandemia del covid-19 ha vuelto a poner de relieve la importancia de contar con un sistema sanitario potente, dotado de los recursos y medios técnicos necesarios para atender a los usuarios. Una crisis sanitaria como la actual agrava los problemas de listas de espera, ralentiza pruebas, la situación de pacientes crónicos y reduce las visitas al médico por dolencias más allá del coronavirus. Así, los seguros privados de asistencia sanitaria han aumentado, ya que la pandemia que ha puesto en jaque a los servicios públicos. Si bien en Euskadi la cifra ha pasado en los últimos años de un 20% al 22%, Navarra sigue siendo una de las comunidades autónomas con menos asegurados en la asistencia sanitaria privada, que ha alcanzado un 10%.

Una buena salud física y emocional, y un entorno social favorable, permiten afrontar mejor las situaciones adversas

Todo lo relacionado con la sanidad evoluciona a pasos de gigante para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Fruto de la innovación son los tratamientos no invasivos, o facilitar el trabajo de los profesionales sanitarios. Estos son algunos de los objetivos de la tecnología en el sector de la medicina. Y todo ello para conseguir también la medicina personalizada para cada paciente. Para ello son claves dos técnicas: la bioimpresión y la realidad virtual.

Soluciones tecnológicas


Resultado de la importancia de contar con soluciones tecnológicas que ayuden a la detección precoz de enfermedades y patologías, es el diseño de tecnología fotónica capaz de diagnosticar un cáncer a tiempo real, robots colaborativos, inteligencia artificial e incluso apps que permitirán reducir pruebas y visitas al hospital, afinar el diagnóstico médico y evitar que las dolencias empeoren. Es el trabajo de los centros tecnológicos. Desde el Instituto Tecnológico de la Alimentación (AINIA) se ha investigado la aplicación de tecnologías fotónicas e inteligencia artificial (IA) para la detección precoz de células cancerígenas, principalmente en cáncer de colon y de piel.

Por su parte, la startup alavesa Chubby Apps ha lanzado a 175 países la app Cori que busca "ayudar a las personas con diabetes a entender su enfermedad, recuperar el control" de la misma y motivarles a seguir mejorando día a día. La nueva aplicación, disponible para iPhone e iPad, ha sido creada por Asier G. Morato, enfermo de diabetes desde los 14 años y que, por tanto, conoce de primera mano la enfermedad, y su compañera Patricia Bedoya. La aplicación recoge los más de 105.000 datos de glucosa que generan los biosensores al año y los clasifica mediante un sencillo semáforo de colores, según el rango en el que se encuentra cada paciente, para mostrarlos "de forma que cualquier persona pueda entenderlos".

La OMS asegura que se ha constatado un importante repunte en los niveles de ansiedad y estrés desde que se decretó el primer estado de alarma. Los psiquiatras alertan de que se han disparado los casos de trastorno alimenticio infantil. Diversos estudios concluyen que la pandemia ha empeorado la salud mental a edades tempranas. Según el Observatorio de la Infancia y la Adolescencia del Gobierno vasco, la red de servicios de salud mental de Euskadi atendió en 2020, en plena pandemia, a 14.024 menores.

Navarra afronta esta situación con la puesta en marcha de un proyecto en Ansoáin, Rochapea, Txantrea y Tudela. Se trata de la incorporación de un psicólogo a la Atención Primaria, con el objetivo de abordar de forma integral los problemas de salud mental. El Gobierno de la Comunidad Foral advierte de que una de cada cuatro consultas en Atención Primaria están motivadas por un problema relacionado con salud mental, y casi el 18% de la atención que prestan los médicos de familia tiene que ver con trastornos mentales.

noticias de deia