Principio de acuerdo en Tubacex tras 231 días en huelga

El comité de empresa está a la espera de la respuesta de la dirección

29.09.2021 | 10:21
Protesta de los trabajadores de Tubacex.

El conflicto laboral más largo de los últimos años podría estar cerca de su fin. Tras 231 días de huelga, casi ocho meses de tensiones internas y movilizaciones, la dirección de Tubacex y el comité de empresa han llegado a un principio de acuerdo en torno al que se había convertido en el principal obstáculo para encontrar una salida: los despidos forzosos. 

Los trabajadores mantenían un pulso con la compañía desde la presentación de un plan de ajuste de plantilla que incluía un expediente de regulación de empleo y prejubilaciones. El enfrentamiento derivó en una huelga que no frenó los planes de la empresa. Sin embargo, los tribunales anularon posteriormente el plan abriendo una nueva vía de agua en un proceso que ya era complejo. 

Fuentes del Departamento vasco de Trabajo, que ha asumido las últimas semanas un papel de mediación, han confirmado esta mañana que las posturas se han acercado y que el acuerdo podría ser inminente. Desde ELA, que preside el comité, se ha matizado esa lectura. Aseguran fuentes del sindicato que todavía no conocen oficialmente la respuesta de la dirección de Tubacex a su petición de eliminar de la ecuación los "despidos traumáticos". 

El Gobierno vasco, en cambio sostiene que ya hay un documento consensuado en este sentido. De modo que todo apunta a que el comité está en estos momentos a la espera de una comunicación directa de la gerencia. El conflicto podría entrar en vía de resolución esta misma mañana. 

Fuentes de la empresa han confirmado a DEIA que aceptan la última propuesta del comité y que están a la espera de la firma del acuerdo. En todo caso, las asambleas de los diferentes sindicatos tendrán que dar el visto bueno los próximos días. 

Tras el fracaso de la última reunión mantenida el pasado jueves entre la dirección de la empresa y los representantes de las plantas de Tubacex en Llodio y Amurrio, el conflicto parecía asomarse a un callejón sin salida. Aunque no se convocado nuevas reuniones, los contactos han continuado, al igual que la labor de mediación del Departamento de Trabajo. 

Noticias relacionadas

noticias de deia